Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/137957

Estudio revela por qué los ricos compran papel higiénico más barato que los pobres

Ser pobre sale caro. Esta es una de las crueles paradojas del mercado: los que tienen menos dinero pagan más por bienes esenciales. Esa es la conclusión de un estudio realizado en EEUU por los académicos de la Universidad de Michingan, Yesim Orhun y Mike Palazzolo.

Los economistas cuantificaron cómo, por ejemplo, una persona de clase media o alta termina pagando menos por un rollo de papel higiénico que una persona con menos recursos. ¿El motivo? Los primeros pueden ir a supermercados donde los productos se venden al por mayor y adquirir grandes cantidades -por eso- a costo medio menor. En cambio, el consumidor pobre, normalmente, no tiene alternativa. Debe comprar unidades sueltas en un negocio de barrio a costo mucho mayor. Por eso, explican, en EEUU los pobres pagan 5% más por cada rollo de papel higiénico que consumen. Parece poco, pero representa una dificultad financiera considerable cuando se suman todos los gastos extra que suma el conjunto de los bienes básicos que compran en las mismas condiciones, dice Palazzolo.

Tarjetas de crédito

Una persona de clase media en los EEUU puede tener una tarjeta de crédito que permite que compre en supermercados mayoristas o en grandes cantidades por internet, con descuentos considerables. En muchos casos, es probable que necesite tarjeta de crédito para obtener el registro inicial, así como para gastar varios cientos de dólares en compras mayoristas. Estas alternativas están, claro, fuera del alcance de la mayoría de la gente con bajos ingresos.

Además, como los más pobres tienen que comprar en pequeñas cantidades, no tiene capacidad de almacenamiento o reserva en su casa, lo que les impide esperar que haya promociones especiales en los mercados para hacer la siguiente compra, como hacen las familias más pudientes. El estudio de Orhum y Palazzolo dice que las familias que ganan más de u$s 100 mil por año pueden comprar su papel higiénico en promociones un 40% de las veces, en tanto las familias pobres sólo consiguen aprovechar las promociones 18% de las veces que van al mercado.

Viviendo al día

Es una historia muy conocida por los habitantes pobres de los países en desarrollo. Es común, por ejemplo, que una persona pobre deba pagar más por minuto de teléfono celular prepago, el único que puede comprar sin tener tarjeta bancaria, que lo que paga una persona que tiene planes de pospago. Lo que las personas de baja renta gastan en el quiosco de la esquina para comprar un cigarrillo o un pañal sueltos, nuevamente es proporcionalmente más que lo que la persona de clase media o alta paga por mayores cantidades en supermercados o hipermercados en los alrededores de las ciudades, donde, además, muchas veces sólo es posible llegar con movilidad propia.

Países desarrollados

Orhum y Palazzolo aseguran que el fenómeno también ocurre en los países desarrollados, que en los últimos años se tornaron más desiguales y tienen proporciones crecientes de su población viviendo con rentas bajas. “Algunos colegas pensaban que esa situación no se daría en los EEUU, que las personas no deberían adaptar sus patrones de consumo para comprar bienes aparentemente tan baratos como papel higiénico, pero nuestra investigación demuestra que sí, ocurre aquí el mismo fenómeno que en muchos países en desarrollo”, asegura Palazzolo.

Los investigadores refutan la afirmación -de sentido común- que dice que los pobres toman decisiones equivocadas con su dinero. El estudio sugiere que en realidad los pobres toman las mejores decisiones posibles si se consideran las limitaciones de efectivo que generalmente enfrentan. “Se discute mucho sobre si los pobres toman malas decisiones debido a la falta de educación financiera. Nosotros hemos detectado que tomarían decisiones mejores… si pudiesen", concluyó Palazzolo.