Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217260

80 años del Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste

En 1938 el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Tucumán, resuelve crear el Instituto de Medicina Regional, motivado por la alta incidencia y expansión del Paludismo en esa provincia. 

Recién el 1 de mayo de 1942 el organismo se puso en marcha bajo la dirección del doctor Cecilio Romaña, hasta entonces residente en Brasil, donde llevaba a cabo estudios en medicina tropical. 

El Instituto llevó a cabo una actividad científica y asistencial importante, estableciendo misiones de trabajo, en San Salvador de Jujuy y en Resistencia, Chaco. 

En 1954, se trasladó la sede central del organismo a la ciudad de Resistencia; donde al año siguiente, el Instituto de Medicina Regional pasó a depender de la recién creada Universidad Nacional del Nordeste, como el primer instituto científico de esa Casa de Estudios.

Desde sus comienzos el Instituto de Medicina Regional estuvo dedicado a la investigación científica, asistencia médica y enseñanza de las patologías regionales. El Instituto ha publicado entre 1944 y 1963 los "Anales del Instituto de Medicina Regional" y luego desde 1977 a 2011 el Boletín del Instituto de Medicina Regional, donde figuran la producción científica del organismo. 

Un importante número de investigadores de reconocido prestigio han trabajado en el Instituto, entre otros, Romaña, Alvarado, Canal Feijó, Del Ponte, Hack, Mayer; quienes han hecho aportes científicos para el conocimiento de las patologías regionales, particularmente en enfermedad de Chagas; leishmaniosis; toxoplasmosis; etc.

Podríamos considerar que el Instituto de Medicina Regional con Romaña tuvo un período de crecimiento, expansión y aporte científico en patologías de significación epidemiológica. Retirado Romaña el Instituto fue conducido por diferentes directores y comisiones de distinta orientación que no cumplieron  con los objetivos trazados. 

A partir de 1977 —bajo mi conducción y durante 35 años consecutivos hasta marzo de 2012 cuando me retiré por jubilación—se logró poner en marcha su recuperación con desarrollo y producción científica; cubriendo los cargos por concurso, y doctorándose el 60% del personal profesional, además de lograr títulos de especialistas y magister. 

El instituto se amplió ediliciamente y refuncionalizó con consultorios y laboratorios; dotándolos de moderno equipamiento. También se logró modernizar el tren rodante; informático; biblioteca; y otros servicios conexos. Destacando la creación del Museo que lleva el nombre de Cecilio Romaña con importante colección de materiales para ilustración y enseñanza. Habiendo obtenido en esa etapa de más de tres décadas, importantes premios nacionales e internacionales. Además de asociarse, luego de evaluaciones internacionales, a la Red AMSUD-PASTEUR (París-Francia), la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires oportunamente distinguió a los doctores Cecilio Romaña y a Jorge Osvaldo Gorodner incorporándolos como Académicos Nacionales de la citada institución centenaria en reconocimiento a su labor.

Al cumplirse el próximo1 de mayo 80 años del Instituto de Medicina Regional, sostenemos que deben mantenerse vigentes los objetivos trazados por sus fundadores. 

El Instituto debe cumplir con su función académica y asistencial, multidisciplinaria, de investigar las enfermedades regionales y prestar asistencia médica a la comunidad; formar recursos humanos profesionales y técnicos que comprendan a médicos; bioquímicos; veterinarios; biólogos; etc.; propendiendo a consolidarlo con innovación científico-tecnológica, y proyectándolo a un futuro promisorio para bienestar de la comunidad.  

Alfredo Lanari expresó: "El Instituto de Medicina Regional es una institución con tradición; que no hay tradición para lo malo o inepto y los que siguen tienen la difícil tarea de superar lo realizado".

Mi homenaje al Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste en estos 80 años de existencia.

 (*El autor es médico y doctor en Medicina (UBA): profesor honorario de Medicina (UBA); exprofesor titular de Infectología (UNNE); miembro de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires; miembro de Honor de la Asociación Médica Argentina; exdirector investigador del Instituto de Medicina Regional (UNNE); director del Doctorado de la Universidad Nacional del Nordeste en Medicina)