Temas de hoy: Emergencia hídrica Procar 4000 Acoso callejero Hindú Club Copa de la Superliga
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/115557

Un repaso de lo que era Afganistan y su triste actualidad

Según los datos oficiales Afganistán es uno de los países más pobres del mundo. Tiene 23 millones de habitantes y sólo el 5% de las mujeres saben leer.

Sin embargo Afganistán no siempre fue así, en 1940 era una tierra prospera y vibrante llena de oportunidades de futuro.

Los edificios modernos, la tecnología y la educación salpicaban este árido paisaje en el que las mujeres usaban faldas de tubo, conducían coches, compraban música y asistían a la universidad.

Mujeres afganas
Una sala de reuniones clase para las mujeres alrededor de 1980
Clase de Biología en la Universidad de Kabul, el número de mujeres estudiantes era alto
Rally de La Mujer en 1980.
Mujeres en la escuela infatil.
Kandahar aeropuerto construido en la década de 1960
Kabul, 1960

Fotografías de otro tiempo más feliz han sido recogidas por una pagina de Facebook para dar testimonio de aquella época de tolerancia frente al oscurantismo, ignorancia y miseria que reinan hoy en Afganistan. Mohammad Qayoumi, creador de la pagina de facebook, creció en Kabul en los años 60 y 70 y ofrece sus fotografías para concienciar a la población mundial sobre lo ocurrido en Afganistán.

Mohammad escribe en su pagina: “Hace medio siglo, las mujeres afganas siguieron carreras en la medicina; hombres y mujeres se mezclaban casualmente en los cines y los campus universitarios de Kabul; fábricas en los suburbios producían en serie textiles y otros bienes. Había una tradición de la ley y el orden, y un gobierno capaz de llevar a cabo grandes proyectos nacionales de infraestructura, como la construcción de centrales hidroeléctricas y carreteras, aunque con ayuda externa.

La gente común tenía un sentido de esperanza, la creencia de que la educación podría abrir oportunidades para todos, la convicción de que un futuro brillante que le esperaba. Todo lo que ha sido destruida por tres décadas de guerra, pero era real.

El diseñador de moda Safia Tarzi en su estudio Kabul, 1969
Señoras afganas en Kabul Airport.
Fotografías del reportaje “Afganistan Adventure”
Las modelos fueron fotografiadas en ruinas antiguas y prósperos bazares
Moda típica de Kabul años 50 – 70
Mujeres afganas en la década de 1940.
Tienda de discos en Kabul, 1960
Grupo vocal afgano.
Los visitantes extranjeros que acampan en Band-e Amir de 1970
Kabul, 1960
Auxiliares de vuelo Ariana Afghan Airlines
Ruta en coche por Afganistán.
Las madres y los niños juegan en un patio de recreo de la ciudad
Los estudiantes de la Universidad de Kabul en 1960 de graduación

Las grandes perjudicadas han sido las mujeres, en la década de 1950 y 60 eran capaces de seguir carreras profesionales en campos tan importantes como la medicina.

Además podían tener ideas politicas y eran tratadas como seres humanos. Hoy en día, las escuelas que educan a las mujeres son blanco de la violencia y la situación se ha agravado más desde hace cinco o seis años.

En 1969 la moda femenina afgana era un referente internacional, las influencias arábigas en los vestidos causaban furor fuera de Afganistan.

Cuando Afganistán estaba en Vogue, diciembre 1969.

La revista de moda Vogue decidió dedicarle su número de Diciembre de 1969 con un completo reportaje que tituló “Afganistan Adventure”. En el interior podemos encontrar una sesión fotográfica para mostrar la moda de Kabul así como sus lugares más emblemáticos y locales más chic.

La mujer Afgana hoy

Si hoy introducimos en Google las palabras “mujer afgana” el resultado que nos arroja es francamente escalofriante. Las mujeres afganas desde la niñez son víctimas de la violencia política, religiosa, física y sexual.

La violencia contra las mujeres esta aceptada por la sociedad en general y socialmente legitimada por jueces y policías. No pueden estudiar, votar o amar y la mayoría de ellas son casadas sin su consentimiento. Muchas de ellas cumplen prisión acusadas de adulterio o abandono del hogar ya que la justicia los considera crímenes morales.

Lo más triste de todo es que estas bellas e inteligentes mujeres han sido olvidadas por la historia y escondidas tras un velo de violencia y miedo.