Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209892
Alfredo González repasa las reuniones con las principales áreas de Nación 

Primero la construcción y ahora el turismo, los sectores que empujan la recuperación  

 “El comercio, en general, tiene buenos síntomas de reactivación”, dijo el dirigente chaqueño que preside CAME, aunque marcó que aún los números están por debajo de 2019, que fue un año “malo”.  

El presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Alfredo González destacó el escenario de progresiva salida de la pandemia y de las restricciones en el país, con la reactivación de algunos sectores económicos claves como la construcción y el turismo, de cara a la temporada estival. 

"La gran tarea del gobierno nacional es equilibrar la macroeconomía, porque toda esa inestabilidad pega de lleno en las micropymes y pymes y genera, además, pérdida de poder adquisitivo”, señaló resaltó González. 

El dirigente chaqueño habló de un clima donde predominan “las esperanzas, porque la cuestión sanitaria va mejorando, la población se está vacunando y, a medida que la vacunación abarque a un mayor porcentaje, las alternativas de movilidad crecerán”. “Estamos ingresando en la época estival, lo que generará mayor actividad turística”, indicó en diálogo con NORTE. 

Como ejemplo, contó que jueves y viernes estuvo en Tucumán, en el congreso anual de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), que contó con la presencia del ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens. “Hay un gran entusiasmo, porque se generaron herramientas para sostener a empresas del sector (durante la pandemia), aunque algunas quedaron en el camino. Y además se crearon herramientas de ventas muy buenas como el Pre Viaje, que es un éxito total porque genera ingresos para las agencias de viaje, que estaban en un momento crítico, y toda la cadena de prestadores”, destacó. 

Asimismo, ponderó que “la construcción está reactivada y el comercio, en general, tiene algunos buenos síntomas de recuperación, si bien todavía faltan algunos puntos para igualar al 2019, que fue un año pre-pandémico malo”, atravesado por la recesión. 

“La gran tarea del gobierno nacional es equilibrar la macroeconomía, porque toda esa inestabilidad pega de lleno en las micropymes y pymes y genera, además, pérdida de poder adquisitivo”, señaló. En este punto, mencionó que las paritarias de distintos sectores buscan equiparar el aumento de la inflación, a la vez que la semana pasada fue acordado un aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil “con un monto que es un parámetro para todos los sectores”. 

“Estamos en la salida de una pandemia que esta generación nunca vivió, y en Argentina además de eso debemos agregar el problema de la inestabilidad macroeconómica estructural, con una situación más complicada en los últimos tiempos. Todo eso nos preocupa y ocupa mucho”, afirmó. 

Gestiones 

Desde su elección como titular de CAME, González divide su tiempo entre Buenos Aires y Resistencia. De lunes a viernes, las gestiones demandan su permanencia en la sede central, aunque también algunos viajes al interior.  “CAME es una entidad grande en su conformación interna, con un equipo de casi 100 personas. Estamos todavía en ese proceso de reconocimiento interno y, a la vez, trabajando en varias acciones que se venían llevando adelante”, contó. 

Entre diversas reuniones en las que avanzó la nueva gestión, una trascendente fue con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, un área clave ya que administra programas e incentivos para el amplio espectro de industrias pymes, comercio y servicios, que son los principales sectores asociados a CAME. A la vez, se aguarda poder concretar una reunión con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, dada la importancia que tienen las economías regionales y el trabajo rural para la entidad. 

“El lunes tenemos una reunión con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para empezar a relacionar a los equipos técnicos, porque nuestra ocupación y preocupación es generar más mano de obra”, adelantó González. 

 

No hay empresas eternas ni puestos laborales eternos. Se debe trabajar en ese sentido, porque hay muchas formas de trabajo no contempladas en estas leyes laborales dictadas los años ’60. 

 

Adecuar las leyes laborales a los tiempos modernos

Entre esas acciones iniciadas por la anterior gestión de CAME y que tienen continuidad en la actual, liderada por Alfredo González, se cuenta la iniciativa de compatibilidad entre planes sociales y trabajos registrados, que se implementa desde hace poco para el sector rural, en virtud de un decreto nacional que coronó varios años de gestiones de CAME en esta materia. 

En este sentido, González recordó que la actual implementación abarca a un universo de unos 600 mil trabajadores rurales de economías regionales, alcanzados por los Convenios de Corresponsabilidad Gremial. La resolución conjunta de los ministerios de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación y de Desarrollo Social, estableció la simultaneidad entre el trabajo formal y la percepción de subsidio social.

Para el titular de CAME, la normativa podría extenderse a otros sectores, pero para ello será necesario avanzar en una ley para la cual hay varias iniciativas en el Congreso Nacional. 

Otro tema que ocupa a la entidad es la “adecuación de leyes laborales a los tiempos actuales, algo fundamental para la reactivación económica, porque es importante contar con mano de obra y también tener seguridad a la hora de la contratación y que no sea un chaleco de plomo”. 

Al respecto, cuando en el país durante los últimos días se debatió –y cuestionó- la propuesta impulsada por legisladores nacionales de Juntos por el Cambio para modificar el sistema tradicional de indemnizaciones por despidos, González recordó que los equipos técnicos de CAME “vienen trabajando en una alternativa que no va contra los derechos adquiridos” de los trabajadores. 

“El formato que tiene el sector de la construcción es muy bueno y cubre muchas falencias. Es una de las alternativas en análisis, pero nosotros no hablamos de indemnización”, resaltó. En ese punto, indicó que, en el mercado laboral, hay muchas opciones de trabajos temporales, como ocurre en la construcción. 

“Los tiempos han cambiado. No hay empresas eternas ni puestos laborales eternos, entonces se debe trabajar en ese sentido. Hay muchas formas de trabajo no contempladas en estas leyes laborales dictadas los años ’60”, expuso González, mencionando una iniciativa positiva en la Ley de Teletrabajo que vino a resolver situaciones específicas agudizadas en la pandemia. 

Notas Relacionadas