Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222751
Tras el sabotaje a los gasoductos rusos

La Unión Europea promete dar seguridad a los sistemas energéticos 

Cualquier perturbación intencionada de las redes energéticas "encontrará una respuesta contundente y unida", declaró su máximo responsable diplomático, Josep Borrell.

   Sucedió después de que varios estados dijeron que dos gasoductos rusos con destino a Europa fueron atacados, provocando un vertido de gas en el mar Báltico. No está claro quién pudo estar detrás de las fugas, o si fueron provocadas, en los gasoductos Nord Stream, que Rusia y sus socios europeos construyeron con un costo de miles de millones de dólares.

   Rusia, que redujo las entregas de gas a Europa tras las sanciones impuestas por Occidente debido a la invasión de Ucrania por parte de Moscú, también ha dicho que el sabotaje es una posibilidad.

   La UE cree que la causa de las fugas detectadas el lunes fueron un sabotaje, dijo Josep Borrell, haciéndose eco de opiniones expresadas por Alemania, Dinamarca y Suecia. El  bloque no ha mencionado un posible autor ni ha sugerido un motivo para el presunto sabotaje.

   "Cualquier perturbación deliberada de las infraestructuras energéticas europeas es absolutamente inaceptable y será objeto de una respuesta enérgica y unitaria", dijo Borrell.

   En un comunicado emitido por la embajada rusa en Dinamarca se afirma que cualquier sabotaje en los gasoductos de Nord Stream es un ataque a la seguridad energética tanto de Rusia como de Europa.

   "Las acusaciones sin fundamento y las suposiciones que ahora se hacen por doquier tienen como objetivo crear ruido informativo e impedir una investigación objetiva e imparcial", dijo la nota.

   Los gasoductos Nord Stream han sido el punto álgido de una creciente guerra energética entre las capitales europeas y Moscú, que ha perjudicado a las principales economías  occidentales, ha disparado los precios del gas y ha provocado la búsqueda de suministros alternativos

Alerta de seguridad

   El ministro de Defensa danés declaró, tras una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que hay motivos para preocuparse por la situación de seguridad en la región.

   "Rusia tiene una importante presencia militar en la región del mar Báltico y esperamos que continúe el ruido de sables", dijo Morten Bodskov. La policía noruega dijo que reforzó la  seguridad en torno a sus instalaciones de petróleo y gas, mientras que las autoridades danesas pidieron que se eleve el nivel de preparación en el sector energético y de gas del país.

   En el Báltico, el volumen de gas que burbujeaba del gasoducto Nord Stream 1 no varió el miércoles respecto del día anterior, dijo la Guardia Costera sueca. El guardacostas danés Bodskov dijo que podrían pasar una o dos semanas antes de que las zonas alrededor de las fugas estén lo suficientemente calmadas como para ser investigadas, mientras que había diferentes opiniones sobre las posibles reparaciones.

   "Hay buenos equipos para gestionar los accidentes de los gasoductos, hay inventarios de tuberías de emergencia y expertos para tierra y mar adentro", dijo Jens Schumann, director general de la empresa de redes de gasoductos Gasunie Deutschland. "Eso me hace ser relativamente optimista".

   Sin embargo, las agencias de seguridad alemanas temen que Nord Stream 1 quede inutilizado si entran grandes volúmenes de agua salada en las tuberías y causan corrosión, informó el periódico alemán Tagesspiegel, citando fuentes gubernamentales.

   Las fuerzas armadas danesas dijeron que la mayor fuga de gas causó una alteración en la superficie de más de 1 kilómetro de diámetro, mientras las agencias emitían advertencias a la  navegación.

   La Fiscalía sueca dijo que revisará el material de una investigación policial y decidirá si se toman más medidas,  después de que la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, dijo el martes que se detectaron dos explosiones.

   Aunque no se trata de un atentado contra Suecia, Estocolmo está en estrecho contacto con socios como la OTAN y vecinos como Dinamarca y Alemania, dijo Andersson. Los sismólogos de Dinamarca y Suecia dijeron que habían registrado dos potentes explosiones el lunes en las proximidades de las fugas y que ocurrieron en el agua, no bajo el lecho marino.

   El operador Nord Stream calificó los daños como algo "sin precedentes", mientras que Gazprom, la empresa controlada por Rusia que tiene el monopolio de las exportaciones de gas por ductos, no quiso hacer comentarios.

   Ninguno de los dos gasoductos estaba bombeando gas cuando se detectaron las fugas, pero los incidentes echan por tierra cualquier expectativa que quedara de que Europa pueda recibir combustible a través de Nord Stream 1 antes del invierno, cuando también hay preocupación por el gas canalizado a  través de Ucrania.