Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219688
Convulsión económica

Incertidumbre y alza de precios en mayoristas y supermercados

Las fábricas y grandes industrias suspendieron entregas o retacean los envíos. Los productos llegan con precios minoristas actualizados, en un 8% en promedio.

El cimbronazo económico producido por la convulsionada situación política, fundamentalmente al interior de la coalición gobernante, se hace sentir por estas horas en el Chaco donde la incertidumbre y los aumentos de precios generalizados están a la orden del día en mayoristas y supermercados. 

El desfavorable escenario golpea particularmente a los asalariados y cuentapropistas que ven cómo se pulveriza el poder adquisitivo de sus ingresos y así se profundiza un proceso que, en rigor, tiene poco de novedoso ya que se viene repitiendo a lo largo de los últimos años. 

Tras la renuncia del Ministro de Economía, Martín Guzmán, el último sábado y la incertidumbre que genera la volatilidad de la cotización del dólar y el rumbo que tomará el país con su reemplazante, Silvina Batakis; las listas de precios desaparecieron, algunas entregas se suspendieron y las que se hacen son retaceadas o con precios "actualizados", según describieron mayoristas y supermercadistas locales.

"Es tan delicada la situación y tan dañina para el bolsillo de la gente, que ni siquiera tuvimos un crecimiento de la demanda para stockearse", coincidieron tanto los responsables de los comercios que venden al por mayor, como los que abastecen las compras del día a día. En algunos comercios de Resistencia, las góndolas exponen, ya con algunos faltantes, los rasgos principales de la compleja situación actual, tal como pudo comprobar NORTE en una recorrida realizada ayer. 

Incertidumbre

"Está pasando de todo: hay proveedores que cancelaron las ventas, pero además no están llegando las listas de precios con aumentos importantes; a la vez, hay complicaciones para reponer stock en determinados productos", describió a NORTE el gerente del mayorista El Indio, Roberto García.

Entre los productos de papel, entre los que se encuentran las servilletas, rollos de cocina o papel higiénico, las ventas están prácticamente suspendidas o funcionan con cupos muy limitados. También hay algunos retaceos en pañales, pero esto se asimila a una situación estrictamente coyuntural. 

En cuanto a los alimentos, las fábricas y grandes industrias reciben pedidos con la salvedad de que son volúmenes limitados. 

"Está todo muy incierto y con suba de precios", resumió García y recordó que la inflación venía siendo "elevada", con lo cual, estos acontecimientos y las condiciones actuales hacen prever que el fenómeno de alza de precios se profundizará este mes. 

"Los mayoristas nos somos formadores de precios, compramos a las industrias y obtenemos un margen de ganancia, que cada vez es menor", explicó el referente del sector, a lo que sumó que "el consumo viene en baja, como consecuencia de la inflación, que va más rápido que las mejoras salariales; y este será otro golpe muy fuerte". 

En este sentido, estimó que "hasta que no haya medidas claras que nos marquen un rumbo concreto, la incertidumbre se mantendrá, pero nuestro negocio es rotar la mercadería y vender, no especular: en situaciones como la actual nadie gana, todos perdemos", sentenció.

Precios en alza 

En el sector minorista, el escenario no es distinto. El referente de la Cámara de Supermercadistas del Chaco, Miguel Simons, explicó a este medio que las listas de precios de buena parte de los productos "están llegando con aumento". 

En promedio, el alza se ubica en torno al 8%, con picos en productos de limpieza y perfumería; pero la cifra se suma a la variación constante que viene registrando el valor de los bienes que se comercializan en supermercados en los últimos tiempos. 

"Más allá de la incertidumbre que genera esta situación puntual de la salida del ministro de Economía, lo que está claro es que estamos ante un problema más político que económico, hasta que no entendamos eso no creo que el rumbo pueda cambiar", analizó. 

De cara a lo que viene, Simons estimó que "no se puede esperar nada bueno". "El consumo, que ya estaba en baja va sentir el impacto porque la plata pierde poder de compra, todo esto hace que nosotros también perdamos rentabilidad y nos descapitalicemos, generando un círculo vicioso del que es muy difícil salir", planteó.

Las promociones, con tarjeta un bálsamo 

En el marco del aumento constante de los precios que representa la inflación sin frenos registrada en los últimos meses y la consecuente caída del consumo por la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos, las promociones ofrecidas por distintos bancos para las compras con tarjeta han funcionado como un bálsamo para los comerciantes. 

Las fuentes consultadas por este medio coincidieron en que "este tipo de beneficios generan algunos repuntes en las ventas", por lo que consideraron un "acierto la continuidad o la implementación" de este tipo de promociones. "Tanto las de carácter más local, ofrecida por el banco de la provincia, como el pago de la Tarjeta Alimentaria; han logrado sostener en cierta medida el consumo pero la caída se hace cada vez más evidente", planteó Simons.