Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/160848
Mariel Luna
Por: Mariel Luna

Viajan en bici para generar conciencia sobre salud, ecología y movimiento

Federico Rodríguez y Emilio Durnbeck son dos jóvenes chaqueños que hace 10 meses se lanzaron a la aventura de recorrer lugares en bicicleta. Salieron desde Resistencia, y viajaron por las rutas de Uruguay y Brasil. Antes de comenzar el nuevo tramo que los llevará por rutas argentinas, hablan de los porqués, y de los cómo, de esta peripecia de ser cicloturistas.

Fotos de Federico Rodríguez y Emilio Durnbeck 

En el sinfín de experiencias que significa hacer de la bici la causa y la casa de uno, el vehículo y el modo, situaciones como el encuentro con el ex presidente de Uruguay Pepe Mujica o la llegada al Marco Zero do Río Paraná (naciente de este conocido e importante afluente), son algunos de los hitos de este viaje que ahora está en pausa, pero que sigue y toma fuerza: el año que viene saldrán pedaleando con sus carritos a recorrer tierras argentinas.

Patoleando 2.jpg
Una de las experiencias impensadas fue conversar con el expresidente uruguayo.

¿Qué significa para ustedes viajar en bici y por qué la eligieron?

Emilio (en adelante E): -¿Por qué no? La idea principal era viajar por medios propios. Y, la bicicleta principalmente, porque es ecológica y mejora la salud. Federico (en adelante F): -A mí me empezó a gustar la idea a partir de que me habló un amigo de la posibilidad de viajar en bici, y después empecé a encontrar las razones para hacerlo. Lo vi posible y como un desafío físico y mental.

E: -Hay estilos y estilos de viaje, no viajamos como una superación en el sentido de sufrir. Buscamos disfrutar del viaje,

F: -Nos tocaron situaciones complicadas como lluvias y subidas. Tratamos de no exponernos a situaciones estresantes. Es un esfuerzo que nos gusta y al que estamos dispuestos, pero no un sacrificio. Así que buscamos disminuir el estrés innecesario. Por ejemplo, una vez viajamos dos días bajo la lluvia: lo hicimos, lo superamos, pero después analizando el costo- beneficio y concluimos que fue un estrés para nosotros y para la bicicleta, sufrís mucho desgaste físico y también es muy peligroso. A veces también se trata de intentar, si uno tiene ganas, está bueno que lo haga, pero también está bueno hacerlo y aprender de las experiencias.

patoleando .jpg
En cada alto aprovechan para alentar el ejercicio físico con el propio peso corporal.

¿Qué no puede faltarle a un cicloturista?

F: -Ganas. Sobre todo, porque se hace por amor y por corazón. Se necesita dedicación a la bici, al viaje, paciencia. Cosas materiales, podemos nombrar 20, pero nada es indispensable. Vimos a personas viajar con casi nada, y van a su ritmo. Por eso consideramos que es más importante que uno esté cargado de energía y de ganas.

¿Cuánto tiempo les llevó organizar el viaje?

F: -Dos años desde que surgió la idea. Pero la preparación de los equipos fue dos meses antes de empezar el viaje: desde armar las bidorjas (alforjas hechas con bidones reciclados), preparar las bicis.

E: -Mucho depende de qué tan práctico sea uno y la mitad de las cosas están de más cuando uno empieza a viajar.

¿Cómo financiaron el viaje?

F: -Trabajando, como lo hicimos en Uruguay vendiendo barras de cereal y comida en la playa. Pero básicamente dejamos de usar la palabra comprar, por conseguir. La incorporamos a nuestra vida. A veces se lo puede fabricar uno mismo, se lo puede dar alguien que ya no lo usa más. Y así también tratamos de que lo que no vamos a usar, quede en manos de alguien que lo necesite. Tratamos de darle un buen destino a las cosas que vamos dejando.

