Temas de hoy: Coronavirus sin agua coronavirus en Chaco Boris Johnson Papa Francisco
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/147975
Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

El productor propone, el clima dispone (y el hombre también )

Está claro como el agua. El productor propuso con esfuerzo y sacrificio apostar al girasol. Se pensó en buenos rindes y precios razonables. Pero la campaña va a cerrar de manera inesperada: el clima (que actúa según lo hecho por el hombre con el medio ambiente) dispuso otra cosa; y el hombre de negocios, también dispuso que el hilo se corte por lo más delgado: la rentabilidad del productor.

El girasol, fue el cultivo elegido por la mayoría de los productores chaqueños que lograron una siembra histórica: casi medio millón de hectáreas.

Si el clima lo permitía, podría haberse generar una cosecha con más de 750.000 toneladas en la presente campaña. Pero no será así, las lluvias en las principales regiones productivas de la provincia “tumbaron” las plantas, y las tortas quedaron en el piso, y si había perspectivas de rindes de 2 mil kilos por hectáreas, se logró cosechar entre 500 y 700 kilos.

DibujoHipolito.jpg

Tal como se lo viene planteando desde NORTE RURAL, el productor chaqueño enfocó sus labores hacia la siembra de girasol.

De tener solo 227 mil hectáreas el año pasado, ahora se pasó a casi 500 mil, y en este marco hay mucha expectativa por los rindes que puedan tener los lotes.

Así, una de las características más salientes de esta campaña es la altitud de las plantas de girasol.

Al Chaco, que volvió a tener la primicia nacional de girasol de la campaña 2015/2016, el clima le jugó en contra, y también la mano del hombre, porque los precios que se le está pagando a los productores es por debajo de lo esperado.

Hay franjas de pequeños y medianos productores que no podrán pagar los costos de la semilla y otros que enfrentarán serios problemas para la próxima siembra.

Si el ferrocarril mejora, ¿se beneficiará el productor?

El informe que realizó recientemente la Bolsa de Comercio de Rosario, a través de sus especialistas como son Julio Calzada y Alfredo Sesé, habla de que una mejora en la operación del sistema ferroviario de cargas en Argentina colaboraría en bajar los costos logísticos para los productores del norte argentino, mejorando notablemente el precio que recibe por la venta del grano.

En soja, por caso, el avance equivaldría a recortar un 5% la alícuota de retenciones.

Los elevados costos de transporte que sufren los productores agropecuarios que siembran granos en el noroeste y noreste argentino, se deben a las elevadas tarifas de flete camionero y a los problemas que existen en el servicio ferroviario para el transporte de carga en dicha zona. En tal sentido, el Gobierno Nacional está avanzando en la rehabilitación de los ramales de la “L invertida” del Ferrocarril Belgrano Cargas, obra que ayudaría a bajar los costos logísticos y de transporte de numerosos productores localizados en Tucumán, Salta, Santiago del Estero y Chaco.

Dicen los especialistas de la BCR que el precio que recibe el productor del NOA/NEA por la soja, trigo y maíz que cosecha, se podrían mejorar al bajar los costos de transporte ferroviario de estos granos a las terminales portuarias del Gran Rosario, zona donde se despachan cerca del 80% de las exportaciones nacionales de granos, harinas, aceites y biodiésel. Esta caída en el flete ferroviario puede lograrse si se ejecutan las obras de ferrocarril Belgrano Cargas, si el mismo opera con eficiencia y si el nuevo esquema de operación en el sistema ferroviario de cargas a nivel nacional se diseña con un nivel de competencia entre los operadores que permita reducir los costos de logística para el hombre de campo del Gran Norte Argentino.

Los productores no creen

Así, las voces de los productores chaqueños no se hizo esperar: por ejemplo Jorge Rubén Herasimchuk de la zona de La Tigra dijo que “no quiero ser pesimista pero el pequeño productor nunca va a lograr tener beneficios de fletes o de retenciones liberadas por el gobierno , analicemos lo que pasó con el girasol: varios años estuvimos vendiendo a 300 dólares y desde diciembre de 2015 que el gobierno hizo la quita del 32 % seguimos vendiendo más barato que antes. Da la sensación que esto es negocio de dos o tres”.

Nicolás Szkarlatiuk, en tanto, dice que “el flete que menos nos cobran es de $ 950, así, ¿dónde está la mano que dicen que nos dan?”.

Ivan Lloris, arrendatario de campos en la zona del sudoeste no dudó en decir que “el único beneficio será de los dos o tres grandes acopiadores que operan en el Chaco”.

Luis Ganz, de la zona de Hermoso Campo, opinó que “Lo llevan en tren y nos descuentan como que lo llevan en camiónàEl girasol tendría que estar 300 dólares de bolsillo para el productor. Lo más triste es que el girasol está a 350 dólares a Rosario y nos pagan 300 y los 50 dólares restantes, donde quedan’”.