Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220506

Trata de personas, un delito aberrante

La trata de personas es una de las peores formas de esclavitud en las sociedades actuales. Según la ONU, prácticamente todos los países del mundo están afectados por el tráfico, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.

Informes publicados por el organismo internacional advierten que cada año miles de hombres, mujeres y niños caen en manos de traficantes, en sus propios países y en el extranjero.

Para generar conciencia sobre este delito aberrante, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró al 30 de julio como Día Mundial contra la Trata de Personas. Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que más de 4,5 millones de personas son víctimas de explotación sexual forzosa en todo el mundo. También el Papa Francisco expresó en reiteradas oportunidades su preocupación, señalando que la trata de personas "es una herida abierta en el cuerpo de la sociedad contemporánea y un crimen contra la Humanidad".

La ONU define el delito de trata como aquel que se lleva a cabo a través de la captación, el transporte, el traslado y la recepción de las víctimas, para lo cual los delincuentes recurren a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.

En nuestro país merece destacarse la labor que viene desarrollando la Fundación María de los Ángeles, que presidente Susana Trimarco, madre de María de los Ángeles "Marita" Verón, que fue secuestrada y desaparecida el 3 de abril de 2002, en San Miguel de Tucumán, por una red de trata de personas.

Desde ese día, Susana Trimarco inició la búsqueda de su hija sin pausas y esa tarea aún continúa. En el camino, explican desde la fundación, conoció las distintas aristas que presenta el delito de trata de personas en la Argentina y, en esa labor rescató a centenares de mujeres y niñas que se encontraban en la misma situación de su hija.

Tanto estas mujeres como sus familias no tenían un lugar a dónde recurrir y pedir ayuda frente a este delito tan aberrante. Fue así que en 2007 creó la "Fundación María de los Ángeles por la lucha contra la Trata de Personas" en San Miguel de Tucumán, para brindar asistencia integral a las víctimas, recibir denuncias y ofrecer contención y asesoramiento a ellas y sus familiares. De este proyecto, posteriormente, se han replicado los protocolos de asistencia en Buenos Aires, Córdoba y Rosario. En la actualidad, continúan en funcionamiento las sedes de Buenos Aires y Tucumán.

La persistencia de este grave delito está relacionada con algunas prácticas que favorecen la actividad de grupos que se mueven al margen de la ley y por eso es necesario que la comunidad tome conciencia de que la trata de personas es una forma de esclavitud que debe ser erradicada con la ayuda de toda la sociedad.

Es importante recordar, además, que está disponible la línea 145, que es un servicio de atención telefónica gratuita, que funciona las 24 horas., los 365 días del año, para recibir información, solicitar asistencia y denunciar casos de trata y explotación de personas. Es administrada por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas.

Todos los llamados efectuados a esa línea telefónica gratuita son atendidos por profesionales capacitadas del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el delito de Trata de Personas, que administra la central de recepción de denuncias provenientes de todo el país.

El análisis y la derivación de las denuncias recibidas se desarrollan dentro de las primeras 24 horas. Las denuncias que revisten urgencia son judicializadas el mismo día que se reciben; y en aquellas entendidas "de extrema urgencia" se otorga inmediata intervención a una fuerza de seguridad federal para que realice la correspondiente consulta con el juzgado o la fiscalía en turno.
En regiones como el NEA es importante que la población conozca este servicio para rescatar a las víctimas que caen en manos de organizaciones criminales.