Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222577

La comunidad italiana en la Argentina 

Los italianos en la Argentina votaron hasta el jueves por correo. De los 400 diputados y 200 senadores que se elegirán para renovar la totalidad del parlamento peninsular e iniciar el proceso que derive en la votación de un nuevo primer ministro, la comunidad italiana en la Argentina votó -por la circunscripción América del Sur- 2 diputados y 1 senador.

   En la circunscripción sudamericana se presentaron 6 listas de diputados y 7 de senadores. Las listas para la Cámara de Diputados fueron: Partido Democrático (PD); Unión Sudamericana de Emigrantes Italianos (USEI); Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior (MAIE); el Movimiento Cinco Estrellas (M5E); L’Italia del Meridione (Italia del Sur), y la coalición derecha-ultraderecha de Fuerza Italia, La Liga y Hermanos de Italia, liderada por Giorgia Meloni.

   En el Senado, además de esas listas, se suma otra impulsada por el líder del partido Acción, Carlo Calenda, y el de Italia Viva, el expremier Matteo Renzi, que se presentan como una suerte de "tercera vía".

El asunto de la ciudadanía

   El candidato a diputado de la fuerza de derecha Vito De Palma -popular comentarista de fútbol- dijo que una de sus principales propuestas es "la defensa del derecho de sangre o en latín, ius sanguinis".

   "Es la posibilidad de los italianos de transmitir la ciudadanía vía sangre más allá del lugar de donde haya nacido el descendiente. Eso está en peligro porque hay fuerzas que quieren pasar al ius solis (derecho de suelo) y los dos sistemas no son compatibles. Sería gravísimo para los italianos en el exterior, que es una comunidad muy numerosa", dijo De Palma. Por su parte, el postulante a la Cámara baja del PD Mario Sebastiani replicó el argumento de la derecha a la que acusó de querer mantener exclusivamente el "ius sanguinis" que "es un concepto absolutamente racista". 

  El médico argentino dijo que la propuesta de su partido no es una reforma de ese criterio, sino su ampliación a partir de la incorporación del llamado "ius scholae", es decir, la asignación de la ciudadanía a "hijos de inmigrantes legalmente residentes en Italia después de completar un ciclo escolar".

   Pero De Palma asegura que la propuesta de su espacio también es "extender" el acceso a la ciudadanía italiana y por eso su segunda propuesta tiene que ver con la labor de los consulados. Actualmente en la Argentina hay 300 mil pedidos por año y se conceden solo 10 mil turnos "con la excusa de no tener capacidadpara absorber toda la demanda". 

   "La idea es potenciar el trabajo de los consulados -ya se hizo en el gobierno de la coalición que yo represento en 2001 y 2006 (liderado por Silvio Berlusconi)-. La idea es tomar personal local entre la comunidad italiana para potencia la labor y abaratar los costos", agregó De Palma. La lista del MAIE, fundado por Ricardo Merlo, siempre fue la más votada en América del Sur. 

   En entrevistas que dieron los candidatos hace dos semanas con medios nacionales, aseguraron que van a trabajar "para que las mujeres puedan tener los mismos derechos que el hombre en la transmisión de la ciudadanía" y prometieron "mejorar la red consular, porque la atención en los consulados es totalmente deficiente".

   Según De Palma, en Italia, quieren limitar el derecho a la ciudadanía porque en el exterior "hay poca italianidad" porque "no hablan italiano o no tienen ningún contacto". Para eso, propone que haya más cursos de italianos, de historia y geografía, donde hay alto porcentaje de italianos, tanto presenciales como virtuales "para que se acerquen a la madre patria".

   Sebastiani se mostró escéptico respecto de la promesa de la derecha de entregar más ciudadanía a la comunidad italiana en el extranjero, y acusó al proyecto de Meloni de "homofóbico", que además propone "salir de la casa mayor que es la Unión Europea", y lo comparó con Donald Trump, Vladimir Putin y Jair Bolsonaro. 

   Su propuesta, en cambio, la definió como "más democrática, un proyecto inclusivo" y que quiere incorporar un salario número 14 (en Italia, el 13 sería una suerte de aguinaldo). A la vez, desde el PD alertaron sobre la posible conformación de una mayoría que estaría en condiciones de reunir los números suficientes para una reforma de la Constitución. 

   La lista de su coalición de derecha propone además de la candidatura de De Palma para la Cámara de Diputados, a Francesca De Natale Sifola Galiani (Italia), Luis Di San Martino Lorenzato Di Ivrea (Brasil) y Andrea Dorini (Italia). En el Senado, se postulan Marcelo Bomrad (Argentina) y Emerson Fittipaldi (Brasil). 

   La lista del PD al Senado se compone por el senador Fabio Porta (Brasil), Mario Sebastiani (Argentina), Andrea Matarazzo (Brasil); mientras que a la Cámara de Diputados están Antonella Pinto (Venezuela), Salvatore Finocchiaro (Argentina) y Filomena Narducci (Uruguay). Porta ingresó al Senado luego de que en la elección de 2018 denunciara fraude de parte del partido USEI, que la justicia le diera la razón, y le otorgara la banca. Según la ORDEN judicial, USEI había aprovechado que muchos ciudadanos italianos no sabían cómo votar, entonces ellos se ofrecían a escribir la boleta y retirar los sobres en sus domicilios. Miles de votos fueron escritos por la misma persona, determinó la investigación.

   Las embajadas y consulados hicieron campaña este año para evitar que los electores deleguen en terceros el envío de los sobres. "Cuidá el sobre y no se lo entregues a nadie", dice la campaña publicitaria oficial en la voz de Claudia Villafañe, la histórica pareja de Diego Maradona. Las elecciones del domingo, que fueron adelantadas de la fecha original de marzo de 2023 tras la renuncia indeclinable que presentó el primer ministro Mario Draghi, serán las primeras en las que se elijan 600 parlamentarios, luego de que una ley de 2019 aprobada en referendo en 2020 redujo las bancas desde los 630 diputados y 315 actuales.

Temas en esta nota

Elecciones en Italia