Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210152

Las familias desalojadas del Barrio 31 están hacinadas "en paradores y refugios"

El referente de Barrios de Pie de la ciudad de Buenos Aires, Walter Córdoba, dijo que "No todos quisieron ir a los paradores o a los refugios, porque consideran que no es el ámbito o el espacio para la familia, por lo general se los tiende a separar", dijo Córdoba.

En el asentamiento vivían unas 100 mujeres y unos doscientos niños. La defensora de la Infancia porteña, Maris Graham, observó que en los paradores no hay lugar para todos.

   La organización repudió el violento desalojo concretado por efectivos de la Policía de la Ciudad y funcionarios de la fiscalía 11 a cargo de Valeria Massaglia, que destruyeron y quemaron las casillas y carpas en las que vivían las cien familias del asentamiento.

   Córdoba sostuvo que las familias no recibieron "notificación fehaciente" del desalojo que iba a ocurrir, y solo "hubo fueron rumores como en otras oportunidades a lo largo de estos tres meses". Las familias se enteraron del desalojo cuando "se leyó la notificación a las siete y diez de la mañana de ese día y empezó el desalojo".

   Córdoba denunció que el gobierno porteño "negó la mesa de trabajo" que habían propuesto las organizaciones sociales y "pusieron ese desalojo". “Vinieron con camiones de espacio público a cargar colchones, chapas, camas, los tirantes y las pertenencias de las familias", relató.

   Asimismo, Córdoba criticó las políticas públicas del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: "Esta es una ciudad de cemento, con una industria y negocio con las constructoras, dónde el gobierno de la Ciudad prioriza la vereda y la luminaria, mientras que lo que es común, los hospitales y las escuelas, se vienen abajo", subrayó. El referente social finalizó indicando que "las constructoras son las que definen la disposición urbana, el gobierno no pone un peso en la vivienda social".

   La policía reprimió a las familias y activistas que resistieron el desalojo, y luego quemaron las carpas y casuchas de cartón y plástico. Como sucediera el año pasado en Guernica, provincia de Buenos Aires, las familias perdieron todo: frazadas, ropa, colchones, etc. El terreno, perteneciente al gobierno de la Ciudad, fue ocupado el 30 de junio. En los tres meses transcurridos el gobierno se negó a dialogar con las familias, en su mayoría compuestas por mujeres con hijos, solas y desocupadas, que atravesaban situaciones de violencia doméstica. 

Luego de destruir los refugios de plástico y chapa, las autoridades quemaron las pertenencias de las familias.

Advierten por ‘traumático impacto‘ en los niños

   Al momento del desalojo, en la toma vivían cerca de 200 niñas y niños. La defensora de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, dijo ue los chicos que estuvieron presentes durante el desalojo en el asentamiento del Barrio Carlos Mugica de Retiro sufrieron ‘un impacto muy fuerte y muy traumático‘.

   ‘Lo que más nos preocupa, además de las pertenencias que han perdido las familias, es cómo van a continuar sus vidas los niños, niñas y adolescentes, y como van a superar un hecho tan traumático como un desalojo que es violento per se, por más que no haya habido excesos de fuerza”, afirmó Graham.

   Subrayó que ‘el impacto para ellos fue muy fuerte, y nos preocupa cómo va a continuar esto, cuáles serán las soluciones habitacionales, y sobre todo, como van a hacer con los chicos, que ahora están en el Parque Roca, con sus trayectoria educativas, porque iban a la escuela cerca de donde vivían”.

   La abogada precisó que “el hecho está tramitando en el Juzgado Contravencional y de Faltas número 12, a cargo de la la jueza Patricia Ana Larroca, y nosotros ya hemos hecho un pedido de informes”.

   Asimismo explicó que ‘en ese pedido solicitamos todos los datos de la causa, los motivos del desalojo, si se abrieron instancias de mediación y si se pensó que alternativas iban a tener esas personas. También pedimos explicaciones sobre si se previó cómo se interviene en un desalojo si hay niños, niñas y adolescentes de por medio, para ver cómo podemos restituir algunos de los derechos que fueron vulnerados en este desalojo”, agregó.

   Graham destacó que ‘otra cosa que me llama la atención es por qué no se interrumpió el desalojo frente a la lluvia torrencial que hubo ese día, porque podría haberse suspendido para otro día, que es lo que suele ocurrir en estos casos”.

   Respecto del predio desalojado, la abogada refirió que ‘no lo tenemos certificado, pero creemos que esos terrenos son parte del Barrio 31, del Mugica”. En ese sentido, contó que ‘cuando llegamos al lugar, funcionarios de la Ciudad nos dijeron que era un predio destinado a una escuela que había sido usurpado, pero luego, gente del barrio nos mostraron planos que no indicaban eso‘.

   Con topadoras, camiones y un fuerte operativo policial y judicial, cuadrillas de trabajadores pertenecientes al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desalojaron a más de 100 familias que conformaban el asentamiento ‘La fuerza de las mujeres‘, una toma de tierras en el Barrio Carlos Mugica (en la ex Villa 31) de Retiro.

   Los terrenos de la ocupación están ubicados en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes, donde antiguamente había un basural al que los vecinos de las inmediaciones llamaban ‘La Containera‘. En el lugar fueron incendiadas casillas y carpas muy precarias, en tanto camiones de gran porte y excavadoras continuaron luego con el desalojo, junto a personal del servicio del programa Buenos Aires Presente (BAP).

Temas en esta nota

Desaloojos Familias sin techo