Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209917
Hasta definir esta etapa, está en marcha una contratación directa 

Hidrovía: lanzaron la licitación “corta” para el dragado de la vía troncal 

Es por nueve meses, en los que pagarán US$80 millones. El Ministerio de Transporte de la Nación debe definir una concesión a más largo plazo.  

La Administración General de Puertos (AGP) oficializó el llamado a licitación para el dragado de la hidrovía Paraná-Paraguay, a través de la Resolución 136/2021. El Estado tomó el control de esa vía troncal desde el 11 de septiembre.

Según datos de la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación, en 2020 por la hidrovía se transportaron 129.416.104 Toneladas (TEU), entre cargas contenerizadas y no contenerizadas. 

La nueva licitación se extenderá por 180 días hábiles (casi 9 meses de corrido). Se pagarán US$ 80 millones más IVA, es decir más de US$ 100 millones. Para calificar –indica una nota publicada por Clarín- las empresas deberán tener operaciones en el país. 

Desde que el Estado tomó la concesión, la AGP hizo una contratación directa a la Compañía Sudamericana de Dragado "para garantizar la navegabilidad y la no interrupción de las tareas, en el marco de la crisis hídrica" que afronta desde hace meses el río Paraná, según argumentó el organismo administrador. 

En Compañía Sudamericana de Dragado participa la belga Jan De Nul, firma que venía operando la hidrovía, hasta que el Estado decidió no renovar la concesión. ​

Este proceso, de contratación directa por tres meses, y la licitación para otros 9 meses, conforman la llamada licitación "corta", es decir de un año. El Ministerio de Transporte de la Nación debe definir las características de una concesión más extendida, de décadas, como suele hacerse en procesos que requieren inversiones fuertes.

De todas formas, si el Ministerio de Transporte no hiciera una nueva convocatoria, la licitación de nueve meses es "prorrogable", según fuentes oficiales.

Compañía Sudamericana de Dragado es "una empresa que ya presta servicios en el Puerto Buenos Aires, y que cuenta con la capacidad para sostener el dragado de la vía troncal", según fuentes oficiales. La hidrovía es fundamental para las cerealeras que exportan sus cosechas.

Miradas diversas 

Distintos sectores del Frente de Todos poseen miradas diversas sobre la hidrovía. Algunos bregan por una estatización total. Otros sostienen que el Estado no cuenta con las herramientas para realizar el dragado y balizamiento.

Entre los privados hay cierto temor a algún entendimiento entre sectores duros del kirchnerismo y China. La segunda economía del mundo busca oportunidades en países con problemas de financiamiento, como le pasa a Argentina. Otros sectores del Gobierno descartan esa posibilidad

Clave para la agroindustria 

La hidrovía penetra un privilegiado recorrido de 1.635 kilómetros. Es clave para el sector agroindustrial. La sociedad Hidrovía, que la manejó por 25 años, posibilitó un crecimiento del 400% en la producción agropecuaria. El consorcio Hidrovía, que está en pleno divorcio, fue de la belga De Nul, encargada del dragado, y la nacional Emepa (del grupo Romero). 

Desde 1995, Hidrovía SA se encargó hasta ahora del cobro de peaje, del mantenimiento de las profundidades de los cauces navegables con el dragado y su respectivo balizamiento para delimitar el canal y dar seguridad a la navegación. Ahora, el Gobierno se encarga de los peajes. Todo el sector quiere saber el futuro de esta vía, por tratarse de una cuestión estratégica para las exportaciones.

Para el año 2020, la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación registró un total de carga de 129.416.104 Toneladas (TEU), representando carga contenerizada por un total de 998.558 Toneladas (TEU) y no contenerizada por un total de 128.417.546 Toneladas (TEU).

Gestión temporal 

La Administración General de Puertos (AGP) inició el 11 de septiembre la gestión temporal de la Hidrovía Paraná-Paraguay, por los próximos 12 meses, en los cuales el Gobierno nacional trabajará con las provincias y los distintos actores que intervienen en el canal fluvial para elaborar el pliego de una nueva licitación internacional.

El organismo estatal tiene bajo su órbita el mantenimiento de la Hidrovía hasta que se adjudique la licitación de largo plazo por el dragado, balizamiento, control y cobro del peaje de la vía fluvial.

El 1 de julio último, a través del decreto 427/21, el presidente Alberto Fernández determinó el pasaje de la Hidrovía de manos de la última concesión privada al control estatal.

Mientras la AGP administra el canal fluvial, el Ente de Control y Gestión de la Vía Navegable, creado a fines de agosto, organizará en paralelo la licitación larga y adjudicará el futuro contrato por el dragado, balizamiento, control hidrométrico y cobro del peaje de la vía por la que se traslada el 80% del volumen del comercio exterior argentino.

El proceso de finalización de la actual concesión se originó hace un año como resultado directo de la conformación del Consejo Federal Hidrovía, con representación del Poder Ejecutivo Nacional y de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes y Entre Ríos.

En 1995, el Gobierno menemista había otorgado la concesión de las tareas de mantenimiento, dragado y balizamiento del Paraná al consorcio Hidrovía, integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa.

Esta concesión venció el 30 de abril último, pero se estableció una prórroga para iniciar un proceso que permita definir el formato o modalidad de operación de la principal vía navegable troncal.

A partir del 11 de septiembre, la AGP tiene como funciones determinar la delimitación de los ríos, canales, zonas, tramos, trazas y secciones en las que se conformará o segmentará la vía navegable troncal, para que dichos tramos en cualquier momento se puedan afectar o desafectar respecto del alcance y el objeto del contrato, total o parcialmente, en relación con los distintos servicios que se prestan en los mismos.

Del mismo modo, habrá que establecer el procedimiento para la eventual revisión de tarifas o peajes, contemplando la participación u opinión de los usuarios, entidades representativas de los sectores afines y obligados al pago.

Asimismo, el organismo que conduce Beni tendrá que precisar el plan de obras a ejecutar y los parámetros técnicos exigidos para su ejecución, como también los niveles de calidad o estándares para la adecuada prestación de los servicios conexos involucrados.