E: Vendimos barritas, granola, hicimos masajes. Todo conocimiento que uno tenga depende de la utilidad que uno le dé. Hay que buscar, darle la energía, preguntar, intentar. Si vos tenés conocimiento y no le ponés energía, no sirve de nada.

En ese sentido, ¿pueden decir que su forma de ver y entender el mundo cambió durante el viaje?

E: -La percepción de muchas cosas cambian: de lo que uno necesita, de las personas, de las prioridades.

F: -El estilo de vida de uno cambia. Abandonás la vida sedentaria para estar en movimiento. En general tuvimos una vida nómade. La parte financiera es una de las dudas principales que suelen tener los cicloturistas antes de comenzar el viaje. Nosotros bajamos los gastos al mínimo, disminuimos el consumismo. Ya no nos preocupamos por llevar adornos de los lugares que visitamos, son las experiencias las que adornan nuestra vida. Si no hay una casa, dormimos en una carpa. E: -Situaciones que antes eran desesperantes, hoy no nos producen problemas. Si no tenemos comida, pedimos. Por mucho tiempo nos movimos con muy poca plata o sin plata directamente.

¿Cómo cambió la mirada que tenían de la ciudad (Resistencia) antes de viajar en bicicleta y la que tienen ahora?

F: -Nunca usamos la bici mucho como deporte y ahora la usamos más para trasladarnos de un lugar a otro. Acá es bastante complicado por el estado de las calles, además, es una ciudad grande que no tiene ciclovía: en el camino conocimos muchas ciudades pequeñitas con espacio para los ciclistas. Pero acá no está desarrollado y se podrían hacer proyectos que faciliten el tránsito en bicicleta. Cuando hay un espacio específico, uno se siente más seguro y con más derechos que en el asfalto con autos y otros medios. En la ciudad, la bici no deja de ser una forma de moverse rápida, económica y sin problemas para estacionar.

¿Cuál es el mensaje que llevan cada vez que se encuentran con alguien?

F: -Al principio nuestra idea era motivar e incentivar a otras personas a viajar. No somos deportistas, no somos profesionales, sólo personas que se pusieron a hacer ejercicio. Después ese mensaje se enriqueció con las ideas de mostrar una vida más saludable, más ecológica y en movimiento. El movimiento en todo sentido: porque el movimiento genera vida. La bicilicuadora es uno de los proyectos: con una licuadora reciclada, y con el movimiento de la bici buscamos transmitir el mensaje de volver a lo natural, a lo simple, algo rico y saludable. El ejercicio al aire libre, hacemos calistenia en los lugares a los que vamos y cuando nos preguntan también tratamos de inspirar.

E: -Muchas personas quieren salir y no encuentran la motivación o el sentido para el viaje. Y pensamos que hay que salir y que el mismo viaje va tomando sentido.

F: -Muchas veces el objetivo es viajar y que el viaje te enseñe. Epígrafes (con pepe mujica) Una de las experiencias impensadas fue conversar con el expresidente uruguayo. (pies/garita) En cada alto aprovechan para alentar el ejercicio físico con el propio peso corporal. 

Lugares visitados

De ida Argentina: Desde Resistencia Guadalupe Norte Reconquista Goya Concordia

Uruguay: Salto Paysandú Montevideo Punta del Este La Paloma Cabo Polonio Punta del Diablo

Brasil: Rio Grande do Sul Santa Catarina Paraná São Paulo Minas Gerais Goiás Brasilia El Parque Nacional Da Chapada Dos Veadeiros La Cascada de Santa Barbará Al regreso Brasilia Mato Groso Marco Zero del Río Paraná Foz de Iguazú, en la Casa del Ciclista

Ficha

patoleando5.jpg
El grupo se llama Patolando porque el apodo que más usan entre amigos es ‘pato’ y porque los remite a la idea de migrar sostenidos por sus pares.

Patolando: Cicloviaje

Sus mensajes: salud, ecología y movimiento.

Kilómetros recorridos: 6.700 Destino 2018: rutas argentinas