Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211028
Conociendo Argentina

Guanaco Sombriana, la localidad rural que logró potenciar el turismo y la calidad de sus lanas 

Guanaco Sombriana es un pueblo pequeño en el interior santiagueño donde la fuerza emprendedora de sus pobladores, el aporte de los científicos de la Universidad Nacional de Santiago del Estero (UNSE) y el apoyo de la Subsecretaría provincial de Turismo hicieron que hoy se abra al mundo como una gran alternativa de desarrollo y crecimiento.

Esa comunidad del Departamento Atamisqui, ubicada a 120 km de la capital santiagueña, tiene como un gran atractivo natural las salinas de Ambargasta.

Allí hubo un trabajo de vinculación tecnológica, a partir del cual investigadores de la UNSE reintrodujeron especies de guanacos traídos desde Jujuy y ovejas desde el Litoral para mejorar la calidad de los tejidos, uno de los principales motores de la economía local.

Además de la crianza de llamas, guanacos y cabras, en Guanaco Sombriana prolifera el trabajo textil realizado en el telar, artesanías en cuero y madera, elaboración de productos artesanales típicos, como el queso y la miel.

Turismo hizo su aporte a través de la construcción de cabañas y de la implementación de capacitaciones para promover la zona como escenario del turismo natural y rural.

‘Trabajamos desde el 2019 en la reintroducción de especies nativas en las salinas de Guanaco Sombriana, que consiste específicamente en la reintroducción de camélidos sudamericanos en la región, y en este caso se reintrodujeron 25 llamas de la raza Tampulli‘, explicó a Télam la directora del proyecto, María José Fernández Salom, docente de la Unse e integrante del Imsated (Instituto Multidisciplinario de Salud, Tecnología y Desarrollo).

 La investigadora remarcó que, ‘luego de dos años de la reintroducción, se pudo comprobar que los animales reintroducidos se adaptaron a la región agroecológica de salinas, es decir ya obtuvimos una camada de crías nacidas de los ejemplares reintroducidos‘.

Fernández Salom puntualizó que ‘también se vincularon instituciones de investigación al proyecto abriendo nuevas líneas de investigación sobre los nanoanticuerpos que generan estos animales y que pueden tener múltiples usos a nivel medicinal‘.

‘Los nanoanticuerpos son pequeños anticuerpos que producen en su sangre los Camélidos‘, explicó y añadió que ‘los nanoanticuerpos de camélidos, como la llama, la alpaca o incluso el camello, son mucho más pequeños y gracias a eso, pueden ingresar fácilmente en los tejidos y en las células, lo que ayuda al diagnóstico o al tratamiento de una infección‘.

Para la directora del proyecto, que contó con la asistencia técnica y territorial del Conicet, tales hallazgos ‘generan un impacto directo en los pequeños productores del territorio, quienes pudieron diversificar su producción a través de una especie de alto valor por su calidad de fibra para tejidos artesanales lo cual agrega valor a sus productos‘.

Además Fernández Salom, otros investigadores y docentes de la UNSE vinculados a esta iniciativa territorial son Natalia Taboada y Sandra Martínez. En tanto, por el Imsated, el cual depende del Conicet, participan su director, Horacio Cantiello, y su equipo interdisciplinario.

 En lo turístico, la zona de Guanaco Sombriana, fue acondicionada para la recepción de turistas que privilegian el contacto con la naturaleza y la ruralidad.

‘El proyecto de Guanaco Sombriana surge mucho tiempo atrás a través de un trabajo de la cooperativa que formaron los pobladores del lugar, en la cual trabajan la producción de ganado, mieles, quesos, mantas por telar, entre otras‘, explicó a Télam el subsecretario antiagueño de Turismo, Nelson Bravo.

‘Este lugar está muy cerca de las salinas de Ambargasta, por lo cual es un espacio muy interesante desde el punto de vista de la naturaleza para conocer el lugar‘, comentó.