Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217851
DURANTE UN PASEO PREVIO A LA REUNIÓN CON GOBERNADORES DE LA UCR EN CORRIENTES

Larreta promovió su candidatura presidencial en la peatonal de Resistencia

Durante la recorrida un vecino le planteó que ya no puede comer asado. El funcionario disparó contra la inflación y la inseguridad.

El intendente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y dirigente nacional del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, recorrió ayer al mediodía la peatonal de Resistencia. Esta visita se desarrolló poco antes de que participe en Corrientes en una reunión con gobernadores radicales para "intercambiar experiencias e ideas y ver cómo podemos trabajar juntos, con el foco puesto en el medio ambiente, que es una prioridad".

En su paseo por la peatonal, fue abordado por un vecino que le planteó que ya no puede comer asado debido al exorbitante precio actual de la carne.

Larreta estuvo acompañado por los dirigentes del PRO, Lucas Figeras y Marilú Quiroz. También, los precandidatos a gobernador por el radicalismo Leandro Zdero y Juan Carlos Polini. Asimismo, Alicia Terada de la Coalición Cívica realizó la recorrida.

El jefe comunal conversó con vecinos que estaban trabajando o haciendo compras. Y en ese derrotero se encontró con alguien que le planteó la imposibilidad de comer asado por el aumento de precios.

Si bien la actividad no duró mucho tiempo, alcanzó para que el dirigente nacional del PRO y uno de los precandidatos a presidente de la Nación pueda hacer campaña en una jurisdicción clave del NEA.

"Veo al Chaco con preocupación. Recién una persona me decía que le habían prometido el asado y que no lo podían comer, el tema de la inflación es terrible, no se llega a finalizar la semana, realmente es muy preocupante", comentó.

"Veo un problema de necesidad enorme en la provincia y en el país entero. Argentina necesita un cambio", planteó.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dialogó con los medios chaqueños en el hotel Amerian.

"Me preocupa que no tengamos un rumbo. El problema de la inflación, que es un flagelo para todos los argentinos, es producto de que no tenemos un plan. Hace seis meses nos hablaron de control de precios. Yo dije que era una locura, que no había funcionado nunca y ahora, seis meses después, no solo no mejoró, sino que empeoró", dijo.

"Me preocupa la inseguridad acá en el Chaco, en el gran Rosario, en el conurbano bonaerense y en muchos lugares. Es algo que se puede mejorar con un plan, con decisión política, con firmeza; como hicimos en la Ciudad de Buenos Aires, donde todos los delitos bajaron, empezando por el delito más grave que es el asesinato. El plan se puede llevar a todo el país. No hay soluciones mágicas ni de un día para el otro, pero demostramos que se puede", afirmó.