Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217078
El comunicador no contaba con la simpatía del gobierno de Kiev

Reclamo por periodista chileno desaparecido en Ucrania

El exoficial del Cuerpo de Marines estadounidense Scott Ritter condenó el silencio generalizado por parte del gobierno de Ucrania y los medios de comunicación occidentales frente al caso de la desaparición de Gonzalo Lira en ese país.

El exmarine también contó que el ejército estadounidense, el canadiense y el británico entrenaron a los neonazis ucranianos.

   El escritor y periodista chileno-estadounidense Gonazalo Lira, que residía en Ucrania, se trasladó de Kiev a Járkov tras el inicio de la operación militar rusa en ese país, y el último contacto que se tuvo con él fue el viernes 15 de abril a través de sus redes sociales.

   "Guardar silencio en el asesinato de Gonzalo Lira es ser cómplice de su posible muerte y de la muerte de todos los  periodistas que persiguen la verdad, incluso si va en contra de la  narrativa dominante. El pensamiento crítico no debería ser una sentencia de muerte. Desafortunadamente para Lira parece que lo fue", asegura Ritter.

   En su escrito –titulado "Un periodista estadounidense desaparece en Ucrania. El silencio es ensordecedor"-, el exinspector de armas y jefe de la Unidad de Ocultamiento de la Comisión Especial de las Naciones Unidas criticó la pasividad de los principales medios de comunicación frente al caso, que comparó con el del periodista saudí, Jamal Khashoggi, asesinado en el  Consulado de Arabia Saudita en Estambul, el 2 de octubre de 2018.

   En su opinión, el manejo tan diferente de esas dos situaciones es un claro reflejo de la "doble moral" existente a la hora de condenar o denunciar ese tipo de hechos. "Lira fue crítico del gobierno de Zelenski. Khashoggi tampoco estaba muy a favor del gobierno de su país y trabajaba para el Washington Post. No obstante, su crimen sí provocó de inmediato conmoción y el clamor generalizado de la prensa. La desaparición de Gonzalo Lira debería haber desatado indignación y llamados a una investigación por parte del gobierno y los medios estadounidenses amantes de la libertad", consideró.

  Al mismo tiempo, Ritter encontró inaceptable que el alcalde de Járkov, Igor Térejov, no haya sido llamado por los colectivos de periodistas, tanto extranjeros como estadounidenses, para "dar  cuenta de las acciones de Serguéi Velichko y la Unidad Kraken".

 "Es hipocresía en su forma más alta, especialmente dada la insistencia de estas mismas entidades en investigaciones similares sobre las denuncias de supresión de la libertad de expresión periodística en Rusia", subrayó el norteamericano. Velichko es un comandante del batallón ultranacionalista ucraniano Azov (al que  pertenece la Unidad Kraken), a quien varios informes identifican como el secuestrador del comunicador chileno.

   El mismo paramilitar también fue acusado de cometer crímenes contra prisioneros rusos apresados en ese país. "Que el Gobierno estadounidense no haya exigido al presidente Zelenski que inicie una investigación inmediata sobre el destino de Gonzalo es una tomadura de pelo", escribió.

"No se queden callados"

   El exagente de las Naciones Unidas explicó que conoció a Gonzalo a finales de marzo, cuando el también cineasta lo contactó para una entrevista. En esa oportunidad, el periodista expresó "una clara preocupación de que el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) lo estaba buscando", aseguró el exmarine, quien le mostró su preocupación por trasmitir desde Járkov, donde se libraban  combates.

   Lira afirmó que estaba "tomando precauciones", pero en un segundo dialogo que mantuvieron el 11 de abril parecía preocupado porque "las autoridades de Kiev no solo estaban disgustadas con lo que él reportaba desde el frente, sino que lo estaban buscando activamente", dejó en claro en su artículo.

   Mientras aumenta la incertidumbre sobre el paradero del escritor sudamericano, solamente los medios independientes alzaron su voz de protesta, asevera Ritter, quien hace un llamado para que tambiénh se denuncien los crímenes del presidente ucraniano Vladímir Zelenski.

   En su opinión, el mandatario "incorporó la odiosa ideología de la Alemania nazi, dando voz a su lógica llena de odio y facultando a sus secuaces para silenciar las voces de quienes, como Gonzalo  Lira, se atrevieron a decir la verdad al poder".

   "No se queden callados ante el actual esfuerzo colectivo por silenciar la disidencia. De lo contrario, la libertad de expresión y las ideas que se manifiestan en ese concepto morirán, y no quedará nadie con capacidad moral para llorar su pérdida",  concluyó.

EEUU entrenó a los neonazis

   El exoficial del Cuerpo de Marines de los EEUU, Scott Ritter, había revelado en marzo que el Ejército de su país entrenó a los neonazis en Ucrania y contribuyó a su expansión dentro del aparato estatal.

 

En una entrevista con el periodista George Galloway, Ritter dijo que los ejércitos estadounidense, británico y canadiense entrenaron a los neonazis afiliados a la Brigada Azov en Ucrania,  quienes luego tomaron el poder en el país.

 

   Destacó que unidades militares extranjeras de los EEUU y la Unión Europea visitaron Ucrania para formar grupos nacionalistas extremistas en el oeste del país; esos grupos luego derrocaron al presidente legítimo electo del país y comenzaron a aplicar políticas de violencia e intimidación contra la población.

   El exoficial afirmó que un destino similar le habría sucedido al actual presidente, Vladimir Zelensky, si no hubiera incluido a esos grupos nazis en las fuerzas ucranianas y les hubiera dado carta blanca en todas partes, según un cable de la agencia SANA publicado en su momento por Newsweek.