Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221417
El 2020 es el año en que mayor superficie fue afectada 

El fuego consumió, en lo que va de este año, 15.000 hectáreas en la provincia  

Entre enero y agosto, según datos oficiales, se contabilizan 1.128 incendios en el país, con una superficie afectada de 375 mil hectáreas. Al tope del ranking está Corrientes, donde se consumieron 87.000 hectáreas.  

En las últimas semanas, la Argentina volvió a estar afectada por los incendios de pastizales. En este caso, la protagonista fue la zona del Delta del Paraná, en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. Pero, a principios de 2022, Corrientes también fue azotada por el fuego, lo que causó un grave daño ambiental y ecológico.

El sitio Chequeado, en una nota que firma Lucía Gardel, armó un ranking de la superficie afectada por incendios, por año y por provincia, en base a datos oficiales. La provincia del Chaco registra la mayor superficie incendiada en el año 2020 con 28.000 hectáreas, mientras que en 2019 y 2021 se quemaron 3.000 hectáreas y en lo que va de este año, el fuego consumió 15.000 hectáreas. 

Corrientes, a la cabeza del ranking en 2022

En lo que va de 2022, se contabilizaron al menos 1.128 incendios en el país y un total de superficie afectada de 375 mil hectáreas. Este número surge de datos reportados por las provincias y por la Administración de Parques Nacionales (APN) al Sistema Nacional de Manejo del Fuego (SNMF). Fueron informados por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación a Chequeado. 

Hasta el 18 de agosto último, la provincia gobernada por Gustavo Valdés (ECO) es la que mayor cantidad de hectáreas incendiadas tiene de todo el país: se quemaron cerca de 87 mil hectáreas, lo que equivaldría a 4 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires.

Los incendios afectaron a Corrientes en la primera parte del año y arrasaron humedales, pastizales, plantaciones y bosques nativos enteros, provocando un grave daño al ecosistema y la biodiversidad, especialmente en la zona del Iberá, uno de los principales reservorios de agua y humedales del planeta.

En el ranking de las provincias con más superficie afectada por el fuego en lo que va de 2022, según datos oficiales, le siguen Chubut (80 mil hectáreas), San Luis (45 mil hectáreas), Santa Fe (42 mil hectáreas) y La Pampa (37 mil hectáreas).

Hacia abajo en el ranking siguen Misiones, 16 mil hectáreas afectadas por el fuego; Catamarca y Chaco, en séptimo y octavo lugar respectivamente, con 15 mil hectáreas. 

El Ministerio de Ambiente de la Nación explicó a Chequeado que, en el caso de Corrientes, la provincia sólo informó 302 hectáreas de superficie afectada en todo el 2022, mientras que la APN reportó 87 mil. En base a estos números, el SNMF decidió realizar un análisis propio a través de imágenes satelitales, según el cual se habrían incendiado 1.058.000 hectáreas solo entre enero y marzo de 2022, lo que equivale a 52 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires.

A principios de este año se generaron en la provincia focos de incendios que consumieron miles de hectáreas. (Foto de archivo).  

De ser así, el número de todo el país para 2022 sería muchísimo mayor y se habrían incendiado, en una sola provincia, casi la misma cantidad de hectáreas que en 2020 en todo el país (1.167.985), según los datos oficiales.

Un caso similar ocurre con Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe, que fueron protagonistas en las últimas semanas de los incendios ocurridos en el Delta del Paraná. Los datos informados por las provincias y la APN fueron de 140, 2.376 y 41.511 hectáreas respectivamente; mientras que un análisis propio del SNMF arroja que, en los primeros 6 meses de 2022, se incendiaron más de 104 mil hectáreas en la zona del Delta, un número bastante mayor.

Por eso, vale aclarar que los números informados por la cartera que dirige el ministro Juan Cabandié son valores mínimos y los resultados finales, tanto para el total del país como para algunas provincias, podrían ser incluso mayores.

Además, según los datos, en algunos casos las provincias informaron el incendio pero no la superficie, lo que también incide en el conteo final.

