Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/219097

La escuela agrotécnica de Pampa del Infierno en pleno auge

Pampa del Infierno (Agencia) – Los vientos de innovación y de ser precursores, se avizoró en varios profesores del actual colegio Virgen de Itatí, quienes observando el contexto de la zona que de a poco se volvía agrícola.

El colegio virgen de Itatí, de gestión privada, comenzó con otra opción: la escuela agropecuaria a principios de 1990. 

Aunque en ese entonces para culminar la finalidad agropecuaria, los alumnos debían trasladarse hasta la ciudad de Charata. Recién en el año 2012 comienza a funcionar la Escuela Agropecuaria como tal con la posibilidad de egresar ya con el título de técnico agropecuario en la misma localidad. Y al a fecha ya tiene la quinta promoción de flamantes técnicos agropecuarios.

Hoy en día los alumnos que asisten a este colegio cuentan con un predio de 45 hectáreas, donde realizan sus prácticas de estudio profesional. Este predio ubicado en el extremo norte de la localidad se encuentra diversificado en varios sectores, aulas, siembra de forrajes, cría de cerdos, algunos vacunos, sectores de huerta y de apicultura. Esta modalidad cuenta con alrededor de 30 profesores. Y unos 120 alumnos. Su próxima promoción de egresados será de unos 15 nuevos profesionales.

NORTE visitó el predio donde se realizan las prácticas de los alumnos , conocido comúnmente como el "Campito. ME recibió de manera agradable el profesor Adrián González, y luego continúe el recorrido del lugar con la coordinadora general, la profesora Mónica Gabutti. El recorrido es agradable, visitamos el campo de siembra en donde los alumnos se interiorizan en el manejo de una sembradora.

La charla se inicia rodeado de un frio viento norte. La profesora Mónica Gabutti cuenta que "es un trabajo gratificante, a veces cansador pero los alumnos tienen un compromiso de profesionalismo muy preciso, por las horas de tiempo áulico y de las practicas".

"Tener un campito organizado y ayudar a nuestras familias que viven en el campo" recalcaron varios alumnos. Otros apuntan " vamos a conseguir algún " campito" y vamos a implementar lo que nos enseñaron".

"Si pasan el segundo año, seguro culminan sus estudios porque esta dinámica de estudio los mantiene ocupados y crea en ellos una responsabilidad muy particular y una constancia férrea "asegura el profesor Ricardo Arcieri; quien fue uno de los precursores en esta iniciativa de la escuela agropecuaria; ya que esta modalidad cuenta con seis años para obtener el título. Este profesor es un apasionado en esta temática rememora "primero se compró el campito allá por 1987, y de apoco se realizo todo, pero ya los chicos tenían otra opción, que además les permite si tienen familias en el campo ayudarlos de una manera muy particular, o ellos como egresados pueden insertarse en el mundo agrícola que día a día crece en la zona". Indica la profesora Gabutti "pretendemos generar mano de obra calificada para que los productores agroganaderos, puedan contar con profesionales en la misma localidad, y estos profesionales puedan también insertarse en el mundo laboral agrícola; y en las empresas que se dedican al rubro agrario".

Algunos de los profesores dedicados a las prácticas profesionales de los alumnos son: Marcos Marchek, Adrián González, Héctor Janzuck, Ricardo Arcieri , Jorge Espíndola, Griselda De Domingo, Yohana Mendoza, Vargas. Verónica Palacios y la profesora Mónica Gabutti, quien es además la coordinadora de este predio. Conto "coordino las actividades y llevo las inquietudes del equipo de profesores al colegio para que la dirección del mismo implemente de acuerdo a lo que se considere necesario en la escuela agropecuaria".

"Como no son numerosos, la especialización es más específica, lo cual redunda en beneficios para el mismo alumno" agrega "el próximo 6 de agosto es la fiesta del técnico agropecuario siempre se festeja y se mismo mes se invita a los 7° escuelas; y los alumnos de sexto año son los encargados de recibirlos", contó.

Gestando profesionales

La modalidad de seis años es ardua para los estudiantes, cuenta la profesora Gabutti."El hecho de que sean seis años, se les complica, pero creo que ayuda en ellos a definir su opción para estudiar una carrera profesional relacionada con la temática agraria o no, eso dependerá de ellos".

"Se genera una cultura de trabajo, responsabilidad, y constancia" apunta "y también es cierto que ellos tienen prácticamente todo su tiempo ocupado entre lo teórico y lo práctico, pero siempre buscamos el equilibrio para que el alumno se sienta motivado y con ganas de seguir estudiando".

El profesor Ricardo Arcieri indica que "la preparación está enfocada a varios puntos, del que hacer de la producción rural, como, por ejemplo; avicultura, horticultura, apicultura, chacinados y derivados del cerdo, ganadería menor, maquinaria y mecánica, arboricultura, clima y suelo, regionalización, agroecología, manejo de forrajes, sanidad animal y vegetal; y en varias materias se realiza la práctica profesional acá en el predio mismo". Y señala  que" incluso el alumno que cuente con su parcela de campo, puede generar su pyme rural, además la experiencia se forja, más el contenido teórico y practico que tienen ellos". Además, estos profesionales podrían como consultores agropecuarios o asesores rurales. Apunta la profesora Gabutti " en la actualidad nuestra zona es netamente agrícola, y por ello mismo nuestros alumnos cuentan con una base solidad para iniciarse en carreras como veterinaria, ingenieros agrónomos o administración rural de empresas, y también ahora las mismas empresas e inclusive las cooperativas nos solicitan referencias de alumnos para que ellos tengan la opción de profesionales en la misma localidad".

Necesidades en vísperas de proyecciones nuevas

Cuentan los profesores "no recibimos mucha ayuda estatal por ser de gestión privada, si bien es cierto que somos reconocidos por el INET; mucho de lo que se genera, es decir en materia productiva en este predio, se vende para ir invirtiendo en las mismas instalaciones del " campito" - como cariñosamente lo llaman ellos – ahora tenemos un grupo de alumnos que están realizando un curso virtual instrumentado por la bolsa de cereales de Buenos Aires, quienes obtendrán su certificado" señala.

" Nos falta tecnología, pero tenemos un base solidad y una amplia idea de proyección, una necesidad inmediata seria contar con una instalación para tambo con una máquina de ordeñe, mas instalaciones para los animales, mangas y un " cargadero", además de herramientas propias del quehacer rural " y en el Último tramo los profesores alentaron " el pueblo tiene que conocer e interiorizarse, y apoyar a la institución, por la iniciativa general de generar profesionales en la localidad para la localidad, además de crear en ellos una impronta personal parta desenvolverse autónomamente en el mundo del trabajo agropecuario con la idoneidad técnica y científica para participar de trabajos en equipos orientados hacia formas asociativas en el campo laboral y social, de brindar asesoramiento, de actuar como agente multiplicador de nuevas propuestas, organizar y manejar pequeños emprendimientos agropecuarios, además de insertarse en las cooperativas de la zona por lo cual tratamos de que la formación profesional, dentro de las etapas de formación educativa sean claves para el ingreso de los alumnos al sistema laboral, más en un sector tan dinamizado por la innovación y la tecnología".