Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214035

Tras una exitosa operación, separaron a las siamesas Altobelli

Addy y Lily compartían el diafragma, el hígado y la pared abdominal. La operación demandó diez horas de trabajo quirúrgico en un hospital de Filadelfia.

Luego de más de diez horas de cirugía, las mellizas Addy y Lily, hijas de Maggie y Dom Altobelli fueron separadas con éxito, en una operación que se llevó a cabo en un hospital de Filadelfia y participó una docena de médicos especializados, desde anestesiólogos hasta cardiólogos.

Nacieron en noviembre de 2020 unidas en el abdomen y el tórax y compartían un hígado, diafragma y la pared abdominal y fueron operadas el pasado 13 de octubre.

Una vez separadas, un equipo de cirujanos plásticos se encargó de reconstruir el pecho y el abdomen de Addy y Lily, que en el momento de la cirugía tenían 10 meses.

"Separar siameses unidos siempre es un desafío, pues cada par de gemelos es único y presentan diferentes retos y consideraciones anatómicas", señaló Holli L. Hedrick, la cirujana que encabezó al equipo.

De acuerdo a las estadísticas sanitarias de los Estados Unidos, uno de cada 50 mil nacimientos en ese país es de siameses. Y le tocó a la pareja conformada por, oriundos de Chicago.

Tras la cirugía, los padres vieron por primera vez a sus niñas con un cuerpo cada una.

"Verlas con sus cuerpos propios –sus cuerpos son simplemente perfectos– fue asombroso. Es simplemente indescriptible", señaló Maggie, la madre.

Cuando estuvieron en condiciones, las gemelas viajaron de regreso a Chicago, ciudad de origen de la familia Altobelli, en ambulancias aéreas, una con cada uno de sus padres.

Al llegar a Chicago, Addy y Lily estuvieron dos semanas en observación en el Hospital Infantil Lurie, de donde fueron dadas de alta justo para pasar Navidad en casa.