Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219252

Conocer el mar, el deseo cumplido de adultos mayores

Los viajeros de Sáenz Peña integraron una delegación de 54 adultos de distintas residencias de la provincia que viajaron a Chapadmalal y retornaron "con aires renovados"

SÁENZ PEÑA (Agencia) - La ilusión de conocer el mar no es solamente ‘cosa de niños‘, sino que también es un anhelo que muchos adultos mayores tienen pero la sociedad ‘se olvida‘ de preguntarles por sus necesidades y deseos. Conocer la costa argentina fue el pedido de los abuelos de las residencias de adultos mayores, un sueño que finalmente fue cumplido ‘porque es hora de recompensar el esfuerzo que han hecho toda la vida‘.

El hogar ‘San Roque‘ cobija a ‘abuelos‘ de Sáenz Peña y de poblaciones vecinas, muchos de los que se encuentran ‘solos en la vida o si tienen familia, casi no los visitan‘. La vida de ellos transcurre en el lugar que posee el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia en el mismo terreno que ocupa el Hospital 4 de Junio. En algunos casos, los menos, tienen contacto fluido con sus familias pero son los más los que están ‘solos‘ y sus lazos son los que habitan y trabajan en el hogar.

El deseo vigente de ese niño interior: conocer el mar. Toda una vida esperando concretar el sueño de ver el mar Argentino.

‘En la etapa de mayor cantidad de contagios con Covid-19 que tuvimos, cuando estábamos confinados, los adultos habían pedido conocer el mar y pudimos concretarles ese anhelo que disfrutaron y que los llenó de felicidad‘, contó a NORTE Gladis Moreira, responsable del hogar de adultos mayores ‘San Roque‘. La respuesta al pedido de los residentes en los hogares se concretó en coordinación con los ministerios de Turismo de la Nación y sus pares de Desarrollo Social nacional y del Chaco, gobierno provincial y Lotería Chaqueña.

‘Es hora de que recompensemos a nuestros mayores que tanto hicieron, porque han trabajado toda su vida para nosotros y es el momento en el que toda la ciudadanía tome conciencia de que hay que estar con ellos y ayudarlos, pero especialmente debemos escucharlos para saber qué es lo que ellos quieren‘, remarcó Gladis Moreira. Los viajeros de Sáenz Peña integraron una delegación de cincuenta y cuatro adultos de distintas residencias de la provincia que viajaron el 13 de junio a Chapadmalal y retornaron, ‘con aires renovados‘, el 21. El viaje comprendió la visita a Mar del Plata y Miramar. La actividad estuvo enmarcada en el mes en el que se conmemora el 15 el día de la ‘toma de conciencia al no maltrato, la violencia y la discriminación de nuestros adultos‘. Fueron parte del viaje las residencias de Sáenz Peña, la San Antonio de Quitilipi, San José y Esperanza de Resistencia y un grupo de Vilelas.

ADULTOS CON ALMA DE NIÑO

En el mundo de los adultos, la costumbre es interrogar al niño sobre qué le gusta, cuál es su deseo, con qué sueña y nos olvidamos que hay una etapa de la vida, la de la ancianidad, que también necesita de esas preguntas. Los abuelos, los ancianos, también tienen sueños esperando cumplir y necesitan que se les consulte por ellos. La pregunta en el hogar de adultos mayores fue esa en plena pandemia y la respuesta fue conocer la inmensidad del mar. El sueño no era imposible de cumplir en un país que tiene todos los paisajes, solamente hacía falta darle curso al deseo ‘de conocer el mar‘. ‘La carita de felicidad de ellos nos hace comprender el valor que tiene escucharlos y saber sobre sus anhelos‘, resumió Moreira. El niño que todos dicen llevar dentro se apoderó de los cuerpos de esos hombres y mujeres añosos ‘porque se caminaron todo, ningún dolor sintieron‘. ‘Tenemos tanto que aprender de ellos porque no se cansaron ni sintieron dolor alguno con tanta caminata y recorrida de distintos lugares de la costa argentina‘, mencionaron los acompañantes del viaje de los ‘abuelos‘.

Esos niños en cuerpo de ancianos visitaron museos, lugares emblemáticos de la zona costera y el mar, la visión del tan soñado mar se hizo realidad. La visita incluyó el puerto de Mar del Plata ‘y muchos otros lugares lindos, además de caminatas en la playa y recorridas por museos en los que conocieron la historia de esas ciudades emblemáticas de la Argentina‘.

VIAJE SOÑADO

El viaje fue catalogado como ‘hermoso‘ por los adultos que hicieron un largo trayecto en ómnibus para llegar a ver el inmenso Mar Argentino ‘y no se quejaron por nada‘.

La alegría primó, inclusive en el hotel número 2 del complejo de Chapadmalal que los recibió y cobijó durante la estadía en la costa. Durante la estadía no faltaron las actividades recreativas, bailes, juegos y toda una dinámica de animación preparada por un grupo del área de Turismo que ofreció horas y horas de alegría a los adultos que hicieron más de mil kilómetros y así pudieron cumplir con el deseo de toda una vida de conocer el mar. ‘Fueron días ciento por ciento de alegría‘, concluyó Gladis Moreira, que adelantó que ‘la idea es continuar con los viajes.