Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210798
Mariana Alegre

columnista

Germán Toloza: el arte de cambiar 

Una visita a la casa del artista napolitano Vito Campanella, cuando estudiaba diseño gráfico en Buenos Aires, movió alguna fibra interna que terminó por despertar su pasión por el arte. Germán Toloza (45 años, Sáenz Peña) empezó a exhibir sus obras en 2010, y este 2021, dio el salto al mundo digital, transformando en NFTs su colección el club del Aguará. 

Hemos hablado mucho del término cambio en estas columnas, de hecho por eso empezamos. 

El cambio es la palabra que domina nuestra nueva normalidad pandémica (suena feo, pero es real llamarla así), por más que existiera desde el inicio de los tiempos (ya saben, sea cual sea la concepción que tienen de ese momento) pero dentro de la vida en general siempre estamos cambiando; y tomando las palabras del protagonista de nuestra historia, me quedo con esta definición: “el cambio es crecimiento y adaptación”.

Germán Toloza nació en Sáenz Peña, tiene 45 años, está casado con Natalia Kotowski, es papá de Manuel y Vicente. Es artista. Ahora sí. Días atrás (soy seguidora de su cuenta en Instagram) presentó su serie de NFTs (más adelante les cuento de qué se trata a los que  no conocen el termino, no se impacienten), lo cual me generó mucha curiosidad, y decidí por fin hacer la entrevista que tenía pendiente en mi agenda de “esto tengo que hacerlo algún día”, donde está mi tesis también. 

Sabemos que la cultura es dinámica, y el arte es una forma de expresar ese dinamismo. Asociamos innovación con juventud (entendiendo juventud…ya saben, por la decisión de ciertos organismos de ponerle límites de edad a esta etapa) sin embargo si el cerebro puede aprender y cambiar hasta que duremos (es decir pasemos a la otra vida, sea cual sea lo que conciban como otra vida), porque creemos que solo se cambia a “cierta edad”. 

Germán rompe esos moldes. Pero el camino de convertirse y reconocerse como artista –si bien estaba latente- no comenzó como la historia de un jugador de fútbol que se anota al club a los 7 años para ganar un mundial. Vamos a conocerla. 

¿Cómo comenzaste a relacionarte con el arte y cuándo decidiste convertirte en un artista. Se puede “decidir” algo así?

Mi relación con el arte comenzó desde muy pequeño. No paraba de dibujar, en cualquier papel que encontraba, en los cuadernos de la escuela, carpetas del colegio. Cuando me fui a estudiar a la universidad igual. Estudié diseño gráfico, así que tenía una orientación a lo creativo. Estudie en Buenos Aires, y allí empecé a pintar mis primeros bastidores.

Mi novia en ese momento, que hoy es mi esposa, Natalia me regaló mis primeros bastidores y oleos, y allí comencé a experimentar con lo pictórico. Justamente, para un trabajo de la facultad tuve que visitar a un artista plástico muy conocido, Vito Campanella, a quien admiro muchísimo. Fue un impacto muy grande entrar en su casa, donde tenía su taller. Me impactó la atmosfera, ver la obra a medio a hacer, fue como descubrir algo nuevo que se iba a convertir con el tiempo en mi propia realidad. 

¿Qué otras profesiones, emprendimientos o trabajos has tenido, antes de convertirte en artista?

Cuando regresé de Buenos Aires, mi primera experiencia laboral fue en un estudio de diseño gráfico en Resistencia. Luego vine a Sáenz Peña, donde vivo actualmente. Empecé como diseñador gráfico: logotipo, páginas webs, manejo de imprenta. Luego, con mi esposa pusimos un negocio de ropa, siendo distribuidores en todo el país, y tuvimos en total cinco negocios.

En ese momento había empezado a exponer (2010) y de a poco eso fue ganando espacio en mi vida laboral, y con el tiempo fuimos cerrando los negocios, y yo dedicarme al arte y Nati a otras cosas. 

¿Qué te ha dejado trabajar en otras cosas?

Cualquier experiencia en la vida me trajo donde estoy hoy. Cada experiencia me dijo un aprendizaje. Como diseñador uno necesita comunicar  lo que siente una persona, y el artista expresa sentimientos propios, pero si a mí me encargan una obra puedo decodificar el mensaje de la persona que quiere hacer el cuadro, y puede llevar a la imagen el pensamiento de otra persona.

Los negocios me ayudaron en cómo mostrar mi imagen, estar ordenado con los impuestos, alas va ventas, la reinversión, la economía hogareña.

Me considero artista hace poco tiempo, me consideraba pintor o ilustrador, ahora me considero un artista, ahora pienso la vida a través del arte. Estoy relacionado con mi arte, más allá del mundo del arte o el circuito comercial, estoy conectado con mi arte: sea una pintura profesional, un mural o ahora el criptoarte, donde está representado lo que vengo pensando a través de una década como son los animales litoraleños en vías de extinción, por eso decidí empezar con el aguará guazú., que es mi animal preferido. Cada nuevo proyecto hace base en lo que siento yo como persona y como artista 

Hay cierta fantasía en que un artista es un sujeto solitario, aislado o alejado del mundo por su necesidad de creatividad,  sin embargo vos tenes una familia y sos una persona muy activa en la comunidad. ¿Cómo  compaginas esos roles y tu tiempo para crear?

