Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220188

Putin visita Irán en su primer viaje fuera de Rusia desde la guerra de Ucrania

El presidente ruso visitaba Teherán este martes para conversar con el ayatolá Ali Khamenei. "El dólar debe retirarse gradualmente del comercio mundial", dijo el líder supremo. Además participaba del encuentro el presidente turco Erdogan. Ucrania y Siria en el centro de la agenda. 

Putin, Jamenei y Erdogan. La cumbre de Teherán busca resolver los problemas planteados en Siria y en Ucrania.

   Vladimir Putin en su primer viaje al extranjero desde el 24 de febrero, Putin también viajó a Teherán para sostener su primera reunión cara a cara con un líder de la OTAN, Tayyip Erdogan de Turquía, para discutir un acuerdo destinado a permitir la reanudación de las exportaciones de granos del Mar Negro de Ucrania, así como la paz en Siria.

   El viaje de Putin, que se produce pocos días después de que el presidente de los EEUU, Joe Biden, visitara Israel y Arabia Saudita, envía un fuerte mensaje a Occidente sobre los planes de Moscú para forjar lazos estratégicos más estrechos con Irán, China e India frente a las sanciones occidentales.

   "El contacto con Khamenei es muy importante. Se ha desarrollado un diálogo de confianza entre ellos sobre los temas más importantes de la agenda bilateral e internacional. En la mayoría  de los temas, nuestras posiciones son cercanas o idénticas", dijo a periodistas Yuri Ushakov, asesor de política exterior de Putin.

   El líder supremo de Irán, por su parte, dijo al presidente ruso que "Teherán y Moscú deben permanecer vigilantes frente al engaño occidental", y pidió una cooperación a largo plazo entre ambos países, informó el martes la televisión estatal.

   Refiriéndose a la crisis de Ucrania, Jamenei dijo: "La guerra es un acontecimiento duro y difícil, y a Irán no le agrada en absoluto que la gente corriente la sufra". "El dólar estadounidense debe ser retirado gradualmente del comercio mundial y esto puede hacerse", agregó Jamenei.  

Ambos sancionados

   Para Irán, también irritado por las sanciones económicas occidentales y en desacuerdo con EEUU por su intromisión en el programa nuclear de Teherán y variedad de otros temas, la visita de Putin es oportuna.

   Sus líderes clericales están ansiosos por fortalecer las relaciones estratégicas con Rusia frente a un emergente bloque árabe-israelí del Golfo respaldado por EEUU que podría inclinar el equilibrio de poder de Oriente Medio más lejos de Irán.

   "Teniendo en cuenta la evolución de los lazos geopolíticos después de la guerra de Ucrania, Teherán intenta asegurar el apoyo de Moscú en su confrontación con Washington y sus aliados regionales", dijo un alto funcionario iraní, que pidió no ser identificado.

   Entonado por los altos precios del petróleo desde la guerra de Ucrania, Irán apuesta a que, con el apoyo de Rusia, podría presionar a Washington para que ofrezca concesiones para la reactivación del acuerdo nuclear de 2015.

   Sin embargo, la mayor inclinación de Rusia hacia Pekín en los últimos meses redujo significativamente las exportaciones de crudo de Irán a China, una fuente clave de ingresos para Teherán desde  que el presidente de los EEUU, Donald Trump, volvió a imponer las sanciones en 2018.

   En mayo, Reuters informó que las exportaciones de crudo de Irán a China cayeron drásticamente, ya que Beijing compró los barriles rusos con grandes descuentos, dejando casi 40 millones de barriles de petróleo iraní almacenados en petroleros en el mar en Asia y buscando compradores.

   Antes de la llegada de Putin, la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés) y el productor de gas ruso Gazprom (GAZP.MM) firmaron un memorando de entendimiento por valor de unos u$s 40.000 millones.

Siria y Ucrania

   En lo más alto de la agenda de las conversaciones trilaterales del martes, que también incluirán a Turquía, estarán los esfuerzos para reducir la violencia en Siria, donde Erdogan amenazó con lanzar más operaciones militares para extender "zonas seguras" de 30 km de profundidad a lo largo de la frontera. Pero Moscú y Teherán se oponen a cualquier acción de este tipo por parte de Turquía.

   "Mantener la integridad territorial de Siria es muy importante, y cualquier ataque militar en el norte de Siria definitivamente dañará a Turquía, Siria y toda la región, y beneficiará a los terroristas", fundamentó Khamenei ante Erdogan.

   Cualquier operación turca en Siria atacaría a la milicia kurda YPG, una parte clave de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) respaldadas por EEUU que controlan gran parte del norte de Siria y que Washington considera un aliado importante contra el Estado Islámico.

   Un alto funcionario turco dijo que la operación planificada de Turquía se discutiría en Teherán, al igual que los informes de que Rusia y los kurdos estaban actuando juntos en algunas áreas de Siria.

   Rusia e Irán son los partidarios más fuertes del presidente sirio Bashar al-Assad, mientras que Turquía apoya a los insurgentes anti-Assad.

   Putin, que este año cumple 70 años, ha realizado pocos viajes al extranjero en los últimos años debido a la pandemia de Covid y luego a la crisis de Ucrania. Su último viaje más allá de la  antigua Unión Soviética fue a China en febrero.

   Sus conversaciones bilaterales con Erdogan se centrarán en un  plan para que las exportaciones de cereales de Ucrania vuelvan a moverse. Se espera que Rusia, Ucrania, Turquía y las Naciones Unidas firmen un acuerdo a fines de esta semana para reanudar el envío de granos desde Ucrania a través del Mar Negro.