Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211506
Uno de los incentivos que promueve Nación

Reducen cargas patronales a empresas de transporte que tomen trabajadoras

La medida forma parte de un programa que se presentó hace unos días en el país y pone el acento en provincias del Norte Grande.

Crédito: Telam

La subsecretaria de Políticas de Inclusión del Mundo Laboral del Ministerio de Trabajo Pamela Ares había anunciado en julio que el Estado nacional cubrirá parte del salario que una empresa pague a las choferes por seis meses, y en el Norte Grande se reducirán cargas patronales 80% para quienes tomen a mujeres y disidencias .

En el rubro del transporte las mujeres representan un porcentaje muy pequeño en la composición laboral de las empresas y la poca participación que existe se concentra en áreas administrativas.

Según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) hay 1.537 licencias profesionales de transporte interjurisdiccional otorgadas a mujeres, mientras que son 346.150 las de varones. La diferencia manifiesta que existen barreras fuertemente arraigadas y distintos impedimentos para el acceso a este tipo de empleos.

‘La articulación con las empresas privadas es clave para trabajar en el cambio cultural necesario y forma parte de un compromiso del Ministerio de Transporte para lograr un transporte más justo, eficiente e igualitario, que mejore la calidad de vida de las personas‘, agrega Forencia Esperón, directora de Políticas de Géneros y Diversidad de esa cartera nacional.

"Construir políticas públicas" 

A la pregunta sobre qué valor conlleva que una mujer ingrese en espacios históricamente ocupados por hombres, 

Florencia Esperón, directora de Políticas de Géneros y Diversidad del Ministerio de Transporte de la Nación. Crédito: Twitter de @floresperonn

Esperón responde que los estereotipos de género son construcciones sociales que asignan expectativas, roles sociales y mandatos, e inciden, entre otras cosas, en los espacios laborales en los que deben desempeñarse los varones y las mujeres.

La trabajadora social añade que esa situación está acentuada en un sector tradicionalmente masculinizado ahí se funda la necesidad de construir políticas públicas.

"Además de derribar impedimentos de acceso y permanencia que ciertos estereotipos crean, a la vez se promueve que haya más mujeres se animen a trabajar en el transporte", dice.

"Es una forma de transmitirles que no están solas, que hay un Estado presente que las acompaña. Desde nuestro lugar nos parece relevante generar un aporte para llevar adelante políticas públicas que impacten en la vida de las personas", sostiene.