Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214597

Adaptaciones que los autos regionales tenían

La mayoría de autos vendidos en el Mercosur están adaptados a los usos y costumbres locales que incluyen modificaciones en el sistema de acondicionador de aire, ventiladores y radiador y tinte de los vidrios entre otras cosas, el proceso se llama "tropicalización".

Los diseñadores buscan formas de hacer que los automóviles sean más populares entre el público, incluso cuando tienen que tomar decisiones extrañas solo para asegurar las ventas.

Hoy ya no se enfatiza tanto en el uso y costumbre regional pero en los 80/90 era un imperativo de las terminales.

Aqui algunas de esas extrañas adaptaciones regionales de los autos más populares:

RELACIONES DE CAMBIO MUY CORTAS

El conductor argentino comparte con el brasileño la idea de que si un auto no puede arrancar en segunda marcha "no tiene fuerza".

Esta pereza para reducir la marcha obligó a los fabricantes a acortar la relación de transmisión en los compactos como la caja de cambios del VW Polo de cuarta generación, que era lo suficientemente corta como para hacer que el auto llegara a más de 4000 rpm a 120 km/h. VW resolvió esto más tarde alargando los engranajes.

OCHO VÁLVULAS ES MEJOR

A los latinoamericanos les gusta el torque, como en EE.UU. Arranques enérgicos cuando el semáforo cambia, subidas sin bajar de marcha y exigir desempeño usando poco acelerador son hábitos que las terminales identificaron como frecuentes.

Tradicionalmente, un motor con dos válvulas por cilindro tiende a responder mejor a bajas revoluciones y Fiat, Ford, Chevrolet, Volkswagen y Renault ofrecían motores de 8 o 16 válvulas, pero solo uno de ellos sobrevivió en el mercado.

Hoy en día, tener cuatro válvulas por cilindro se ha convertido en el estándar aunque no le guste al consumidor, las excepciones son los motores Firefly Fiat y algunos motores más antiguos como el Fire y Familia 1 de Chevrolet.

MEDIDOR MENTIROSO

Nos molesta mucho el motor a alta temperaturas. Un viejo truco de los mecánicos es recomendar quitar el termostato del motor. Esto hace que fluya más refrigerante y que funcione más frío. Pero un motor no está diseñado para funcionar en frío, tiene un rango de temperatura ideal para su funcionamiento.

El rango normal del termómetro debe estar en el medio de la escala. Pero por alguna razón, muchos conductores piensan que el puntero en el medio de la escala indica que el motor está caliente y genera quejas en los concesionarios.

Para evitar este tipo de dolores de cabeza, algunos fabricantes apelaron a "tocar" el indicador pero con el riesgo de que en la mitad de la escala el coche verdaderamente calentaba. Es una práctica que duró poco y nunca se informó los números de serie de los autos "tocados".

LUZ ANTINIEBLA

La luz antiniebla trasera se enciende junto con las delanteras. Sabiendo que las luces antiniebla a menudo se usan mal por aquí, Fiat las quitó del modelo Bravo. Una segunda luz de marcha atrás la reemplazó.

La luz antiniebla delantera encendida todo el tiempo no es correcto pero a los conductores les resulta hermoso conducir con ella encendida y sería un fiasco quitarla.

VACUOMETRO

La mayoría de los conductores de la región heredaron el temor al consumo excesivo luego de la crisis del petróleo en la década de 1970. Por eso, el paquete de tropicalización del automóvil suele incluir un tanque más grande, capaz de brindar mayor autonomía o un indicador de vació con luz amarilla como Palio y Mille, mientras que Chevrolet adoptó una luz en el Monza que indica el cambio de marchas en el mejor rango económico.

La luz se enciende cuando la mezcla aire nafta es incorrecta y obliga a regular el acelerador. El Vectra de 2009 fue el último auto en tener ese sistema que se podia anular por la molestia de la lucecita.