Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212210
Leticia Muñoz

Periodista

¿Por qué el actual escenario es tan distinto al 2001? 

La liquidez del sistema financiero desactiva toda especulación sobre un nuevo "corralito" 

 Tras circular una fake news sobre los depósitos en dólares, economistas de todas las extracciones ideológicas salieron a destacar la solidez del sistema financiero en ese segmento. La palabra del chaqueño Marcelo Nievas.  

Un supuesto "aviso" de una consultora de empresas a sus clientes sobre un "corralito encubierto" y la recomendación de que retiren sus depósitos en dólares en entidades bancarias invadió las redes sociales en los últimos días, en un escenario económico general donde el Banco Central está tomando medidas para preservar sus reservas. Economistas de todas las extracciones ideológicas salieron de inmediato y advirtieron sobre la noticia falsa, además de explicar que el sistema financiero goza de liquidez y no se configura hoy aquel panorama del 2001, del que justamente se cumplen 20 años este 1 de diciembre. 

Martín Tetaz, diputado electo por la Ciudad de Buenos Aires por Juntos por el Cambio, fue uno de los economistas que, a través de su cuenta de Twitter, se refirió a la noticia falsa y despejó dudas: "Está circulando este fake, que no terminó de entender si es una burrada de un estudio de cuarta o una opereta de uno que ni siquiera existe. La liquidez del sistema en el segmento de dólares es la más alta del mundo (86%) y la regulación BCRA no es sobre los depósitos", escribió. 

"No puede haber hoy un corralito modelo 2001 porque el sistema financiero argentino está mucho más líquido que en aquel año", le dijo ayer a NORTE el economista chaqueño Marcelo Nievas, socio en FNV Capital y docente de Macroeconomía de la UNNE. 

Esa liquidez está dada porque "hay depósitos en dólares, más allá de que se han perdido muchos en los últimos dos o tres años, pero casi no hay préstamos en dólares", resaltó. Así, amplió: "Como hay dólares captados pero no prestados, porque sólo se prestan a empresas que tienen ingresos en dólares, es decir a quienes exportan, el sistema no tiene pasivos".   

La información falsa que preocupó a muchos, surgida de una potencial empresa consultora y de asesoramiento contable. Economistas explican por qué no es posible un “corralito” al estilo 2001. 

"El sistema tiene muchos dólares como para afrontar una demanda de los ahorristas", afirmó Nievas. En esa línea destacó que la liquidez del 86% del sistema financiero significa que está disponible ese porcentaje de dólares depositados, un nivel que resulta "altísimo". 

Conjunto de medidas 

Marcelo Nievas, socio en FNV Capital y docente de Macroeconomía de la UNNE.

Para el economista chaqueño, la noticia falsa aprovechó un contexto donde el BCRA está tomando una serie de medidas para preservar las reservas. Entre esas disposiciones se cuenta, por un lado, la regulación de la cantidad de dólares que los bancos pueden tener en su patrimonio neto (Comunicación A 7405 del Banco Central). "Estaba restringida hasta ahora, que se volvió a flexibilizar", recordó, señalando que durante las semanas en que estuvo vigente la disposición, le permitió al Central recuperar unos U$S200 millones de reservas. 

Otra medida para contener la salida de divisas es la reciente restricción de financiamiento a los paquetes turísticos al exterior. Por ese concepto, en octubre de este año –según reveló Nievas- salieron U$S 250 millones. Es decir, son dólares que el BCRA vende por paquetes turísticos. "Se esperaba que ese concepto representara, en el verano, U$S 400 millones y lo que se busca es restringir la cantidad de dólares que se usan para importar servicios de turismo", precisó. 

A la vez, una normativa conexa y reciente –expuso el economista- amplió la capacidad de importaciones de las pymes a U$S 1 millón. "Todas estas medidas van en sintonía con la premisa de cuidar los dólares de las reservas, dentro de las cuales está la parte de encajes de los depósitos en dólares (es decir, el porcentaje de esos depósitos que no puede ser utilizado)", marcó. 

 

No puede haber hoy un corralito modelo 2001 porque el sistema financiero argentino está mucho más líquido que en aquel año. 

