Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214860

Un mapa con parte del NEA en rojo revela lo que está en riesgo por la sequía

El informe oficial alerta por la suerte de casi 2 millones de hectáreas de cultivos y unas 15 millones de cabezas de ganado. Las zonas más afectadas son el este de Chaco y Formosa, la provincia de Corrientes y buena parte de Misiones.  

Por las temperaturas récord y la falta de precipitaciones, las condiciones de sequía empeoraron severamente, principalmente en el noreste del país. Como consecuencia, según un último informe oficial, el área en situación de riesgo alcanza a 112.780.723 hectáreas, de las cuales 1.916.414 hectáreas corresponden a cultivos. Además, están en riesgo 14.762.487 de cabezas bovinas.

Estos números –publicados por el diario La Nación- surgen de un informe difundido por la Subsecretaría de Coordinación Política del Ministerio de Agricultura que se hizo en el marco de un trabajo conjunto entre el INTA, la Conae, el Instituto Nacional del Agua, el Servicio Meteorológico Nacional, la Red Gircyt y la Facultad de Agronomía de la UBA. 

El relevamiento tiene como fecha el 11 del actual, pero corresponde a enero pasado cuando se observaron déficits de lluvias "muy fuertes" en el nordeste que se combinaron con temperaturas "máximas extremas" que ocurrieron en todo el país, fundamentalmente en las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones, en donde fueron más extensas.

Según detallaron, esto generó "un empeoramiento de la situación en esta región y una intensificación de las condiciones de sequía. Mientras que en la región central y en Patagonia, así como en el norte de Cuyo y NOA se registraron eventos de lluvia importantes.

Por la falta de precipitaciones, los diferentes índices de humedad del suelo mostraron en enero pasado la falta de humedad en el noreste del país. Allí se extendieron las condiciones por debajo del punto de marchitez para muchos cultivos. En tanto, en el este de Salta, Tucumán y Santiago del Estero hubo una leve mejora, pero algunas zonas mantienen los déficits.

En este contexto, de acuerdo a los datos brindados en el informe, del total de hectáreas de cultivos que se encuentran en situación vulnerable, 700.560 hectáreas son de soja de primera, 508.152 hectáreas de soja segunda, 694.851 hectáreas de maíz y 12.851 girasol. Cabe aclarar que el cálculo de las hectáreas de cultivos afectados se realiza mediante el cruce entre el área en sequía moderada y severa y las categorías regular, mala y muy mala informadas por los delegados del Ministerio de Agricultura para las estimaciones agrícolas.

De esta manera, la combinación de una inusual falta de lluvias y altas temperaturas generó una situación extrema en provincias como Corrientes, Misiones, el norte de Entre Ríos y este de Chaco y Formosa.

Paneo por todas las regiones 

Con este panorama, según indica el informe, para enero la zona que llevaba más tiempo afectada por una "sequía severa" era el NEA, que abarca Formosa, norte y este de Chaco, Corrientes y Misiones, que impactó en una intensa afección en cultivos, ganadería, actividad cítrica, horticultura, apicultura y pesca artesanal.

Mientras que Patagonia, que abarca el oeste de Neuquén, Río Negro, Chubut y noroeste de Santa Cruz, durante 15 días sufrió una sequía moderada que afectó el nivel de los ríos, además del ganado ovino y bovino. En tanto, Cuyo, que también sufrió sequía moderada, pero durante 12 meses, mantuvo déficits de acumulación de nieve en cordillera y afectación en la disponibilidad hídrica para riego.

En el centro, norte y este de Buenos Aires, la sequía moderada afectó durante los últimos tres meses. Allí se registraron problemas para los cultivos de primera.

Por otro lado, en el NOA, que abarca el área del este de Salta y Jujuy, la totalidad de Santiago del Estero y Tucumán, presentó durante 16 meses una sequía leve que afectó en caña de azúcar, en la ganadería y los cultivos de primera siembra.

Datos de enero 

Yacyretá con el caudal afluente más bajo en casi un siglo

La tendencia de falta de lluvias, en general por debajo de lo normal, se mantendría en el primer semestre de este año. Lo informó la Entidad Binacional Yacyretá al dar a conocer el informe sobre la situación del río Paraná. Precisó que para el mes de enero 2022 el caudal promedio fue de 6.600m3/s. Considerando la serie 1901-2021, este valor de caudal es prácticamente igual al más bajo de la serie, verificado en el año 1928 (6.583m3/s) y representa el 44% del caudal promedio para el mismo mes (15.151m3/s).

La publicación de Noticias del 6, de Misiones, revela también que la tendencia de valores de caudales registrados está asociada a la persistente escasez de precipitaciones ocurridas en la cuenca del río Paraná aportante a Yacyretá (del orden del millón de kilómetros cuadrados), donde se observaron anomalías negativas.

En cuanto a la información brindada por los centros especializados del clima, desde mediados de noviembre 2021 hasta la fecha, la precipitación acumulada en la cuenca del río Paraná se encuentra por debajo de la normal.

Tendencias a mayor plazo

Según el informe que elabora la Entidad Binacional, seguido a un segundo semestre de 2019 caracterizado por precipitaciones inferiores a lo normal en la cuenca del Paraná de aporte a Yacyretá, la tendencia se acentuó en el 2020, resultando ser el quinto año más seco desde 1961. El déficit de lluvia osciló mayormente entre el 20% y 60% respecto de los valores considerados como normales. 

En términos de caudales, a la altura del Complejo Hidroeléctrico Yacyretá, en 2021 el caudal afluente medio anual fue 8.500m3/s, siendo este valor el tercero más bajo de la serie 1901-2020, después de los años 1944 (7.400 m3/s) y 1934 (7.900 m3/s).

El caudal promedio para el mes de diciembre 2021 fue de 7.600m3/s. Considerando la serie 1901-2020, este valor de caudal fue el undécimo más bajo y representó el 60% del caudal promedio para el mismo mes (12.700m3/s).

Para el mes de enero 2022 el caudal promedio fue de 6.600m3/s. Considerando la serie 1901-2021, este valor de caudal es prácticamente igual al más bajo de la serie, verificado en el año 1928 (6.583m3/s) y representa el 44% del caudal promedio para el mismo mes (15.151m3/s).

La tendencia de valores de caudales registrados está asociada a la persistente escasez de precipitaciones ocurridas en la cuenca del río Paraná aportante a Yacyretá (del orden del millón de kilómetros cuadrados), donde se observaron anomalías negativas.

En cuanto a la información brindada por los centros especializados del clima, desde mediados de noviembre 2021 hasta la fecha, la precipitación acumulada en la cuenca del río Paraná se encuentra por debajo de la normal.