Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214504

El Papa dice que la mutilación genital femenina afrenta la dignidad y debe terminar  

El Papa Francisco  condenó el domingo la mutilación genital femenina y la trata de mujeres para la prostitución, calificándolas de humillantes  afrentas a la dignidad de la mujer e instando a las autoridades a hacer todo lo posible para acabar con ambas.  

   ‘Esta práctica, desgraciadamente común en varias partes del mundo, humilla la dignidad de la mujer y atenta gravemente  contra su integridad física‘ , dijo Francisco en el Día  Internacional de la ONU de Tolerancia Cero con la Mutilación  Genital Femenina (MGF).                 

Según las Naciones Unidas, la MGF se concentra en una  treintena de países de África y Oriente Medio, pero también la  practican poblaciones inmigrantes en otros lugares. Más de  cuatro millones de niñas corren el riesgo de ser sometidas a la  MGF este año, según la ONU.                 

Francisco, dirigiéndose a los peregrinos y turistas en la Plaza de San Pedro para su bendición y discurso semanal, señaló  que la práctica se realiza a menudo en condiciones que ponen en  peligro la salud de la niña.                 

En un llamado relacionado, Francisco pidió más esfuerzos  para detener la trata de personas, en particular de mujeres y  niñas para la prostitución forzada.          

‘Es una herida profunda infligida por la vergonzosa búsqueda  de ganancias sin ningún respeto por la persona humana‘, dijo en  vísperas del Día Internacional de Oración y Concienciación  contra la Trata de Personas que la Iglesia Católica celebra este  martes.                 

‘Hay muchas niñas que vemos en las calles que no son libres.  Son esclavas de los traficantes que las envían a trabajar y las  golpean si no vuelven con dinero. Esto ocurre hoy en día, en  nuestras ciudades‘, dijo.                 

Entre ellas se encuentra Roma, donde las autoridades afirman  que las bandas criminales atraen a las mujeres a Italia con la  promesa de un trabajo y luego las obligan a prostituirse,  amenazando con perjudicar a sus familias en su país si acuden a  la policía.                 

Calificando la MGF y la trata de personas como ‘heridas de  la humanidad‘, Francisco instó a los dirigentes a ‘actuar con  decisión para poner fin tanto a la explotación como a las  prácticas humillantes que afligen sobre todo a las mujeres y las  niñas‘.                 

Las monjas católicas de Roma están a la vanguardia de la  lucha contra la trata de mujeres. En 2016, Francisco visitó una  casa de seguridad en Roma donde una organización benéfica  protege a las mujeres liberadas de los proxenetas.