Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217518

El aeropuerto de Sáenz Peña, una postal de abandono y la destrucción

Sin vuelos se convirtió en tierra de nadie. Todos los anuncios de reactivación quedaron en la nada. Alimañas y mugre en vez de pasajeros y aeronaves.

SÁENZ PEÑA (Agencia) – Los aeropuertos en el mundo son la imagen de presentación del lugar al que se arriba, pero el del Presidencia Roque Sáenz Peña no es el mejor portal de presentación de la ciudad ya que está totalmente abandonado, lo que se traduce en destrucción de un emblema del centro chaqueño.

El aeropuerto de Sáenz Peña es una abandonada puerta de acceso al centro chaqueño.

El abandono del predio y las instalaciones del aeropuerto de La Termal no solamente es en infraestructura, también es en presencia física de los responsables del espacio. En el lugar "no hay nadie", solamente se encuentra un efectivo policial que cumple la orden diaria de estar en el edificio de la terminal aérea. Solamente el policía y un único perro que quedó de los que habían hecho del aeropuerto su hogar. En la observación se destaca un detalle, hay otras presencias de seres vivos: ratas y ratones que deambulan libremente entre la mugre que rodea al edificio que debería recibir a los pasajeros, si los vuelos llegaran.

En conclusión, luego de la recorrida que realizó NORTE por el predio de la terminal y sin encontrar a nadie que explique lo que ocurre, si el aeropuerto es una  puerta de ingreso a la ciudad, se estaría ingresando a un lugar tétrico y abandonado.

La imagen que devuelve el lugar es lamentable: en la zona de parquizado los pastos altos, los baños públicos clausurados y rotos, la lomada del acceso que sostenía la palabra Sáenz Peña destruida, quedando entre las malezas apenas un par de letras. El edificio en su interior muestra una sala de espera desmantelada, sin los mostradores por los que deberían pasar los pasajeros antes de abordar y en el exterior, los pastizales que avanzan sobre el acceso y puerta principal, además de un frente con los restos de la base de una escultura que alguna vez existió. Así se ingresa por aire a la segunda ciudad del Chaco.

ANUNCIO DE VUELOS 

La postal es lamentable pero ningún viajero la puede ver porque los vuelos comerciales no llegan desde hace más de diez años, aunque en diciembre del 2021 se anticipaba desde el Ejecutivo provincial que en marzo (de 2022) los aviones volverían a tocar la pista del aeropuerto "Primer Teniente Jorge Eduardo Casco". Es válido mencionar que el nombre fue impuesto en agosto de 2014 en homenaje a un ex combatiente de la guerra de Malvinas, fallecido en acción.

La estación aérea carece de mantenimiento y es tierra de nadie.

El 1 de diciembre de 2021, el gobernador Jorge Capitanich había dicho a NORTE que se trabajaba "intensamente para avanzar en una fecha tentativa para retomar los vuelos desde el aeropuerto de Sáenz Peña, que sería el mes de marzo si se dan las condiciones generales en cuanto a operatividad y confirmación de los organismos pertinentes". En esa ocasión también mencionó que "las perspectivas a nivel nacional establecen nuevas posibilidades de integración aérea del Chaco y en este marco ‘hemos planteado el estudio de un plan de vuelos desde el aeropuerto de Sáenz Peña, y en tal sentido vemos el interés de comerciantes, empresarios, entidades intermedias e intendentes de todo el interior chaqueño que consideran una necesidad para la integración regional‘.

La intención hasta la fecha no se concretó y lejos estaría de hacerse realidad si se tiene en cuenta lo destruido que está el predio y las instalaciones de la única estación aérea que se tiene Chaco adentro.

SIN RESPONSABLES

Del lugar nadie se hace responsable hoy. Solamente un espacio está bien cuidado y es el que ocupa la estación meteorológica del Servicio Meteorológico Nacional. El resto es tierra de nadie.

La destrucción de su infraestructura no augura un pronto retorno de la actividad comercial a la terminal aérea de la segunda ciudad del Chaco.

En la consulta, lo que se pudo saber es que el predio pasó por varias gestiones de mantenimiento, todas empresas privadas que obtuvieron la concesión del servicio de limpieza y cuidado del espacio, desconociéndose a quién le corresponde el acondicionamiento del edificio de la terminal. Las empresas a las que se les concedió el mantenimiento fueron distintas, todas de reconocidos nombres del empresariado saénzpeñense, hasta que un último período que los trabajos fueron realizados por Vialidad Provincial que ahora también habría dejado de estar en el lugar.

Algunas maquinarias se ven trabajando, pero son la de productores que tienen el permiso de siembra en tierras que están dentro de las 750 hectáreas que corresponden a la estación aérea. En consecuencia, si llegaran visitantes se encontrarían con algodonales que están listos para ser cosechados, siendo el único emblema de Sáenz Peña que sobrevive en un aeropuerto destruido.