Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210847

Gustavo Julio Lagerheim, un visionario de los primeros años del Chaco

Nació en Gotland, Suecia, en 1861. Sus padres Bror Julius Lagerheim y Lovisa Bollin lo bautizaron Kunt Gustaf Julius. En la Argentina, las autoridades lo tradujeron Gustavo Julio.

Fábrica Quebrachales Fusionados, Puerto Tirol.

Llegó a nuestro país en 1881, con un acervo cultural de privilegio entre los inmigrantes, pues había terminado estudios de especialización en el agro en un establecimiento educativo de su patria. Tras realizar diversas tareas que lo pusieron en contacto con ciertos medios capitalistas de la Capital Federal, decidió radicarse en el interior. Conoció el Chaco en 1885, acompañando como abastecedor al ingeniero Carlos Christiernsson, que durante muchos años tuvo obrajes y puesto de estancia a orillas del Río de Oro.

Se arraigó en forma definitiva en 1891, comenzando con la explotación forestal. Don Gustavo compró lotes de bosques y levantó un aserradero junto con una carpintería, donde se trabajaban árboles cortados para distintos fines. Tras diez años dedicados a estas tareas, pudo aplicar sus aptitudes a una iniciativa mucho más importante gracias a sus anteriores amistades bonaerenses. 

En 1903, con un grupo de accionistas formó la sociedad fundadora de la Fábrica de Tanino de Puerto Tirol. Desde entonces, personalmente dirigió la construcción de las vías del ferrocarril “Rural” y del local para la fábrica, la instalación y su organización. En 1906 comenzó a funcionar esta empresa y la comercialización del  tanino, llamada La Industrial del Chaco.

Casa Lagerheim, hoy Casa de la Memoria.

El Ferrocarril Rural Resistencia extendió sus líneas, uniendo Puerto Tirol con el Puerto Barranqueras, facilitando el transporte de carga y pasajeros. Gestionó ante las autoridades del Territorio y obtuvo el permiso respectivo para extender una línea telefónica desde Puerto Tirol hasta Resistencia.

En 1907, en plena superación de adelanto, la sociedad de referencia, con el aporte de otros capitales, formó la razón social e industrial denominada Quebrachales Fusionados. 

Aunque Lagerheim siguió siendo accionista y dirigente de la empresa, su ocupación fue situándose nuevamente hacia la tarea de sus aficiones anteriores, que recomenzó totalmente con la compra de la estancia “La Amalia”, en el departamento Resistencia. La industria del tanino cayó en manos del monopolio La Forestal.

En su libro “Tres ciclos chaqueños”, Guido Miranda decía de él: “Antes de cerrar la reseña de su vida, debe anotarse que Gustavo Lagerheim introdujo, con la gravitación de su personalidad cultivada, tolerante y caballeresca, un nuevo tipo de hombres de negocio en el ambiente chaqueño, propicios hasta ese entonces al anarquismo y al ímpetu de aventureros de toda laya, no siempre responsables ni consecuentes con la población”.

En 1910 Gustavo Lagerheim inauguró el edificio destinado a vivienda familiar, de sobresaliente línea arquitectónica para la época. En el dintel de la antepuerta de cristal biselado se encuentra grabado “R. L. – 1910”, inspiradas en el art noveau francés y el neoclásico, situada sobre la calle Marcelo T. de Alvear al 32. Fue una típica casa de galerías, donde las estancias están distribuidas en torno a un patio principal y uno secundario. “Se puede decir que este edificio representa un legado del proceso inmigratorio en una época de oro, siendo uno de los pocos edificios en buen estado de conservación y con mucha autenticidad de principios de siglo que aún persisten”, marcó la Comisión de Patrimonio cuando pidió que se la declare como tal. 

Gustavo Julio Lagerheim.

En el año 1955 el edificio fue expropiado por la provincia —según algunas fuentes, por razones políticas— para destinarlo a oficinas públicas, y sufrió destinos encontrados entre lo público y lo trágico. A partir de ese momento, desde el comedor hasta la sala de fiestas y otras piezas que se construyeron en el patio funcionaron como oficinas de Obras Públicas.                                     

En 1976 el gobierno de facto de Antonio Serrano lo llevo a su destino más cruel, al ceder el espacio a la Policía de la Provincia, que estableció allí la Brigada de Investigaciones y lo transformó en la casa del horror, donde se torturó y trató de callar las voces de los que simplemente pensaban un país distinto.

Hoy una placa puesta el 24 de marzo del 2005 recibe al visitante y advierte: “En este lugar funcionó de 1976 a 1980 un centro clandestino de detención y tortura”. Con mucho tino y en recuerdo de los desaparecidos, hoy es La Casa por la Memoria.

El edificio fue declarado Patrimonio Cultural de la Provincia del Chaco como memoria de una de las peores etapas en la historia argentina y a manera de un homenaje a quienes padecieron persecución y tortura por profesar sus ideas. Este gesto fue, quizás, el anuncio de un nuevo horizonte para la vieja casona.

Gustavo Julio Lagerheim ocupo la presidencia de la Municipalidad de Resistencia desde el 7 de octubre de 1902. También fue presidente del Club Social y primer presidente de la Sociedad Rural del Chaco. 

Don Gustavo Lagerheim estaba casado con Fanny Barnes, nacida en Melbourne, Australia. Tuvieron cuatro hijos: Gustavo Rodolfo (el primer chaqueño que fue Gobernador del Chaco), Gustavo Adolfo, Fanny María Luisa y Elsa Carolina. Falleció en Resistencia, el 15 de agosto de 1923.