Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222980
Ricardo Ambrosig

Columnista

La chaqueña que se codeó con lo mejor del motociclismo mundial

María Belén Costa es una joven chaqueña que vive en Qatar, y en estos días a medida que nos acercamos al Mundial de Fútbol fue entrevistada por medios locales que enfocaron su atención en el día a día de la cultura de ese país y aspectos que tienen que ver con el interés que despierta el mundial de noviembre.

Sin embargo, Belén fue protagonista del sueño de cualquier fanático del deporte motor al codearse con la elite del motociclismo mundial y ser testigo de las discretas pruebas de la Formula 1 y las principales escuderías de motos al ser parte del equipo de eventos del circuito qatarí de Losail.  

Las carreras de motos para niños son muy populares en Qatar. La chaqueña trabajó como parte de la organización de esas actividades.

Losail está ubicado a 20 kilómetros de Doha y es una pista de más de 5000 metros que mayormente se utiliza de noche por las características del clima local donde el año que viene correrá la Formula 1.

En Qatar gran parte de la actividad automotriz en el circuito de Lusoil se realiza en horario nocturno. La chaqueña tuvo el privilegio de conocer por dentro el desarrollo de tres fechas del mundial de motos.

"Todo fue medio casual" -dice Belén- "estando en Italia a mi novio lo contrata un equipo de vóley qatarí y nos mudamos. Llegamos en febrero y en ese momento los equipos del Moto GP estaban realizando los Test de Invierno de 2018 y conocimos al jefe de eventos del circuito, un catalán bellísima persona (se hace fácil conocer gente que habla español en un lugar tan alejado) y yo medio en broma le pregunté si necesitaba ayuda y a los dos días me llamó".

Mi primer trabajo fue de recepcionista en la fecha del Mundial de 2018 y como hablaba inglés y español calcé justo porque son los dos idiomas más hablados en los equipos. En ese momento no sabía nada de la terminología de las carreras y las motos, pero me adapté y aprendí y en tres días ya me las arreglaba.   

"A los seis meses me pasaron el departamento de Eventos del circuito como parte del equipo de organización, un grupo grande de personas cada uno con una tarea para que todo fluya".

"Yo no sabía nada, pero todos fueron buenos y me enseñaron desde los términos de ingeniería a saber diferenciar las motos, conocer las características de los motores, todo...." 

Junto al piloto oficial de Honda Marc Márquez ganador seis veces del título mundial de Moto GP.

Un mundo aparte

Durante su permanencia en el equipo de eventos del circuito qatarí Belén se codeó con lo más granado del Moto GP, también el de Superbike y del campeonato de Super Sport local "ellos siempre invitan figuras europeas a correr, es muy importante la calidad que tiene el motociclismo deportivo de Qatar", cuenta.

Uno de los mecánicos del equipo oficial Suzuki es argentino. La lejanía y el idioma en común facilitan las relaciones entre aquellos que trabajan lejos de su país.

Además de las motos Belén tuvo que trabajar en otros eventos como presentaciones de autos de marcas como Ferrari siendo testigo privilegiada de la primera vez que un modelo de la fábrica italiana iba a ser revelado en público.

"El circuito tiene mucha actividad y las fechas mundialistas son solo otro evento, hay mucho track days (días en que los aficionados pueden dar rienda suelta a su vena de piloto en un circuito) y muchos equipos europeos vienen a testear en secreto autos y motos .

Nosotros tenemos que ocuparnos de cosas como colocar cortinas black out para evitar indiscreciones y en general tratamos con los jefes de los equipos o relaciones pública que nos transmiten lo que precisan".

Sobre una moto de carrera

Belén, de no saber nada de motos, pudo experimentar la sensación de un piloto de Super Bike. "El circuito tiene una academia para pilotos y Kawasaki organiza lo que ellos llaman "rider experience" que es ir de pasajero en una moto de carreras adaptada que es conducida por un coach de la academia para enseñar las trayectorias ideales de la pista, una experiencia alucinante y cuando me ofrecieron la experiencia, por supuesto que me subí" -agrega.

La chaqueña disfrutando la “rider experience” de Kawasaki en el circuito de Qatar. Un sueño para todos los que aman este deporte.

En el circuito teníamos eventos de todo tipo, se trabaja toda la semana y es una oficina al aire libre así que me encantaba. Trabajé desde 2018 hasta 2020 en tres mundiales de Moto GP, dos de Superbikes y no sé cuántas carreras y eventos locales.

Respecto de los pilotos del campeonato Belén relata con total modestia su relación con estos: "nosotros como organizadores del evento tratamos con los jefes de equipo, los ingenieros o la gente de RRPP pero los pilotos andan por ahí y los saludamos o intercambiamos un par de palabras pero lo nuestro se relaciona más con el evento. Ellos andan haciendo sus relaciones públicas y nosotros cerca por si precisan una traducción o algo. Ellos están en su mundo con la moto, y nosotros en el nuestro como anfitriones".

Con Valentino Rossi en una pausa para la foto. Trabajar en Lusoil le dio a Belén la oportunidad que todo motociclista desea.

La pandemia

Al contar su experiencia que para cualquier amante de las motos sería similar a tocar el cielo con las manos Belén transmite entusiasmo. Durante tres años estuvo cómodamente en ese ambiente adquiriendo experiencia que hoy piensa volcar en algún otro circuito de conseguir ubicarse, pero la llegada de la pandemia hizo decaer la actividad y el circuito debió prescindir de personal por lo que "ahora trabajo de mamá a tiempo completo".

"Volvería encantada a hacer lo mismo, dice, pero ahora las prioridades son otras y veremos que nos depara el futuro". Tengo la experiencia de saber cómo moverme en ese ambiente así que en el futuro me veo trabajando en alguna otra pista"

Y así, con modestia y hasta sorprendida del interés periodístico que despertó ese aspecto de su vida en Qatar la chaqueña que llegó al Mundial de Motos se despidió dejándonos con la sana envidia de soñar con tocar el cielo con las manos.