Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223187

Británicos compran mantas eléctricas y velas ante la llegada del invierno 

Los ciudadanos se abastecen de mantas eléctricas, velas y ollas de bajo  consumo, ya que el aumento de las facturas del gas y la  inflación récord de los precios de los alimentos están obligando a millones de personas a prepararse para un duro invierno.

El crecimiento desbocado de la inflación y la contracción del mercado laboral coinciden con la suba de tasas del Banco de Inglaterra para mantener valor de los bonos de deuda.

   Un estudio de mercado publicado este martes mostró que la inflación de los alimentos alcanzó otro nuevo récord del 13,9% en septiembre, profundizando la crisis del costo de la vida, mientras que los datos de la consultora KPMG mostraron que la gente está invirtiendo en artículos que les permitan ahorrar energía y dinero.

   El empeoramiento de las perspectivas de los consumidores se produce en un momento en que el Banco de Inglaterra se vio obligado a intervenir de nuevo en el mercado de bonos estatales para mantener la estabilidad financiera, y en medio de una contracción del mercado laboral, lo que podría aumentar las  presiones inflacionarias.

   La tormenta económica que se avecina implica que los consumidores están recortando cualquier gasto innecesario, lo que amenaza la viabilidad de los negocios de hostelería y ocio una vez más mientras luchan por recuperarse de la pandemia.

   "Es probable que siga siendo un momento difícil para muchos otros sectores, ya que los consumidores se centran en el gasto esencial y las empresas siguen sorteando los vientos en contra de la inflación", dijo Esme Harwood, directora de Barclaycard.

   La inflación comenzó a aumentar en Reino Unido a mediados de 2021, ya que a los bloqueos de la cadena de suministro y al cambio de las normas comerciales posteriores al Brexit les siguió el aumento de los precios de la energía. En agosto se situó en el 9,9%, por debajo del máximo de 40 años alcanzado en julio (10,1%), y el Banco de Inglaterra espera que alcance un máximo de algo menos del 11% en octubre.

   Aunque el gobierno va a destinar unos 60.000 millones de libras esterlinas (u$s 66.000 millones) a subvencionar las facturas energéticas de los hogares y las empresas durante los próximos seis meses, el hogar medio sigue pagando el doble al mes por la calefacción y la luz que hace un año.

   Nueve de cada diez personas encuestadas por Barclaycard en Reino Unido entre el 23 y el 26 de septiembre se declararon "muy preocupadas" por las facturas de energía de sus hogares.

   Según Kantar, las ventas de aparatos de cocina, como ollas de cocción lenta de bajo consumo, freidoras de aire y sandwicheras, que suelen consumir menos energía, aumentaron 53% en las cuatro semanas anteriores al 4 de septiembre en comparación con el año anterior.

   La demanda de colchas y mantas eléctricas aumentó un 8% en el mes, y las ventas de velas subieron un 9%, encajando con una tendencia identificada por la cadena de grandes almacenes John Lewis, que dijo que los británicos están comprando más ropa interior térmica, guantes y batas para mantenerse calientes en casa sin tener que subir el termostato.

Triste navidad

   La presión sobre los presupuestos empujó a la gente a evitar los artículos de gran valor, como ordenadores nuevos, tv y muebles, en septiembre, según datos del British Retail Consortium (BRC)-KMPG, despertando la preocupación por la temporada clave de compras navideñas.

   La amenaza para la economía en general también se puso de manifiesto el martes, ya que el mayor aeropuerto del país, Heathrow, advirtió que no puede predecir cuánta gente querrá volar este invierno, incluso aunque se mantenga el pico de la demanda navideña.

   "Las tasas de interés, la inflación, la mano de obra, la energía y los costos de los productos siguen aumentando, por lo que los minoristas se enfrentan a uno de los periodos de compras navideñas más complicados de los últimos años", afirmó Paul Martin, director de KPMG en el Reino Unido.

   Más de la mitad de los encuestados por Barclaycard declaró que tiene previsto reducir sus gastos discrecionales para poder pagar las facturas de la luz este invierno, y que lo más probable es que eliminen salidas nocturnas.

   El operador de pubs británico Marston’s dijo que hasta ahora no ha visto impactos en las ventas, y que el apetito por las visitas a sus pubs comunitarios sigue fuerte. Su rival JD Wetherspoon’s dijo la semana pasada que sus ventas se habían visto impulsadas por jóvenes bebedores.

   Sin embargo, las subidas salariales siguen siendo vistas como "una amenaza" por las empresas. La cadena de cafés y sándwiches Pret A Manger dijo que debería aumentar el salario de su personal por segunda vez este año.