Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219596

Assange presentó su apelación final contra extradición a EEUU    

"Si Julian no es libre, nosotros tampoco", dijo un manifestante contra la entrega inminente del fundador de WikiLeaks. "Ninguno de nosotros será libre".

Assange es perseguido desde hace años por el gobierno de EEUU por haber revelados crímenes de guerra de las tropas estadounidenses en Afganistán e Irak.

   En un último esfuerzo por evitar la extradición a EEUU, los abogados del encarcelado fundador de WikiLeaks, Julian Assange, apelaron el viernes al Tribunal Superior del Reino Unido para bloquear la transferencia.

   El hermano de Assange, Gabriel Shipton, dijo a Reuters que el equipo legal de la editorial australiana apeló su extradición, que fue aprobada formalmente por la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, el mes pasado. "También instamos al gobierno australiano a que intervenga de inmediato en el caso para poner fin a esta pesadilla", dijo Shipton.

  Los partidarios de Assange realizaron protestas el viernes y también este sábado, incluida una en un autobús turístico de Londres de dos pisos con techo descubierto que pasó frente a los edificios del gobierno británico en Westminster.

 

Una de las manifestantes, Gloria Wildman, de 79 años, dijo a la Agence France-Presse que Assange "ha estado en prisión por decir la verdad. Si Julian Assange no es libre, nosotros tampoco; ninguno de nosotros es libre", agregó. 

 

   Decenas de grupos de derechos humanos, periodísticos y de otro tipo condenaron la extradición inminente de Assange y el ataque del gobierno de EEUU contra un periodista que denunció y presentó pruebas de crímenes de guerra estadounidenses en Afganistán e Irak.

   En una declaración este sábado, el Sindicato de Periodistas de Australia dijo que "los cargos contra Assange son una afrenta a los periodistas de todo el mundo y una amenaza a la libertad de prensa".

   Assange, que sufre problemas de salud física y mental, incluidos problemas cardíacos y respiratorios, enfrenta cargos estadounidenses formulados bajo la Ley de Espionaje de 1917, aunque no se lo acusa de espiar, sino de haber recibido y publicado documentos secretos del gobierno y del ejército, por los que pude ser condenado hasta 175 años de prisión.

   Entre los materiales clasificados publicados por WikiLeaks, muchos proporcionados por la denunciante Chelsea Manning, se encuentran el infame video "Asesinato colateral", que muestra a la tripulación de un helicóptero del ejército de EEUU ametrallando a un  grupo de periodistas en Bagdad, entre ellos dos de la agencia Reuters.

   Según el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas, Assange ha estado privado arbitrariamente de su libertad desde que fue arrestado el 7 de diciembre de 2010. Desde entonces ha estado bajo arresto domiciliario, confinado durante siete años en la Embajada de Ecuador en Londres, mientras fue protegido por la administración del expresidente ecuatoriano Rafael Correa y encarcelado en la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres.

   Los defensores cuestionaron la afirmación de la ministra Patel de que la extradición no afectaría "sus derechos humanos, incluido su derecho a un juicio justo y a la libertad de expresión". 

   En un video publicado por WikiLeaks , el parlamentario conservador británico David Davis dijo que "la simple verdad es que Assange no obtendrá lo que consideramos un juicio justo en EEUU. Y además de eso, hay un problema más amplio de desequilibrio en el tratado de extradición entre el Reino Unido y EEUU", afirmó. "Cuando EEUU solicita una extradición de Gran Bretaña, debe tener una sospecha razonable y el ministro del Interior debe procesar la solicitud".

   "Cuando Gran Bretaña solicita una extradición a eeuu, tenemos que demostrar una causa probable, y el secretario de Estado estadounidense no está obligado a procesar esa solicitud", señaló Davis.

 

"El efecto de esto aparece en las estadísticas: muchas, muchas más personas son enviadas a EEUU de las que son enviadas a Gran Bretaña para enfrentar un juicio penal".

 

   El parlamentario agregó que los británicos extraditados "se enfrentan a un sistema de justicia extranjero" en el que "son encadenados como ranas, son encarcelados con criminales endurecidos, se les niega el acceso a documentos legales, se enfrentan a sistemas realmente coercitivos de acuerdo de culpabilidad" que esencialmente dicen que se declaran culpables o se enfrentan a una gran cantidad de tiempo en prisión". "Ese tipo de cosas", dijo Davis, "no brinda el tipo de sistema de justicia al que estamos acostumbrados en el Reino Unido".