Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217368
Quitilipi

Detuvieron a dos hermanos por la salvaje agresión que sufrió un jubilado de 91 años en medio de un robo

Detuvieron a los dos malvivientes que golpearon salvajemente al vecino de la ciudad de Quitilipi Osvaldo Calvo, un jubilado de 91 años, a quien los dos jóvenes, que serían hermanos de 18 y 16 años, ayer viernes en horas de la madrugada, lo sometieron a varias clases de tortura para que el anciano, les dijera donde tenía un supuesto dinero en su domicilio.

 Personal de la comisaria de esa localidad, luego de la descripción por parte de la víctima, y algunos vecinos que aportaron datos de dos sospechosos, pudieron dar con la identidad de los agresores del vecino, que fue cruelmente golpeado ayer viernes en horas de la madrugada, en su domicilio cuando irrumpieron los dos jóvenes. 

En el hecho, tomo intervención la Fiscalía 4 de Gustavo Valero, que dispuso la aprehensión de las dos personas sindicadas por el ataque a Calvo, en el caso del menor de 16, corrió vista para el Juzgado de la Niñez y Adolescencia N1 a cargo de Lorena Bettiana Hruza.  

Dos horas de tortura

Un familiar del jubilado, comentó en sede policial que "al ingresar los dos delincuentes lo despertaron con gritos y amenazas, poniéndole un cuchillo en la garganta mientras le exigían dinero".

"Eso fue el inicio de dos largas horas de tortura por parte de los inescrupulosos, que no sintieron la más mínima sensación de lástima por una persona de más de 90 años".

"Que apenas ingresaron, con una botella con miel que tenía en la pieza lo golpearon salvajemente en la cabeza y la cara, cayendo la víctima en un charco de sangre".

"Fueron dos largas horas interminables, revolvieron todo y se llevaron algunas cosas. Tras la huida de los sanguinarios delincuentes, el jubilado se levantó como pudo y pidió ayuda gritando desde la ventana, porque no encontraba las llaves para salir".

Un vecino escuchó los pedidos de auxilio y alerto rápidamente a los familiares, quienes cuando ingresaron a la vivienda, "lo encontraron todo bañado en su propia sangre, y lleno de cortes en la cara, con el rostro totalmente desfigurado, pero estaba consciente y relató lo ocurrido", a los familiares y vecinos que llegaron al lugar.