Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219328

CARTAS DE LECTORES

VALORAR Y CUIDAR LA VIDA CONTRA LAS DROGAS

Señor director de NORTE: 

Querida mamá, querido papá, querido esposo, queridos hermanos, querida familia. Quiero ayudarte a redescubrir que en este dolor inmenso que causa el consumo de drogas y que también provoca mucha vergüenza, mucho aislamiento, mucho el qué dirán y muchas frustraciones en especial en la familia, donde cada uno quiere hacer la suya en vez de unificar esa fuerza para que junto se pueda salir. 

Hoy te hablo contándome mi experiencia en el acompañamiento que el Señor, María Santísima y San José me dio la oportunidad de compartir, de estar, de experimentar con el corazón de tantos hermanos que están luchando. 

Es una lucha de todos los días, es un sí de todos los días y solamente esto se hace posible desde un amor que nos sostiene que es el amor de Dios. Acompañando, haciendo redescubrir los verdaderos valores, el don tan preciado de la vida, volviendo a los valores normales de cualquier familia que tendríamos que tener, de un trabajo ordenado, de un estudio ordenado. 

Todo esto lo fui experimentado y fui acompañando en un tiempo que Dios me regaló de poder estar junto a muchos jóvenes en el Refugio San José. Ese refugio que es proyecto, pensado, amado en primer lugar por Dios. 

Quiero compartir que muchas veces podemos estar equivocados, pero te invito a vos papá, a vos mamá, a vos hermano, a vos familia en primer lugar que te pongas al lado de la persona que está sufriendo esta adición para que, con tu amor, con tus limites, con tu perseverancia, con tu testimonio pueda hacerle redescubrir que es posible, que es posible salir, que es posible recuperar la dignidad, el amor, los valores cuando nos dejamos amar de verdad por Dios y volvemos al cauce normal. 

Muchas cosas se pierden, muchas cosas pierden sentido, pero a vos papá, a vos mamá, a vos hermano te digo tenemos siempre la oportunidad de conocer el bien, el único bien que nos puede ayudar a escuchar, a valorar y a cuidar ese don tan precioso que Dios nos dio. 

Quizás muchos dirán, pero esto ya no va a poder cambiar más, esto está todo perdido. No, pensá en vos, pensá en tu hijo, pensá en tu hija y desde allí construí este mundo para que este consumo de droga te haga despertar a esta realidad tan dolorosa que vivimos.

Te invito a que intentes, te invito a que redescubras que siempre hay una oportunidad para volver al cauce normal de la vida que es hermosa, de la vida que no tiene precio, de la vida que nos regala Dios.

 Quiero darles las gracias a los jóvenes que están ahí en el refugio recuperándose, por esta voluntad que seguramente están trabajando, pero recuerden el consumo de droga es el decirle no todos los días. 

Les mando un abrazo fraternal y mi agradecimiento a todos y a cada uno de los que integran el Refugio San José, una obra de amor del Señor.  

HELENA MARINARO 

DNI 13.114.372

(LAICA CONSAGRADA)

RESISTENCIA