Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215888

La pandemia y el abandono escolar

Un informe publicado por Unicef Argentina, que analiza diversos aspectos relacionados con el regreso a las aulas de niños, niñas y adolescentes tras el levantamiento de las restricciones impuestas por la pandemia, revela que la combinación de la suspensión de la presencialidad escolar y el empeoramiento de la situación social y económica de muchos hogares afectaron la continuidad de las trayectorias escolares de un número significativo de estudiantes en todo el país.

Se trata de la Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población "Impacto de la pandemia en la educación de niñas, niños y adolescentes. Quinta ronda. Febrero 2022", realizada por la oficina local de Unicef con el objetivo de aportar evidencia sobre aspectos centrales del retorno a la presencialidad de los y las estudiantes y el modo en que sus familias acompañaron este proceso.

Según este sondeo, en 150.000 hogares (2,5% del total) al menos una o un estudiante abandonó la escuela durante el ciclo lectivo en curso. Pero no todas las regiones del país acusaron el impacto de la misma manera: el NOA y el NEA se vieron relativamente más afectadas por esta problemática, con el 5% y 4% de hogares con estudiantes desvinculados del sistema escolar, respectivamente. De manera similar -observa el informe- en los hogares más desfavorecidos se observó una incidencia mayor de interrupciones de la escolaridad (4%) en comparación con el resto.

El relevamiento pone de manifiesto, además, la importancia de la conectividad como herramienta para apuntalar la educación. En efecto, la encuesta halló que los hogares en los cuales los estudiantes no cuentan con computadora para realizar tareas escolares y no tienen acceso a internet en sus domicilios reportaron situaciones de abandono en mayor medida (5%). Consultados sobre los motivos que llevaron a este grupo de estudiantes a alejarse de la escuela, las personas adultas encuestadas destacaron como principales razones, en primer lugar, la dificultad que implicó para los chicos y las chicas sostener el ritmo de las clases y de estudio luego de mucho tiempo sin asistir presencialmente; luego el desinterés respecto de la escuela (ya no querían seguir estudiando); y el hecho de que habían comenzado a trabajar.

El informe sostiene que, si bien los avances del retorno a la presencialidad registrados durante 2021 constituyen un factor fundamental a la hora de proteger las trayectorias educativas y para fortalecer el vínculo de las y los estudiantes con las instituciones educativas, los efectos derivados de la suspensión de clases presenciales tienen consecuencias diferidas en el tiempo que es importante atender para evitar futuros abandonos.

Otro aspecto a tener en cuenta es el que revela que el impacto social y económico de la emergencia sanitaria sobre los ingresos de los hogares continúa generando una mayor necesidad de inserciones tempranas en el mercado laboral que interfieren con las posibilidades de sostener de la escolaridad, afectando en mayor medida a los segmentos más vulnerables de la sociedad.

"Son justamente estos sectores, que padecieron las consecuencias educativas, sociales y económicas de la pandemia con mayor intensidad y que tuvieron menores recursos para afrontar la suspensión de las clases presenciales, los que deben ser priorizados tanto en las políticas de revinculación escolar como también en las de fortalecimiento de las trayectorias educativas durante 2022", agrega el informe del organismo, para remarcar más adelante que el análisis en función de la situación socioeconómica muestra que la inserción ocupacional temprana tiende a aumentar entre adolescentes de hogares más vulnerables.

En lo que hace a la conectividad, el informe de Unicef advierte que persisten las desigualdades en el acceso a recursos de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en los hogares: el 42% no dispone de una computadora que pueda ser utilizada por las y los estudiantes para fines escolares y el 15% no cuenta con conectividad fija a internet. "Los hogares pertenecientes a las regiones del NOA y el NEA, así como también los que se ubican en los dos primeros quintiles de nivel socioeconómico son los más afectados por estas situaciones", observa el documento.

En este 2022, ya con presencialidad en las aulas, es necesario adoptar medidas integrales que tengan en cuenta los múltiples factores que tienen incidencia en el abandono escolar. Los esfuerzos de la comunidad educativa deben tener como objetivo facilitar el regreso a las aulas de los chicos que, por distintos motivos, dejaron de asistir a clases.