Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209902
El único encuestador que venía advirtiendo sobre la baja imagen oficial meses antes de las PASO.

Sergio Elías: “Las elecciones fueron un bofetazo  de la sociedad a la actual gestión”

El director de Consultora Litoral también fue el único especialista en opinión pública que acertó en 2007 al pronosticar la victoria de Jorge Capitanich sobre Angel Rozas, cuando otros consultores vaticinaban un triunfo del caudillo radical por treinta puntos de ventaja.

Sergio Elías, el único encuestador que en 2007 pronosticó la ajustada victoria de Jorge Capitanich sobre Angel Rozas y quien este año –también en soledad- venía advirtiendo sobre la baja imagen oficial en la provincia, analizó los resultados de las PASO y consideró que esos comicios “fueron un bofetazo de la sociedad a la actual gestión”.

Para el titular de Consultora Litoral, el del 12 de septiembre fue “un voto bronca, un voto castigo” al oficialismo nacional y provincial, y dijo que si bien “es posible” revertir la tendencia en los comicios del 14 de noviembre, ése es un objetivo “muy difícil” de alcanzar porque “la sociedad está muy desilusionada, no sólo del gobierno sino de la política en general”.

Múltiples factores

E n diálogo con NORTE, Elías dijo que los resultados de los comicios del domingo 12 "tienen que ver con una multiplicidad de factores inherentes a nación y al Chaco. En el caso de la provincia hay frustración y enojo muy grandes hacia el gobierno. En los trabajos de campo que realicé lo vine detectando. Esto se viene gestando desde la gobernación 2011-2015, en que comenzó un internismo que se exacerbó en la gobernación de Domingo Peppo. Y ahora evidentemente se podría decir que incluso parte del justicialismo no votó por los candidatos propios. En general hubo una disociación con la sociedad. Puede tener que ver con una percepción de soberbia o autismo".

En charlas con periodistas de diferentes medios, NORTE entre ellos, Elías venía anticipando que el gobierno provincial tenía muy baja imagen positiva en una parte importante del Chaco. Las PASO confirmaron que estaba en lo cierto. "La gente se cansó, se hartó. Este fue un voto bronca, sin dudas fue un voto castigo. Ahora hay que poner las barbas en remojo y alejarse de los que ofician de consultores y no tienen cualidades de tales. Dejar el 'espejo, espejito' . Yo serví a este gobernador durante diez años y nunca bajó de setenta puntos (de imagen positiva). Ahora me encuentro con localidades en las que está con diez o quince puntos", señaló. 

Sergio Elías, director de Consultora Litoral. Fue el único encuestador que venía advirtiendo sobre una derrota del oficialismo en las PASO.

"Ahora se quiere hacer un mea culpa cuando ni la militancia ni los intendentes son culpables. La responsabilidad es del gobernador. Fue un bofetazo grande de la sociedad actual hacia la gestión. La administración 2007-2011 fue brillante, la de 2011-2015 fue el apogeo, y luego llegó el derrumbe del justicialismo, porque esto es un derrumbe. En la gestión de Peppo todos los días había un funcionario detenido nuevo. Esta administración actual tiene funcionarios que no funcionan, como el mismo gobernador dijo, sin cambiar el rumbo. Me extraña mucho que entre todos los asesores que tiene un gobernador nadie haya dicho que se venía esto. Me cuesta creerlo. Por eso hablo de soberbia y autismo. Esto sucede cuando un gobierno no interpreta lo que la sociedad pide", afirmó.

"Vi que ahora el gobernador encomendó a los intendentes que se hagan cargo cada uno de ser jefes de las campañas locales. Pero ningún intendente, salvo un par, está en condiciones de asumir ese rol por la sencilla razón de que fueron votados para conducir sus localidades, pero no tienen los conocimientos técnicos necesarios para conducir una campaña. Se sigue sin escuchar", advirtió.

La oposición

En cuanto a la oposición, Elías evaluó que "el pueblo reconoció a líderes como Leandro Zdero, Peche, Juan Carlos Polini, que se destacaron en esta elección. Es la decisión soberana del  pueblo. La gente sabía lo que votó, y reconoció una alternativa que vio en estas personas, por lo que las votó". 

A eso sumó "el personalismo con el que se condujo al justicialismo, donde la militancia se sintió convidada de piedra, incluso en el armado de las listas de candidatos. Hubo mucha gente disconforme, y esto favoreció también a la oposición".

También recomendó no olvidar "que estamos por cumplir 16 años de una misma fuerza en el gobierno, donde hay obras y demandas básicas que no se cumplieron. La gente espera aire fresco, un cambio, y es la latencia que probablemente se repita en las próximas elecciones"

Anuncios: un bumerán

Elías también advirtió que "al humor de la ciudadanía no lo van a cambiar con recursos del Estado. O como se está haciendo a nivel nacional, donde se reparten tantos recursos. Eso es un bumerán. La gente va a decir “ah, ¿ahora que hay elecciones te acordaste de mí?”

"En fin, fueron muchas las variables que incidieron en la sociedad, pero sobre todo hubo un distanciamiento muy fuerte con las necesidades de la ciudadanía. Hay mucho desencanto no sólo con el gobierno sino con la política en general", describió.

En relación a las posibilidades de que el oficialismo revierta los resultados, dijo que se trata de "algo que va de la mano del termómetro social. Los resultados siempre son reversibles, si se hacen las cosas correctamente, si se genera empatía con la sociedad. Creo sí que va a ser muy difícil, porque el estado del humor social del chaqueño no lo vi en décadas de profesión. La sociedad está muy desilusionada".

"Habría que hacerse cargo de los errores, de que no se trata de hacer lo que yo quiero porque soy el que manda. No. La humildad en esto debe ser una palabra sagrada. Se debería cambiar lo que está mal y que en las propias esferas del gobierno se reconoce, funcionarios que no funcionan. No se actuó en ese sentido. Por eso es complejo revertir el resultado, y está la posibilidad de que el voto castigo sea mayor. La sociedad en las urnas pegó un grito pidiendo justicia, que se premie al que trabajo y no al que no trabaja", planteó.

En ese sentido recordó que Jorge Capitanich, en 2007, al asumir por primera vez la gobernación, "presentó un equipo de colaboradores que eran capaces en cada área. Eso le permitió crecer, ganarse el afecto social. Pero con lo que está ocurriendo hoy, si no convoca nuevamente a un equipo potable, va a ser más difícil revertir la situación que estamos viendo. Sería como asumir que las cartas están echadas", sentenció.

Notas Relacionadas