Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221242
Dijeron a los gendarmes “compro aire acondicionados, planchas, heladeras...”

Chatarreros iban a ingresar al Chaco con diez kilos de cocaína de máxima pureza

En medio de la oscuridad la perra Alfonsina de Gendarmería en Monte Quemado detectó droga de máxima pureza entre las chatarras que llevaban dos sujetos en una vieja camioneta. La mercancía iba a ser ingresada en una localidad del Chaco y según pudo saber NORTE, tiene un valor superior a los diez millones de pesos. 

SÁENZ PEÑA (Agencia) "Compro aire acondicionados, planchas, heladeras usadas", según dijeron al llegar al control de Gendarmería, pero llevaban casi diez kilos de cocaína ocultos por más de diez millones de pesos. Detuvieron a dos hombres en la madrugada de hoy, por intentar pasar casi diez kilogramos de cocaína máxima pureza, ocultos debajo de un colchón y los asientos de una vieja camioneta Ford F-100 de vendedores ambulantes, en el control de Gendarmería en la ruta 16 a la altura de la localidad de Monte Quemado.

Un gendarme acondiciona los panes de cocaína que estaba ocultos en una camioneta donde iban dos sujetos. La droga fue valuada en diez millones de pesos.

Se pudo saber, que la perra "Alfonsina", olfateó la droga oculta en la camioneta, la que estaba bien disimulada en dos partes del rodado, además dieron con un moderno vehículo que habría oficiado de apoyo, el que fue abandonado a los pocos metros del control de los gendarmes, sobre ruta nacional 16 a la altura del paraje Urutaú. De fuentes consultadas, se supo que la droga tendría como destino una localidad de la provincia de Chaco.     

 El importante decomiso de los 9.890 gramos de cocaína en Santiago del Estero, que fueron encontrados en una vieja camioneta como las conocidas de los compradores de cosas usadas, la que procedería de la provincia de Salta, donde los dos ocupantes aprovecharon la madrugada suponiendo que el control sobre la carretera no estaría activo.

Sin embargo, los efectivos federales dependientes del Escuadrón 59 de Santiago del Estero, al ver llegar el viejo rodado sospecharon de alguna rara maniobra, por lo que lo detuvieron y procedieron a la requisa del mismo, con el can "Alfonsina" y la presencia de testigos.

Los uniformados llevaron a adelante la inspección minuciosa de la camioneta en la Subunidad, donde se encontró un total de nueve panes o ladrillos como se los denomina, que se encontraron ocultos entre la goma espuma del asiento, y debajo de un colchón. Al obtener el resultado de las pruebas de campo narcotest efectuadas por personal de Criminalística y Estudios Forenses, los gendarmes decomisaron 9 kilos 836 gramos de cocaína, valuados en una millonaria suma de dinero.

 Intervino el Juzgado Federal N° 1 y la Fiscalía Federal N° 1 de Santiago del Estero, desde donde se dispuso la detención de ambos involucrados, como así también el secuestro del estupefaciente, y de los dos rodados usados para el contrabando.