Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215472

Sorteos y cupones de $30.000 en el fiestón de Martínez para trabajadoras

El agasajo que brindó el intendente no reparó en gastos. Contrasta con el estado de la ciudad y con reclamos salariales de trabajadoras.

Resistencia viene mostrando un estado bastante deprimente en materia de condiciones de su infraestructura urbana, que se acentúa a medida que uno se aleja de la zona céntrica y llega a los barrios. Las obras de pavimentación son escasísimas y las calles de tierra nunca estuvieron más descuidadas. Sin embargo, esa austeridad franciscana en materia de cuidados de la ciudad contrasta con lo que la gestión municipal viene invirtiendo en cuestiones más superfluas, como los millones gastados para organizar carreras de kartings en el microcentro o en festivales como el del 2 de Febrero.

Intendente danzante. En la noche del lunes agasajó a empleadas municipales en el Centro de Convenciones.

Ahora Gustavo Martínez volvió a tirar la casa por la ventana. Esta vez el dinero de los contribuyentes se destinó a un suntuoso agasajo a las mujeres que trabajan en la comuna. Hubo sorteos, regalos, bandas musicales, un catering de primer nivel y cupones de compras de 30.000 pesos.

SE ARMÓ LA FIESTA

El propio intendente se encargó de difundir imágenes de la fiesta desde su cuenta de Instragram, con la consigna "se armó la fiesta". En las demás redes sociales, al mismo tiempo, algunas de las participantes de la celebración iban posteando otras fotos que permitían ver el despliegue hecho por la intendencia al organizar el evento.

De acuerdo con lo que algunas funcionarias posteraron en sus redes, la movida congregó a unas dos mil empleadas municipales. Martínez las agasajó con un catering muy cuidado y abundante, bebidas a tono y la actuación en vivo de bandas como Los Chaques, La Previa y K’pados.

Pero posiblemente el plato fuerte estuvo en los sorteos. A pocas horas de que sobre la ciudad comenzara a descargarse un temporal que anegó calles por la deficiente labor municipal en el mantenimiento de desagües, el intendente sorteó teléfonos celulares, motos, diversos artículos electrónicos par el hogar y cupones de compra de 30.000 pesos para ser utilizados en variados rubros, como locales de ropa y joyerías.

Uno de los regalos que se sorteaban: vouchers de compra por 30.000 pesos, además de motos y celulares.

El homenaje, seguramente merecido por sus destinatarias, también fue a contrapelo de lo que un sector de trabajadoras de la propia comuna venía solicitando: que en lugar de organizárseles una cena o una fiesta por el 8 de marzo, se mejorasen los salarios del secto