Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/216627
Producto de LOS SOMETIMIENTO S EMBARAZÓ A LA VÍCTIMA

Declararon culpable a un municipal que abusaba de su hija en un galpón

Carlos Oviedo fue encontrado culpable de abusar de su hija, desde que ella tenía cinco hasta los 19 años, quien además quedó embarazada.

Carlos Atilio Oviedo, que fue juzgado por doce ciudadanos (seis varones y seis mujeres), fue declarado culpable por ‘abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa agravado por el vínculo‘.

Carlos Atilio Oviedo, durante la transmisión de la lectura del veredicto que lo halló culpable. El chacal llevaba a su hija al galpón que debía cuidar, donde abusaba de ella.

El debate se realizó en el Centro de Estudios Judiciales de Resistencia y la jueza técnica fue Julieta Dansey de la Cámara Segunda en lo Criminal, el fiscal de Cámara Juan Martín Bogado y los defensores del condenado fueron Héctor Vicente Cabrera y Daniel Eduardo Sánchez.

Oviedo llegó al juicio con prisión preventiva y el jurado popular dio por acreditado el requerimiento que había elevado el Ministerio Público Fiscal.

El fiscal de Cámara, Juan Martín Bogado.

En los próximos días, Dansey tendrá que convocar a una nueva audiencia para establecer el monto de la condena que deberá cumplir el chacal de Resistencia.

LOS HECHOS

Oviedo era sereno de unos galpones del municipio de Resistencia y su hija, que actualmente tiene 25 años, lo denunció por varios abusos que sufrió desde los cinco años, los que fueron cometidos en el domicilio que compartían con la familia en la capital chaqueña y en Formosa, donde también se perpetraron los ataques, aunque Oviedo fue juzgado por los abusos en esta provincia.

La víctima denunció que su padre comenzó a abusar de ella en 2010 y hasta 2016: los domicilios del horror fueron situados en calle Fortín Rivadavia, avenida Edison y en un galpón de calle La Cangayé .

Los abusos cometidos por Oviedo fueron todos bajo amenazas, y uno quedó trunco por la resistencia de la víctima que luego pudo denunciarlo.

Durante el juicio, hijos del depravado pretendieron desacreditar a la sobreviviente, pero fueron demoledores los testimonios de tías y conocidos a los que la mujer les confesó los hechos antes de radicar la denuncia.

Fueron contundentes las pericias forenses, tal es el caso del informe de una psicóloga que describió a Oviedo como ‘un lobo con piel de cordero‘.

Producto de los abusos, la víctima quedó embarazada, y la beba murió tras nacer prematura.