Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211560

¿Se aproxima el fin de los combustibles fósiles?

El gobierno de Gran Bretaña se comprometió, en la conferencia sobre el cambio climático COP26 de Glasgow, a no financiar más proyectos de combustibles fósiles a fines de 2022 para destinar esos recursos a proyectos de energías renovables. Una veintena de países se sumaron a esa iniciativa. ¿Significa esto el principio del fin del uso de carbón e hidrocarburos a gran escala? Es prematuro para arriesgar una respuesta por sí o por no. Pero ya hay quienes aseguran que serán los mercados financieros, antes que los gobiernos, los que jubilarán de hecho a los fósiles, acelerando así la transición hacia energías más limpias.

El editor ejecutivo de Bloomberg , Tim Quinson, advierte que hace una década, el costo de capital para el desarrollo de proyectos de petróleo y gas y para proyectos renovables era prácticamente el mismo: entre el 8 y el 10 por ciento. Pero eso ha cambiado. Según Quinson, el mundo financiero comienza a sentirse más atraído por los proyectos amigables por el ambiente. Sobre ese tema, algunas organizaciones ambientalistas coinciden con esa visión, pero consideran que no lo hacen por el interés que despierta el cuidado del ambiente, sino simplemente porque los altos costos de operación que demanda la extracción de combustibles fósiles hacen que cada vez sea más difícil justificar financieramente un nuevo proyecto, por ejemplo, petrolero. Mientras que, al revés, las energías renovables por primera vez en la historia comienzan a ser más atractivas para los que arriesgan grandes capitales en los negocios energéticos.

Por su parte, el analista de Bloomberg, Will Hares, coincide en señalar que a las petroleras les resulta cada vez más difícil obtener financiamiento en medio de las crecientes preocupaciones por las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, mientras que los bancos reciben la presión de sus propios inversionistas para reducir o eliminar el financiamiento de combustibles fósiles.

El sociólogo y economista estadounidense, Jeremy Rifkin dice en su libro "El Green New Deal Global", que el mundo dejará de usar combustibles fósiles en torno a 2028 (no todos están de acuerdo con esa fecha, Greenpeace por ejemplo fija como fecha para ese final el año 2090), como resultado de la imperiosa necesidad de transformar la economía global y la propia forma de vida de miles de millones de personas en todo el planeta con el fin de reducir en forma drástica las emisiones de gases que provocan el calentamiento global. Para Rifkin, la humanidad "tiene un margen ínfimo para avanzar con una reorientación radical de la civilización". "Se abre la posibilidad de un cambio de paradigma global masivo hacia una era ecológica post-carbono. Todo ello con la esperanza de impedir a tiempo que un aumento de temperatura del planeta nos lleve al borde del colapso por el cambio climático", remarcó el economista, tras afirmar que sectores clave que conforman la infraestructura de la economía mundial se están desvinculando rápidamente de los combustibles fósiles y están apostando por las energías limpias, solar y eólica.

Otra señal que confirma los cambios que está experimentando el mundo lo dio la cotización de las acciones del fabricante de vehículos eléctricos Rivian, apoyado por la empresa de automóviles Ford y el gigante tecnológico Amazon, que se aumentaron un 30 por ciento en su debut en la Bolsa de Nueva York que se produjo esta semana. En septiembre pasado, el presidente de China, Xi Jinping, confirmó que su país -el más poblado del planeta- dejará de construir plantas de carbón en el extranjero. En lugar de eso, el gigante asiático apoyará a países en desarrollo para fomentar las energías verdes y bajas en carbono. El dato no es menor: China es uno de los principales países emisores de gases de efecto invernadero a la atmósfera, junto con Estados Unidos. Se estima que sólo el año pasado, China emitió más de 10 mil millones de toneladas de dióxido de carbono.

De todos modos, resulta difícil predecir con fecha exacta el fin de los combustibles fósiles. Al fin y al cabo, la enorme importancia que tienen se debe a su capacidad para brindar energía accesible relativamente barata a un mundo habitado por más de 7.000 millones de personas. Pero las cosas comenzaron a cambiar. En la cumbre COP26 más de treinta países y las principales compañías fabricantes de automóviles se han comprometido a dejar de fabricar autos con motores a combustión interna en 2030. ¿Será el fin de los combustibles fósiles?