Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/162154

Crecida del río Negro: “Hace seis años que no veía nada igual”

El propietario de un camping anegado por el desborde del río Negro asegura que el fenómeno le provocó importantes perjuicios.

Captura camping.JPG
En los seis años que conoce y trabaja en el lugar Martín Jiménez no había visto una crecida semejante.

En los seis años que conoce y trabaja en el lugar Martín Jiménez no había visto una crecida semejante.

El Fortín es un predio próximo a la desembocadura en el riacho Barranqueras. Las profusas lluvias provocaron una carga de agua que el sábado empezó a ganar espacio costero. “Había mucho carrizal y camalotal; desde entonces siguió avanzando”, describe.

Los perjuicios

En un área que en teoría no se inundaba tenía dos freezers que también los alcanzó la crecida. Por la desazón Jiménez grabó varios videos que compartió con amigos, conocidos y con NORTE. “Me afectó por completo, tuve que suspender dos cumpleaños que tenía previsto para el fin de semana: uno de quince y otro familiar, con decenas de invitados”, cuenta.

En plena temporada también debió interrumpir la colonia de vacaciones, que reúne a poco más de 80 niños, y otros eventos sociales del siguiente fin de semana.

 

Una necesidad

Como otros ambientalistas y aficionados al río Jiménez defiende la necesidad de una limpieza de plantas y otros elementos como la que en mayo de 2016 organizó la APA con maquinaria pesada. “Me acuerdo que esa vez hicieron un buen trabajo, tomé fotos y todo”, menciona.

Captura recortes 2.JPG
El Fortín es un predio próximo a la desembocadura en el riacho Barranqueras

Como el río Paraná también está alto, las compuertas del dique regulador están cerradas. Entonces el aporte de las lluvias del fin de semana se engrosó el caudal del río Negro y terminó afectando al camping.

Entre las voces que se alzan pidiendo una limpieza de su superficie está Paulino Moreno, que pide se arrastren carrizales y camalotes con botes livianos hasta la desembocadura. “Esa vegetación después se deriva sola a lo largo del río Paraná. Es una maniobra sencilla que se puede hacer con mínima logística y con economía de recursos”, propone.