Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212850

Enajenación, pánico y estupor: los efectos de la pirotecnia en las mascotas

El terror que sufren con los estruendos puede ocasionarles problemas de salud. Contenerlos es clave para evitar fugas o ataques.

Como todos los años, es común en fechas como Navidad y Año Nuevo el uso de pirotecnia de alto impacto sonoro, una costumbre que sigue existiendo a pesar de los problemas que generan en los animales domésticos. Los famosos ‘cohetes‘, bombas de estruendo o morteros, producen trastornos en las mascotas que pueden variar entre la enajenación, el pánico y hasta problemas cardíacos.

En países como Colombia, existen campañas contra las bombas de estruendo y productos pirotécnicos sonoros por las fiestas de fin de año.

Sobre esto, NORTE dialogó con el veterinario Fabián Umansky, quien señaló las consecuencias que tiene la pirotecnia en perros y gatos, así como las medidas que hay que tomar para contenerlos en caso de una crisis nerviosa producto de los estruendos.

En primer lugar, el profesional remarcó que lo que genera la pirotecnia en los animales domésticos es una afección a nivel auditivo, principalmente en perros y gatos, ya que tienen mayor sensibilidad acústica que los humanos. ‘Estos ruidos los asustan y entran en estado de pánico y estupor, que puede desencadenar variadas reacciones dependiendo el animal‘, indicó el profesional.

‘Hay perros que ante el miedo que les generan los estruendos buscan huir del hogar, y otros que buscan refugio dentro del mismo, escondiéndose en algún lugar’, agregó. Además, Umansky remarcó que el ruido de los cohetes no solo afecta a perros y gatos, sino que está también perjudica a los niños con autismo, ya que se comprobó que les genera la misma sintomatología.

Todos los años se da multitud de casos de desapariciones de mascotas durante la noche de fin de año.

¿CÓMO CONTENERLOS?

Umansky afirmó que el tratamiento profesional para estos casos es el uso de sustancias narcóticas, pero recalcó que las mismas tienen que estar indicadas y manejadas por un veterinario ‘porque son las mismas que se usan como pre anestésico: los famosos sedantes‘, dijo.

‘No es como habitualmente vemos en gente que libremente le da sedantes a los animales, porque eso genera efectos secundarios. Su aplicación debe ser por parte de un médico veterinario, porque las dosis varían según los tipos de perros‘, remarcó Umansky, añadiendo que es conveniente realizar una prueba con los sedantes antes de llegar a la fecha de las fiestas, para ver el comportamiento y la reacción del animal a los sedantes.

Ante el susto del estruendo, las mascotas escapan corriendo desorientadas sin saber hacia dónde se dirigen, solo para huir del ruido

No obstante, existen otras alternativas recomendadas por veterinarios que pueden aplicarse para contener a las mascotas enajenadas por los fuegos artificiales. ‘Una de ellas es buscarle un lugar tranquilo, que esté con los dueños en el momento de los estruendos. Lo que buscan ellos es contención, por eso es necesario que estén con los dueños, en lo posible en un lugar donde tengan la menor capacidad de fuga‘, expresó el profesional.