Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/218298

Veredas: "autovías" para la libre circulación de motos

El tránsito en Sáenz Peña sigue siendo una tarea difícil y a su vez cada vez es más peligroso, cuando circulan libremente por las aceras.

SAÉNZ PEÑA (Agencia) - En el caótico tránsito de Presidencia Roque Sáenz Peña, el control de las motocicletas sigue siendo una tarea difícil ya que los vehículos aumentan en cantidad pero la calidad de conducción es cada vez más peligrosa para propios y ajenos, inclusive en las veredas por las que circulan libremente.

Las veredas son autovías de libre circulación para las motos. En la imagen, una mujer que sale de un comercio se encuentra con una motocicleta que circula a gran velocidad.

Las aceras, en la diagramación de una ciudad, tienen por objetivo que los peatones se desplacen con seguridad de un lugar a otro. Pero, a veces, en la segunda ciudad del Chaco, algunos motociclistas las toman como si fueran autopistas y transitan por ellas a toda velocidad.

La circulación sin control que realizan los rodados por las aceras se la puede observar en cualquier lugar de la ciudad, mostrando la zona céntrica una clara postal de lo que ocurre diariamente: peatones esquivando motos que marchan a su antojo por un sector por el que no deberían transitar.

LIBRE CIRCULACIÓN

La situación harta a los vecinos ya que no existe control alguno sobre esta irregularidad. Las redes sociales son el lugar en el que los damnificados manifiestan su bronca. Con una filmación de una cámara de seguridad, días pasados, una ciudadana descargó su bronca en las redes al relatar y mostrar cómo cuando salía de un local comercial era ‘atropellada‘ en la vereda por una moto que era conducida por una mujer que llevaba detrás a una niña. En la imagen se veía claramente cómo el motorodado marchaba ‘como sin nada‘ por la acera y luego de embestir al peatón, continuó circulando sin que nadie interviniera. La situación, que esta vez fue expuesta públicamente, se repite a diario. Salir de un local comercial o de una vivienda implica mirar hacia todos los costados antes de apoyar el pie en la vereda para tratar de no ser atropellado. Y en horario escolar, las veredas más ‘peligrosas‘ para el caminante son las de las escuelas ya que madres y padres retiran a sus hijos de las puertas del establecimiento y marchan por las aceras que se convierten en autovías de doble mano.

DESAFORADOS

Las motos ‘le ganan‘ a cualquier intento de ordenamiento que se pretendió realizar en la ciudad, inclusive hicieron que fracasaran muchas de las dársenas de estacionamiento que pretendían quitar la costumbre de anclarlas en las aceras.

Las motos siguen utilizando la zona peatonal como ‘garaje‘, causando también inconvenientes al traslado seguro de personas invidentes o con limitaciones físicas. Ni siquiera se logró regularizar la situación de cada uno de los motovehículos que circulan por la ciudad, la mayoría de los cuales carecen del patentamiento, sus conductores ‘nunca hicieron el curso de conducción y menos aún tienen carné habilitante‘.

Temas en esta nota

Sáenz PeñaMotosTránsito