 

Presión sobre la tasa de interés 

Buena parte de las preocupaciones a nivel de la política económica pasan hoy por el acuerdo con el FMI y lo que el organismo requerirá al país en la renegociación de la millonaria deuda. 

Con ese trasfondo, Marcelo Nievas explica: "Vimos el viernes pasado que el Banco Central aceleró un poco la depreciación del tipo de cambio oficial y eso implicará presión a la tasa de interés. Subirla significará desalentar la suba del dólar pero la contracara es que el gobierno tiene demasiadas emisiones de instrumentos de deuda, que lo llevarían a tener que imprimir bastante entre Leliq y pases. Hoy tenemos el 10% del PBI en pasivos no monetarios. Me preocupa más esto que las fake news sobre los dólares". 

El comunicado del Central 

A través de un comunicado difundido ayer, el Banco Central informó que la decisión tomada la sobre la posición de cambio de las entidades financieras "no tiene ningún efecto sobre los depósitos en dólares en el sistema ni con los activos que los respaldan".

La entidad monetaria se refirió de esta forma a las versiones que circularon el fin de semana con el propósito de generar incertidumbre en el mercado cambiario.

La medida en cuestión es la Comunicación A 7405, publicada el jueves pasado, en la que se establece que a partir del 1° de diciembre la posición de contado prevista en las normas sobre Posición Global Neta de Moneda Extranjera de los bancos "no podrá superar el importe equivalente al 0 % de la responsabilidad patrimonial computable (RPC) del mes anterior al que corresponda".

En un comunicado de prensa, el Banco Central precisó que "los bancos deben tener una posición de cambio neutra, justamente los depósitos al ser un pasivo para las entidades deben contar con respaldo en inversiones en esa moneda" y que eso determina que "todos los depósitos en moneda extranjera cuentan con activos en la misma moneda que los respaldan".

"Adicionalmente, existe una normativa específica con más de 20 años de vigencia que exige particularmente que los depósitos en dólares estén respaldados con activos en dólares", agregó el Banco Central.

Por último, la entidad que conduce Miguel Pesce subrayó que "las entidades financieras, además, cuentan con una liquidez récord en dólares y en pesos".

Aquel 2001

A dos décadas del corralito, una nota publicada en Infobae repasa los entretelones de la polémica decisión del ministro Domingo Cavallo, la pelea con el viceministro Daniel Marx, las dudas del entonces presidente Fernando De la Rúa y el retiro del FMI del país en el momento en el que la convertibilidad dejaba de existir. 

Martín Kanenguiser, quien firma la publicación, recuerda que el 30 de noviembre de 2001 se conocían los lineamientos preliminares del paquete que marcaría el golpe de gracia al gobierno de De la Rúa y de la convertibilidad. Tras la salida de unos USD 18.000 millones en los depósitos registrada desde enero de 2001, el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo decidió que era el momento adecuado para cerrar las compuertas del sistema financiero que evitara un quiebre masivo de los bancos. Solamente entre el 28 y el 30 se habían fugado USD 3.600 millones.

La noticia que provocó la ira de Marx indicaba que se dolarizarían los activos y pasivos del sistema financiero, se obligaría a utilizar cheques o transferencias electrónicas para cualquier movimiento bancario y a justificar la salida de fondos al exterior. Si bien el viceministro conocía las intenciones del ministro, no estaba al tanto ni del detalle ni del timing para llevarlas a cabo.

"No hay nada decidido, pero la gente tiene que estar tranquila porque todo lo que hagamos será para preservar los ahorros y la convertibilidad, para preservar el uno a uno", alcanzó a expresar Cavallo el viernes 30 de noviembre de 2001 a la noche, luego de un día de furia, que marcó una nueva caída de US$ 700 millones en los depósitos y llevó el riesgo país a 3.341 puntos básicos, la tasa interbancaria al 700%, y, por primera vez en 10 años, corrió el dólar "paralelo" hasta colocarlo en $1,30 en la city porteña.

El sábado 1 de diciembre, cuando la mayoría de los inversores calificados ya había tenido la posibilidad de extraer su dinero, De la Rúa firmó un decreto de necesidad y urgencia que, además de dolarizar los nuevos préstamos y limitar a USD 1.000 los giros al exterior, fijaba un tope de retiros de 250 pesos o dólares "por semana, por persona y por banco".