Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210237
Ricardo Requena, desde Charata 

“Fue mucho el sacrificio y es emocionante porque significa cumplir uno de los grandes objetivos” 

Junto al gobernador Capitanich, el gerente de Planificación de Sameep fue quien gestó, impulsó y sostuvo el proyecto del Segundo Acueducto, aún en épocas en que la obra se detuvo por falta de fondos nacionales.  Alegría y emoción desde la localidad que ya cuenta con agua potable.  

Desde el 2009, cuando se anunció la licitación de la obra del Segundo Acueducto del Interior, hasta 2021, cuando el agua potable llegó por ese conducto finalmente al sudoeste provincial, pasaron no sólo doce años, sino además múltiples contingencias que frenaron los trabajos y demandaron esfuerzos extras de las autoridades chaqueñas. En el medio, muchas veces sobrevoló la desesperanza de pobladores que nunca habían contado con ese servicio indispensable y también abundaron las críticas. 

El agua potable llegó a todos los barrios de Charata con conexiones disponibles. El flujo de provisión es constante, según confirmó la empresa Sameep.  

Por eso, el 4 de octubre de 2021 quedará, para Charata, como una marca en la historia con la llegada del agua potable a través del nuevo acueducto. Además de la visita del gobernador Jorge Capitanch para el aniversario de la ciudad, técnicos, operarios y autoridades de la empresa Sameep permanecen desde hace días en el lugar verificando el abastecimiento con flujo permanente y resolviendo pérdidas que presentan algunas cañerías. 

“Fue mucho el sacrificio”, describió ayer desde Charata Ricardo Requena, gerente de Planificación de Sameep y, junto con el gobernador, quien gestó, impulsó y nunca bajó los brazos hasta ver concretado el proyecto del Segundo Acueducto del Interior. De hecho, ser oriundo de General Pinedo hace que sepa de qué se trata no contar con agua potable en la región. Por eso, no duda al definir el momento: “Es muy emocionante porque significa cumplir uno de los objetivos más importantes. Es gente que jamás tuvo agua potable y ahora puede acceder a este servicio”. 

“Ver emocionada a la gente, ver personas que nacieron en Charata y tienen 70 u 80 años, que nos preguntaban cuestiones elementales del servicio, generó que el gobernador percibiera todo eso en carne propia y no pudiera contener la emoción”, relató Requena en diálogo con NORTE. 

“No tuvieron en cuenta nuestro trabajo” 

“Pasamos todos a una categoría de chantas y mentirosos, cuando en realidad estábamos trabajando para conseguir lo que hoy podemos ver concretado: que el agua está saliendo y la gente podrá consumirla”, resaltó Ricardo Requena. 

Tanta emoción significa, a la vez, desahogo por los momentos de incertidumbre que atravesó la obra. “Este proyecto fue muy denostado. La oposición, a la hora de hacer críticas, no tuvo ni siquiera en cuenta a los obreros, técnicos y profesionales que trabajaron en la obra. Pasamos todos a una categoría de chantas y mentirosos, cuando en realidad estábamos trabajando para conseguir lo que hoy podemos ver concretado. Hoy la única verdad es esta: que el agua está saliendo, que la gente podrá consumirla y que le cambiará la calidad de vida”, subrayó. 

“Así también recordó: El gobernador y yo somos los únicos sobrevivientes de aquella Fiesta del Agua que se hizo en 2009 y que fue tan cuestionada”, recordó, indicando que todos aquellos funcionarios y autoridades ya no están en actividad. 

En un breve repaso por los hitos en la historia de construcción del Segundo Acueducto, recordó que en 2011 empezó la obra y el ritmo se intensificó entre 2013 y 2014, alcanzando un avance del 67% en 2015. Mientras que entre 2015 y 2019 el progreso logrado fue de sólo un 8%, con múltiples problemas y trabas al flujo de fondos provenientes desde Nación. 

“A partir de la nueva gestión del presidente Alberto Fernández en la Nación y del gobernador Capitanich, se reanudó con ritmo intenso de trabajo, reflotamos los objetivos de llegar al sudoeste con agua potable y, con mucho sacrificio, pudimos llegar a Charata”, resaltó, recordando que ésta es la única localidad de la región que con redes domiciliarias terminadas y disponibles, ya que en el resto de las ciudades están en ejecución o planificadas para ejecutarse. 

En ese orden, Requena confirmó que las cañerías del acueducto están instaladas hasta General Pinedo, donde se concretan pruebas hidráulicas tendientes a que, en el verano, la localidad cuente con abastecimiento desde este ducto. “Las Breñas ya está conectada y estamos esperando que finalice la obra de las nuevas redes domiciliarias con financiamiento del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa). Allí también en el verano llegaremos con agua”, aseguró. 

 

La oposición, a la hora de hacer críticas, no tuvo ni siquiera en cuenta a obreros, técnicos y profesionales que trabajaron en esta obra. Pasamos todos a una categoría de chantas y mentirosos, cuando en realidad estábamos trabajando para conseguir lo que hoy podemos ver concretado.

