Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/224739

El primer todo terreno derivado de un auto de calle

En 1955 nació en la Unión Soviética el primer turismo del mundo con carrocería monocasco, al que el ingenio soviético dotó de buenas capacidades offroad, un elevado confort de marcha y producido en masa: lo que hoy conocemos como SUV.

Gorkovsky Avtomobilny Zavod, o simplemente GAZ, es uno de los fabricantes de vehículos comerciales más importantes de Rusia y apuntaló su fama haciendo importantes vehículos militares durante la Segunda Guerra Mundial.

El sedán GAZ M-20, bautizado “Pobeda”, fue un auto soviético que incorporaba avances técnicos que Occidente aún no estrenaba en la década del 50. Se fabricó desde 1946 hasta 1958.

Una vez pasada la guerra siguió fabricando camiones y todoterrenos además de un turismo que arrancó su producción en 1946, la berlina GAZ M-20 Pobeda.

A pesar de que sus terminaciones eran muy toscas, el M-20 Pobeda tenía una poco frecuente carrocería monocasco, y contaba con algunos elementos inéditos en un coche de corte popular como guiños de giro, suspensión independiente en el eje delantero, dos brazos limpiaparabrisas eléctricos, un calefactor eléctrico y una radio AM.

Equipado con neumáticos de uso militar, el GAZ M-72 era literalmente un jeep de la guerra escondido debajo de un sedán familiar.

No es de extrañar que rápidamente se convirtiera en un automóvil muy popular y querido. El M72 fue el primer SUV dado su origen en un sedán familiar y aunque estaba diseñado alrededor de ruidosos y duros elementos que equipaban a los vehiculos militares GAZ, resultó bastante exitoso.

El coche disponía de reductoras (imprescindibles para mover esas ruedas) y demasiados elementos de un todoterreno puro, después apareció el GAZ 24-95 que sólo quedó como prototipo con su propia motorización y un diseño en el que se podían adaptar elementos propios para él.

El GAZ M-72 puede considerarse el primer SUV de la historia por su carácter de auto familiar con capacidad todo terreno.

UN AUTO PARA IR DE CAZA

Tras la muerte de Stalin en 1953, Nikita Krushchev asumió las funciones de primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética y a principios de 1954 firmó una orden gubernamental al Ministerio de Ingeniería de la URSS, que a su vez delegó la tarea en GAZ: desarrollar y fabricar un vehículo todoterreno que tuviera el mismo nivel de confort que los M-20 Pobeda. Así se gestó el GAZ M-72.

El GAZ 24-95 del que solo se hicieron cinco prototipos era más moderno pero su producción fue rechazada. Solo sobrevive esta unidad perteneciente al museo de la marca.

Extraoficialmente, Krushchev era muy aficionado a la caza y quería un coche que pudiera usar durante la práctica de esta actividad.

Sin embargo, ¿cómo se define un SUV moderno? Debería tener una carrocería monocasco, preferiblemente un sistema de tracción total, una suspensión elevada para superar obstáculos y un buen confort de marcha que le permita ser utilizado con comodidad en carretera y resultar competente fuera del asfalto. Eso es lo que ofrecía el GAZ.

Los GAZ M-72 siguen vigentes en la comunidad 4X4 y son muy codiciados. Este rescatado del olvido, está listo para la restauración.

No fue hasta la década de 1960 cuando se empezó a ver vehículos que cumplían con todos los rasgos distintivos con los lanzamientos de modelos como el Jeep Wagoneer o el Ford Bronco, por poner algunos ejemplos.

Pero el GAZ M-72, que cumplía con todo aquello en 1955, fue el pionero que mezquinos intereses políticos y económicos relegaron casi al olvido.

Establecer cuál es el origen de los SUV es una tarea imposible pero determinar que el modelo soviético como el primero con todas las características de un SUV resulta justo.

El Jeep M-69 de GAZ fue la base para uno de los primeros SUV de la historia capaz de llevar la familia por el áspero territorio ruso de los 50.

UN TRACTOR FAMILIAR

La idea básica fue tomar un sedán M-20 Pobeda y añadir le el eficaz sistema de tracción total del GAZ-69, una combinación que entrañaba algunas dificultades.

Para ello, a la base del M-20 Pobeda se le adaptaban las suspensiones y el eje delantero del GAZ-69 (jeep militar) lo que obligó a modificar notablemente la zona del chassis donde se alojaba el motor para hacer sitio a estos elementos.

Con la nueva suspensión la carrocería se alejaba del suelo y mejoraban las capacidades offroad.

Considerando que era la Guerra Fría y la industria soviética se cuidaba celosamente del espionaje esta imagen es única. La línea de ensamblado de los GAZ M-72 en base al sedan GAZ M-20.

La caja de transferencia del sistema 4x4 también procedía del GAZ-69 y para ubicarla fue necesario quitar algunos travesaños del chasis, lo que debilitaba la estructura y la rigidez torsional. Para compensarlo hubo que añadir hasta 14 piezas nuevas en el chasis, el techo, el suelo y las puertas al M-72.

Durante las pruebas se usaron sensores instalados en zonas clave, una metodología que se usaba por primera vez en la historia automotriz soviética, y así se pudo comprobar que la resistencia a la flexión aumentó en un 30% y a la torsión aumentó en un 50%.

Por otro lado, el eje trasero se fabricó en exclusiva para este modelo, un recurso realmente extraño ya que los coches soviéticos de la época siempre recurrían a elementos comunes para reducir costos.

El motor se tomaba del M-20, un propulsor de 2,1 litros, cuatro cilindros que llevaba su potencia hasta los 55 CV.

La caja de cambios de tres marchas era prácticamente la misma entre el M-20 y el GAZ-69 así que la adaptación fue fácil. Literalmente era un tractor para toda la familia.