Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219530

Mele solo les quiere agradecer

Recibía donaciones para Cáritas en la parroquia San Javier. Junto a su marido, Horacio, siempre estuvieron muy involucrados con la comunidad.

Varios años ya hacía que Mele se encargaba de recibir las donaciones destinadas a Caritas en la Parroquia San Francisco Javier de Resistencia, sin contar que su vínculo e involucramiento con el templo venía de mucho tiempo antes. Tanto de ella como de su esposo, fallecido en 2020, Horacio Monzón.

Un mes atrás, cuando comenzaron a sentirse los fríos intensos, la mujer envío un mensaje a los contactos de la comunidad parroquial solicitando donaciones de abrigo para la gente en situación de calle, para pequeños y adultos, porque el invierno aún no empezaba pero ya mostraba su crudeza. Este mensaje llegó a NORTE que reflejó en varias oportunidades la convocatoria bajo el título "el frío se siente y la solidaridad es urgente", llamando a acercar calzado, frazadas y otros abrigos a la San Javier. Se trataba de la difusión de una campaña más, de las tantas, en este caso ni siquiera organizada, surgida solo del pedido de una mujer.

El recuerdo de Mele y Horacio Monzón.

"Con el tema del diario nos trajeron de todo… Una señora muy mayor de la zona de 25 de Mayo y Wilde incluso salió a recolectar ropas y abrigos en su cuadra y nos los hizo llegar" c ontó Mele a una joven colaboradora. "Cómo será que funcionó que se comunicó Desarrollo Social y nos trajo frazadas de una plaza, re bien" , le dijo con notoria satisfacción.  Pero en ese mismo mensaje de audio, la mujer quería hacerle un pedido a su interlocutora: "el gesto de la gente es enorme, traen, dejan y se van. Sería lindo darles algo, una tarjeta de agradecimiento para que sepan que su donación tiene buen destino" , le explicó.

Hace pocos días, los miembros de la comunidad de la parroquia se conmovían al conocer que Mele partió al descanso eterno, un impacto similar al que sintieron unos años antes con el fallecimiento de su esposo, Horacio. Para muchos fue algo sorpresivo, no todos sabían que sobrellevaba una delicada situación de salud, a pesar de lo cual ella se mantenía activa e involucrada en su labor solidaria.

Su idea de las tarjetas de reconocimiento no pudo hacerse, aunque con esta breve mención a través de NORTE, quienes la conocieron quieren hacer llegar dicho agradecimiento en nombre de Mele a todas las personas que practican la solidaridad día a día, poniéndose en el lugar de quien más lo necesita, sea con un gesto grande o pequeño, todo siempre es bienvenido.

 "Me gustaría que se lleven algo… un agradecimiento" , había deseado.

Que el agradecimiento de Mele llegue a todos.