 

“El agua circula constantemente por el Segundo Acueducto hasta Charata”

Ricardo Requena recordó que la red distribuidora de agua potable en Charata tiene 155 kilómetros de extensión dentro de la trama urbana, con 9.100 conexiones ejecutadas. Así, en la vereda de cada domicilio por donde pasan esas redes, fue colocada una caja que guarda la cañería. Por el momento, no hay en la localidad familias que hayan realizado toda la conexión interna, algo que irá avanzando de ahora en más, con el flujo de agua asegurado para el abastecimiento diario. 

“El agua circula normal y constantemente por el Segundo Acueducto del Interior hasta Charata desde el jueves de la semana pasada, con un caudal importante. Llega directamente al centro de distribución de la ciudad, en el predio de la Escuela Agropecuaria. Allí hay una cisterna de 2700 metros cúbicos de capacidad y equipos de bombeo”, explicó el gerente. 

Así, confirmó que, desde fines de la semana pasada con el inicio de la distribución, el agua hoy ya llega a todos los barrios por donde pasan las redes domiciliarias. “No obstante, seguimos chequeando barrio por barrio”, señaló Requena, que hasta ayer permanecía en Charata al frente de varias tareas de equipos técnicos y de operarios de Sameep. 

“En el centro de distribución se agrega cloro, que es el desinfectante que se usa para el agua potable, pero el Código Alimentario Argentino requiere que se haga un análisis bacteriológico. Si el resultado es positivo y no hay bacterias, el viernes vamos a saber qué lugares y sectores pueden consumir el agua”, explicó, indicando que hoy el laboratorio tomaría muestras en los lugares más alejados para realizar los análisis correspondientes y definitorios. 

Luego de una recorrida que hizo ayer desde temprano por distintos barrios de la ciudad, Requena contó que vecinos y vecinas cargaban el agua en baldes y otros recipientes y comenzaban a utilizarla para distintos fines en cada domicilio. 

Reparación de pérdidas 

Uno de los trabajos que operarios de Sameep realizan por estos días es la reparación de pérdidas, ya que las cañerías están instaladas hace casi un año, y trabajos municipales como zanjeos u obras como pavimento urbano donde se utilizan máquinas y se hace movimiento de suelos, provocaron roturas. 

“Son pérdidas que aparecen cuando empezamos a dar presión a la cañería y que podemos detectar ahora que ya llevamos cinco o seis días con presión continua”, puntualizó. 

Dado el acopio con que cuenta la cisterna de almacenamiento, que vale para todo un día de abastecimiento a la localidad, en algún momento se frenará la llegada de agua para poder concretar los trabajos de empalme de cañerías a otras localidades de la región: General Pinedo, Corzuela y Campo Largo. “Todas irán teniendo su ingreso de agua y para eso hay que parar la provisión para poder empalmar los tramos”, precisó. 

En el verano, más localidades conectadas 

“Vamos paso a paso y la idea es que todas estas localidades del sudoeste en el verano tengan agua potable”, señaló Requena. Así, precisó que la cañería del Segundo Acueducto está colocada hasta General Pinedo. “La mitad del tramo hasta esta localidad está hoy con pruebas hidráulicas, es decir, damos presión al caño por tramos de un kilómetro, y si la soporta, se empalma con el tramo anterior. Y cuando llegue a Pinedo, se coloca una cañería de nexo con la cisterna que estamos reparando”, indicó, y aclaró que allí el abastecimiento será en principio a través de las redes ya instaladas en la localidad. 

Hay otros tramos del Segundo Acueducto que deberán finalizarse, con plazo límite en noviembre de 2022, a saber: entre Avía Terai y Los Frentones está completado la mitad del tendido, y Sáenz Peña-Tres Isletas está completado en más de la mitad. Además, está terminado el tramo General Pinedo-Gancedo, donde sólo restan colocar algunas válvulas; y restan completar 10 kilómetros para llegar a Hermoso Campo. 

“El flujo de fondos para la obra es del Enohsa, con algunos aportes de la Provincia. Excepto en los tiempos en que Jorge Capitanich fue jefe de Gabinete de la Nación, nunca hubo un flujo continuo y tan inmediato como ahora para una obra como ésta. Y está asegurado el financiamiento para finalizarla en noviembre de 2022”, confirmó Requena.  

Oficinas y atención en Charata 

La inscripción necesaria para que cada vecino pueda conectarse  

Para conectarse, cada vecino y vecina de la localidad deberá presentarse en la oficina de Sameep en Charata (avenida Güemes 1040 y atención exprés en el Paseo del Sol), y solicitar la conexión. Para la inscripción, deberán presentar el título de propiedad de la vivienda o un boleto de compra-venta que acredite el domicilio. 

De esa forma, luego de una inscripción en Catastro, el solicitante ingresa como cliente de Sameep para iniciar el ciclo de facturación luego de colocarse un medidor.