La Pampa y Córdoba, las protagonistas de 2019, 2020 y 2021

Respecto a los años anteriores, el ranking es diferente. En 2019 se registraron, por lo menos, un total de 490 mil hectáreas. La provincia que tuvo más superficie incendiada fue La Pampa, con 161 mil hectáreas afectadas. Le siguieron Río Negro, con 101 mil hectáreas, y Mendoza, con 66 mil hectáreas dañadas por el fuego. En este año, Chaco se ubicó 14º en el ranking con 3000 hectáreas afectadas. 

En 2020 se registró el pico máximo de focos de incendios y quemas en la Argentina. Se contabilizaron a nivel país 1.167.985 hectáreas incendiadas. Córdoba fue la provincia más afectada, con 332 mil hectáreas, a la que le siguieron Entre Ríos (310 mil) y Salta (72 mil). Aquí, Chaco se ubicó 13º con 28.000 hectáreas afectadas por los incendios. 

Por su parte, en 2021 se afectaron 326 mil hectáreas en el país y también fue Córdoba la provincia con más superficie incendiada (57 mil has). Le siguieron San Luis (50 mil) y La Pampa (31 mil). En este caso, Chaco quedó en el lugar 17º con 3000 hectáreas incendiadas. 

Desde 2019 y hasta el 18 de agosto último, se registraron en todo el país un total de 6.716 incendios que afectaron una superficie de 2.360.215 hectáreas.

Por qué se producen los incendios

El factor más importante para la producción de incendios –según refiere la nota publicada en Chequeado- es el factor humano. Según datos del SNMF del Ministerio de Ambiente de la Nación, en el 95% de los casos los incendios son provocados por la acción humana, y entre las primeras causas se encuentra el uso del fuego para la preparación de áreas de pastoreo.

Según los especialistas, además existen algunos factores naturales que contribuyen a esta situación, a pesar de que no son la causa principal de lo que está ocurriendo, como el cambio climático, la sequía -que viene desde 2019- y el fenómeno de "La Niña" -que comenzó en 2020-.

Puntualmente en el Delta, ocurre además que hay una bajante histórica del río Paraná, lo que hace que los canales de agua propios de la zona se sequen y, si se incendian de manera intencional, el fuego no se tope con canales de agua que antes sí existían y lo frenaban. Ahora, cada vez que hay un incendio, existen menos barreras naturales que impiden que el fuego se frene.

Esto, además de una sequía muy fuerte, deriva en grandes superficies de humedales que se encuentran secos y con alta disponibilidad de biomasa y material combustible, lo que aumenta el peligro de ocurrencia de grandes incendios.

Está en riesgo la integridad ecológica de los ecosistemas 

"Lo preocupante es que los fuegos se mantienen a lo largo de todo el año y los ecosistemas van a llegar a un punto en que ya no van a dar más. Tienen poder de resiliencia, pero esta continuidad de incendios en mayor o menor escala por tanto tiempo va a poner en riesgo la integridad ecológica de los ecosistemas. No nos podemos acostumbrar a tener, en mayor o menor grado, incendios a lo largo del país, especialmente en el Delta, que es de las áreas más ricas de humedales", señaló Ana Di Pangracio, directora ejecutiva adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Y agregó: "Ante un clima cambiante y territorios cambiantes, no podemos seguir actuando como si no tuviéramos una situación de cambio climático global. No es raro que esta sequía se mantenga desde hace tantos años, porque la situación de cambio climático hace que estos eventos naturales se hagan más usuales, más sostenidos".

Las organizaciones civiles ambientales reclaman la tipificación de los incendios como un delito penal, pero denuncian la falta de voluntad política para hacerlo.

Desde la FARN también reclamaron la aprobación de una ley que proteja a los humedales y reiteraron su apoyo al proyecto consensuado por la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de Diputados en 2020. "Los incendios nuevamente se recrudecen en el Delta del Paraná y otras regiones del país, y así se vienen sosteniendo por meses y años, ante la total desidia de las autoridades competentes a todos los niveles", denunciaron.