Esas características me invaden cada tanto, y necesito esos breves momentos de soledad e introspección, son muy necesarios. Pero tengo una vida donde se relacionan muy fluidamente mi familia y mi trabajo. Mi taller está pegado a mi casa, así que mis hijos Manuel y Vicente me visitan, mi esposa. Lo que podría verse como intromisiones a mí me nutren mucho. La visita de mi familia, de mis amigos que son un poco el motor de mi trabajo. También tengo una relación muy linda con mis viejos, mis hermanos y mi familia política. Es cien por ciento nutrido para mi trabajo

En estos tiempos se habla mucho, hay libros, expertos, etc sobre lo que se considera el éxito. ¿Qué es el éxito para vos?

El éxito para mí es dejar buena impresión en las personas. Que las personas que compartan un momento conmigo se lleven algo positivo. Laboralmente, me gusta relacionarme con mis clientes y mis proveedores, como también con los galeristas que trabajan conmigo. Soy bastante auténtico y me gusta decir las cosas de frente y mantenerlas claras. 

Después, desde lo laboral, obviamente uno quiere crecer y trascender. Seguir aprendiendo.

Encriptar el arte

Pablo Picasso dijo “otros han visto lo que es, y preguntan por qué. Yo he visto lo que podría ser, y me he preguntado por qué no”. 

Germán Toloza fue convocado por la productora Termality (@termality) para convertir en NFT una de sus series el club del Aguará, que fue lanzado hace dos semanas. 

NFT (token no fungible) son un activo inimitable, en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos. Los NFT están basados en la tecnología blockchain, que permite su trazabilidad y hace que no puedan ser (en teoría) falsificados o hackeados, ya que la cadena de bloques está descentralizada y mantenida por cientos de ordenadores (usuarios) en todo el mundo. Esa misma tecnología es la que permite su creación, compra y venta. 

El 11 de marzo de 2021 se vivió un momento histórico para el arte y la tecnología, al venderse, a través de la reconocida casa de subastas Christie’s, una obra digital por 69.3 millones de dólares. El criptoarte comienza a tomar su propio territorio, dentro de la tecnología Blcokchain y cripto, creando su propio ecosistema. En este sentido, el artista chaqueño no solo lanzó sus propios NFT, sino que también se sumará al proyecto de  Termality.

¿Cómo se gestó y concretó esta idea de crear las NFT?. 

Mi primer acercamiento al mundo cripto fue a través de las noticias, con lo que uno va descubriendo. La economía cripto. En febrero, un cliente amigo, Marcelo, que está en economía me comentó sobre el criptoarte. Ahí empecé a investigar, pero no lo logré entender. Me puse a estudiar, viendo tutoriales, empezando a seguir en redes a gente que ya estaba en esto. En 2019 fui a pintar a New York, y tengo gente conocida que me contactó. Me llegó una propuesta desde una productora nueva, para hacer un lanzamiento de criptoarte, con mi colección de Aguará Club, les gustó el personaje y le pareció una buena idea hacer el lanzamiento de mi personaje junto con esta productora de NFTs, que trabaja en la plataforma Open Sea, que es una de las plataformas a nivel mundial más importantes de ofertas de NFTs.

Yo venía diseñando para este tipo de ilustraciones digitales. Ellos supieron enseñarme cómo armar un proyecto de este tipo, y bueno decidimos asociarnos para ayudar a otros artistas que deseen entrar al mundo cripto y desde New York se hará un asesoramiento de todo lo que tiene que ver con lo proyectual y yo los asesoraré con lo creativo.

¿Qué han significado las variables tiempo  y cambio en tu vida?

El tiempo siempre lo valoré muchísimo. Creo que respetar el tiempo de las personas es algo fundamental para llevar una buena vida. Respeto el tiempo de las personas, y el mío. El que me pueden dedicar y el que yo puedo dedicar a las personas es muy valioso.

El cambio, es algo que también valoro mucho. Cambié muchísimo, en cuanto a la edad, y en lo profesional. Cada acción que llevé a cabo generó cambio dentro de mí. Cada cuadro que termino genera un cambio dentro de mí. 

Relaciono mucho la palabra cambio con crecimiento y adaptación. Creo que es fundamental para cualquier persona, para el artista también. Pinto mucho sobre lo cotidiano y estar atento a los cambios es fundamental.

En mi vida personal, el nacimiento de mis hijos fue el mayor cambio. Me hizo mejor persona, sé que soy reflejo para ellos y tengo una responsabilidad gigantesca. 

Cualquier persona que traduzca la vida (la realidad o la que nos habita) a través del arte, en cualquiera de sus expresiones, como lo hace Germán Toloza podría reconocerse en estas palabras del periodista y escritor Truman Capote, considerado el padre de la literatura de no ficción: “Hay que aprender tanto, y de tantas fuentes; no solo de los libros, sino de la música, de la pintura y hasta de la simple observación de todos los días.” 

Temas en esta nota

Germán Toloza Arte Entrevista