Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/157257

Horacio Seguí: “León Najnudel fue una bendición para el básquet”

CHARATA (Agencia) - Ho­racio Seguí pasó por Charata y Pinedo, junto con Rubén Wo­lkowyski, con el programa que lo tiene como coordinador: “Campus con tu ídolo”. Seguí es parte viva de la historia de los cimientos del básquet nacional, como competencia liguera. Además dejó en cla­ro la etapa de cambio que se atraviesa.

“Tuve la suerte que en la épo­ca de jugador en mi camino se cruzó León Najnudel. En aquel tiempo, éramos dos o tres elaborando durante 14 años la Liga Nacional y cuando se dio la oportunidad accedimos a presentar el proyecto. Es la mejor organización que tiene el deporte a mi criterio”, comenzó contando Horacio Seguí en diálogo con Osbaldo Martín, del programa radial “El Deportivo”.

Horacio Seguí, hoy al frente del programa “Campus con tu ídolo”, habló sobre la importancia de León Najnudel para el básquet argentino.   

“Entiendo que León Najnudel fue una bendición para el básquet. Una capacidad inte­lectual muy grande, sus ideas estaban 20 años adelantados. Un visionario total y, como buen luchador, tuvo muchas contras, porque todo aquel que trabaja y modifica algunas co­sas se crea enemigos, porque al modificar hay gente que queda afuera; y los que quedan en el camino no se quieren quedar”, enfatizó.

Es conocida la metodología de León de recorrer el país en busca de talentos, algunos de los grandes jugadores del básquet argentino pasaron por el ojo visionario de León y el grupo de personas que lo acompañaban.

Así lo entiende Horació Seguí, remarcando: “Hoy lo que falta a nuestro básquet­bol es algo que se hizo en los primeros tiempos, en las primeras épocas cuando apa­reció la Liga Nacional, que es reclutar, pero reclutar con un sentido de seguimiento de cada reclutado. Es allí donde a los pibes hay que ayudarlos a desplegar su mejor capacidad. En eso intervienen no solo las habilidades, sino también las alturas.

Dejamos de hacer esa tarea que nos dio por ejemplo la posibilidad de tener una Ge­neración Dorada”.

El rol de los clubes

Seguí hace hincapié: “El rol de los clubes es fundamental” y agrega: “Un club social era extensión de la casa, el patio de la casa de todos los pibes que andábamos dando vueltas por ahí. La figura está debilitada por los cambios de la sociedad en relación a la economía. An­tes los padres hacían mejores controles, eran dirigentes por mucho tiempo, estaban cerca de los maestros o conductores.

Hoy día los padres y las personas, aún con condiciones notables, no tienen casi tiempo y están dedicados a defender la economía fluctuante que tiene el mundo y por lo tanto recayó todo esto en los clubes que no tuvieron la visión de cómo reaccionar ante esta situación y es por eso que hay clubes que fueron desapareciendo. No hay forma de mantenerlos”.