Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210329

Villa Ángela: un almuerzo familiar, violencia de género y un juez acusado

Una semana después del brutal ataque que sufrió Mariana Viviana Ponce (57) de parte de su pareja y juez de Faltas Mario Ghidini y tras una serie de testimonios y  pruebas reunidas por parte de la justicia, el agresor debe cumplir una serie de restricciones. La víctima teme por su vida ya que el hombre es coleccionista de armas.

La tercera ciudad del Chaco está conmovida por el grave episodio de violencia de género padecido por la docente de 45 años, quien hasta el día del ataque era pareja del juez de Faltas municipal Mario Ghidini.

El suceso ocurrió el sábado 2 de octubre cuando víctima y victimario con hijos de ella y otros familiares habían compartido un almuerzo con amigos .

Ese día fue el detonante de un sometimiento físico, pero, de acuerdo a lo contado por Ponce a NORTE, soportó violencia psicológica y otros malos tratos que el juez acostumbraba a ejercer sobre ella. 

Para la víctima, “ hay una mirada para otro lado”, habla de “los contactos y el poder que tiene Ghidini”, al igual que la poca difusión que tuvo su caso. 

El día del hecho  

La mujer al querer correr y escapar de los golpes , quedó enganchada con un cable de la computadora, y  Ghidini le pegó un codazo que hizo que se agachara y la pareja  la sujetó del cabello. “Mi hijo de 12 años bajó de la habitación y quedó blanco al ver lo que estaba pasando, yo me siento mal porque nunca él pasó esto”. 
“Me apretaba el cuello y me decía que se me iba me quemaría la ropa: le dije que me diera lo mío y me iba”. 
Por otra parte la víctima también sufrió excoriaciones en la boca y brazos, pero además hematomas en distintas partes del cuerpo. 
Mariana al igual que la mayoría de las víctimas debió deambular para que le registren las pruebas, y bajo su cuenta, tuvo que hacerse radiografías y otros estudios para sumar a la causa. 
También, cuestionó que no haya sido detenido el mismo día de la agresión, por lo cual pasó todo el fin de semana y se presentó el lunes 4 en la justicia, le impusieron una perimetral y regresó al trabajo. ”Resguardan al señor en vez de hacerlo conmigo que soy la víctima”, lamentó. 
“En el oficio también se pedía que se verificara si Ghidini tenía lesiones y que tenía que ser revisado por un médico forense, días después que me atacó a mí y si se las hizo después”, cuestionó Mariana. 

La ayuda de una vecina y empleados de un negocio 

La docente reconoció que si no hubiera intervenido una vecina y empleados de un negocio del frente del domicilio, la situación podría haber sido grave: “Los empleados y la chica han escuchado los gritos, y fue ella la que se animó a golpear las manos y ver que estaba pasando”, señaló Ponce.

“Este señor tiene armas en la casa y es coleccionista de cuchillos y estando en su casa sentí terror cuando me atacó”, agregó e informó que debió buscar un abogado de Charata porque en Villa Ángela quiso representarla, por lo que refleja “el miedo que le tienen a Ghidini”, mientras ella debió pedir licencia laboral.

El juez de Faltas además cuenta con al menos tres denuncias más por otras exmujeres, según contó a este diario Ponce.

La fiscal Gisela  Oñuk dijo a NORTE que el acusado tiene una serie de restricciones y que no está detenido.