Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214299
Carlos Casalboni, médico pediatra

"No hay que minimizar al covid aunque el cuadro sea leve"

QUITILIPI (Agencia) -El médico pediatra Carlos Casalboni, exintendente de Quitilipi, compartió algunos conceptos sobre la nueva realidad que se está viviendo en la comunidad debido a la escalada de contagios de Covid-19

En un extenso artículo enviado a esta agencia, el profesional detalla: "Las dos últimas pérdidas de vida en nuestra ciudad levantaron la alarma y preocupación de una sociedad que estaba adormeciéndose en cuanto a las medidas preventivas. Ocurre que el mayor porcentaje de infectados cursa un cuadro leve o prácticamente asintomático. Esto, sumado al importante número de vacunados, hace que erróneamente muchos se hayan creído omnipotentes ante el virus queriendo salir a atropellarlo. Así, el número de eventos sociales de fin de año y las masivas movilizaciones por las vacaciones contribuyeron a este nuevo estallido de contagios.

El problema es que si bien estadísticamente los casos que requieren internación y los fallecimientos son bajos comparados con el gran número de infectados, uno no sabe cuál será el curso de la enfermedad, lo que transforma a la infección en una verdadera lotería entre la vida y la muerte", señala.

El pediatra Carlos Casalboni lleva evaluados más de 1300 pacientes y ofreció sugerencias para afrontar la etapa de contagios.

ADELANTARSE AL VIRUS

Continúa opinando: "Considero que el sistema de salud no puede limitarse a hisopar, enviar a la casa con paracetamol y esperar de brazos cruzados a ver qué pasa. Es fundamental el seguimiento "real" del paciente y atacar la infección con todos los medios que contamos desde el comienzo y no a la espera de los síntomas, pues ya suele ser tarde.

 

No se está saliendo a buscar al virus, sino que se espera a que el infectado venga al centro de salud con muchos síntomas para recién ahí hacer el hisopado y descubrirlo.

 

Si se harían testeos masivos tendríamos un pantallazo más real porque son los que andan contagiando por la calle y en sus casas sin saberlo. Hoy el número de infectados sobrepasa las estadísticas, superándolas al menos por cuatro veces, esto se ve dificultado porque algunos profesionales minimizan el cuadro. Esta época de verano lleva a pensar que los primeros síntomas son por el sol, la pileta, el aire acondicionado, el tereré o la alergia al clima, cuando en realidad se trata de coronavirus. A esto hay que sumar que se observa en muchos pacientes una especie de negación queriendo auto convencerse que no es Covid y permiten el avance de la infección".

CONFUSIÓN GENERALIZADA

Casalboni apunta después: "Tristemente hay una gran confusión en la sociedad, provocada muchas veces por informaciones que obedecen a un trasfondo político económico y otras por propios infectólogos y virólogos que contribuyen a la grieta. Esto es peligroso y genera sectores antivacunas, antivirus, anti todo. Respecto a la vacuna se hizo un gran esfuerzo desde el gobierno, no exento de errores, pero que un sector político y televisivo se encargó de defenestrar, como sucedió con la Sputnik. A quienes somos médicos y criteriosos nos dio realmente asco como generaban semejante confusión. Hoy sabemos de la eficacia de las vacunas, que los riesgos son plenamente infundados, que no hay razones morales, religiosas ni éticas para no aplicarlas y que a pesar que en algunos casos no son suficientes para evitar formas graves o fatales, el resultado lo puede ver cualquiera, que con esta magnitud de infectados hay menor porcentaje de muertes".

VACUNAR A LOS NIÑOS

El pediatra llama también a la concientización sobre la necesidad de vacunar a los niños: "Es casi una súplica, ya que por ser la franja etaria más expuesta por falta de vacunas, el número de consultas es importante y de seguir así puede llevar al desborde del sistema sanitario.

Como sugerencia a la población y teniendo en cuenta los más de mil trescientos pacientes que he evaluado, en estos momentos ante síntomas compatibles, aunque mínimos, consultar y no relajarse, seguir atentos. No olvidar que los síntomas no se dan todos juntos sino como "un salpicado". Muchas veces la saturación está normal pero esto se debería a que el virus afecta el ingreso del oxígeno a los tejidos atacando los diferentes sistemas antes que lo respiratorio".