Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/158713
Gobernadores opositores juran la Constituyente

Venezuela: se rompe la alianza antichavista

Cuatro de los cinco candidatos de la oposición electos gobernadores el pasado 15 de octubre decidieron este lunes prestar juramento ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el poder chavista que hizo elegir en julio el presidente Nicolás Maduro para sustituir a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. El régimen chavista había advertido que los ganadores de las elecciones no podrían asumir si no se presentaban ante esa instancia.

   Caracas, 24 (dpa) - Envueltos en la polémica, Laidy Gómez (Táchira), Alfredo Díaz (Nueva Esparta), Ramón Guevara (Mérida) y Antonio Barreto Sira (Anzoátegui) se reunieron con Delcy Rodríguez, presidenta de la ANC, Elvis Amoroso, vicepresidente, y el secretario y subsecretario de la directiva. “Se juramentaron y se subordinaron”, escribió más tarde en Twitter la excanciller venezolana, con la satisfacción de quien doblega a un adversario. 

Laidy Gómez, gobernadora electa de Táchira, habla a la prensa. A su lado, los gobernadores electos de Mérida, Ramón Guevara (izq), de Nueva Esparta, Alfredo Díaz (segundo izq) y de Anzoátegui, Marco Bello.

Colgados del pincel

   Conocida la noticia, que dejó estupefacta a la oposición, Maduro dijo en cadena de radio y tv: “Llamé a todos los gobernadores de la oposición y les dije que pasemos página. Les tiendo la mano para trabajar juntos. Ojalá podamos mantener el clima de buena voluntad”. Todos los juramentados pertenecen a la formación Acción Democrática (AD), que entre 1958 y 1998, antes del comienzo de la era chavista, gobernó durante 25 años en Venezuela.

   La decisión de los gobernadores opositores comenzó a tomar forma el fin de semana, cuando organizaron asambleas populares “para escuchar a sus electores”, en un encuentro que calcó los modos chavistas de legitimar decisiones. La prensa regional del estado de Nueva Esparta titulaba este lunes que los asistentes a esos plenos le pidieron a Alfredo Díaz que se presentara ante la ANC. La mesa estaba servida para la política de Maduro.

Uno solo

  Sólo el opositor Juan Pablo Guanipa, del partido Primero Justicia, al que pertenecen el presidente del Parlamento, Julio Borges, y el excandidato presidencial Henrique Capriles, decidió no comparecer ante la ANC, porque su partido no reconoce esa instancia. Guanipa, que obtuvo la victoria en el noroccidental Estado de Zulia, segunda provincia más importante del país, tuiteó después de que la foto de sus colegas juramentados se hiciera viral en las redes sociales: “Por amor al Zulia y a Venezuela no juraremos ante la fraudulenta ANC”.

   Maduro pidió a la Constituyente que evalúe “el desacato ocurrido” con Guanipa, y ya había anunciado que castigará la insubordinación ordenando la repetición de comicios en aquellas provincias cuyos ganadores no reconocieran a la ANC. Guanipa decidió asumir el riesgo como única forma de mantener la coherencia, rasgo reconocido por Capriles en un tuit: “Principios y coherencia valen”.

Estalla la coalición

   Hasta este lunes la oposición, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), desconocía en bloque a la ANC porque consideraba que su convocatoria y posterior elección violó la Constitución. Casi todos los países de América y Europa desconocieron también esa instancia y anunciaron sanciones económicas contra las cabezas más visibles del régimen. Por esa razón, el juramento de los gobernadores de AD ha dejado a todos colgados del pincel, y a punto de estallido la frágil unidad opositora, ya muy cuestionada desde que decidió concurrir a elecciones. Capriles insinuó que “Vamos hacia una nueva unidad. En las peores crisis y circunstancias surgen oportunidades”.

Decepcionante elección

   La oposición cuestionaba los resultados de las regionales alegando fraude masivo tolerado por el Consejo Nacional Electoral (CNE). Las encuestas previas a los comicios indicaban que, en el peor escenario, la MUD obtendría 12 estados, pero sólo logró imponerse en cinco. La espectacular victoria del chavismo ocurrió en medio de la peor recesión de la historia republicana del país y con un cuadro de hiperinflación.

   La MUD parece ahora dividida entre principistas y oportunistas. En el primer grupo, los que decidieron no participar en las elecciones regionales. Ahora se suman quienes creen que antes de participar de nuevos comicios hay que procurar mejores condiciones. Los oportunistas, con Acción Democrática a la cabeza, quieren aprovechar el desánimo generado por la derrota entre los seguidores de la oposición para tomar la delantera entre quienes quieren disputar la presidencial de diciembre de 2018.

   Al jurar los gobernadores de AD, este partido reclama de hecho la conducción de la MUD, o su ruptura. La formación socialdemócrata prefirió no quedarse en el eterno rencor de la derrota y medirse con el chavismo en las condiciones que este ponga. Sin confirmarlo públicamente, el secretario general de AD, Henry Ramos Allup, aspira a ser el candidato opositor en las presidenciales. La apuesta ha sido hecha.

Notas Relacionadas