Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209670
TEMA RECURRENTE EN FORO SOBRE MOVILIDAD EN CIUDADES

Faltan mejores políticas para el problema del transporte público

Una breve crónica sobre lo absurdo del funcionamiento actual y en busca de una movilidad económica y eficiente.

Dos situaciones ayudan a advertir las falencias estructurales del servicio del transporte urbano de pasajeros en Resistencia.

Las frecuencias no se cumplen y aunque no haya paradas demarcadas se cumplen como si fuera Alemania.

Uno. Es sábado y a pocos metros del punto de partida de la Línea 3 una persona espera cualquiera de los tres ramales que la lleven hasta el centro. Son las 11.50 y a las 12.12 aborda un colectivo que la lleva hasta Córdoba e Italia cerca de las 12.43. El tiempo justo para dejar dos bultos de ropa en el horario límite de atención de la lavandería. Camina hacia Don Bosco y Sarmiento para regresar para el almuerzo, pero la espera se extiende un poco más: treinta minutos. Una vez que asciende sabe que otros 25 o 30 minutos la separan de su casa. Llega a su casa a las 14.05.

Dos. Es lunes y como todo día hábil las paradas de ómnibus del microcentro bullen. Equis debe llegar a las 9 a Barranqueras por una entrevista laboral. Como desconoce la zona sigue indicaciones de quienes la esperan. Equis vive cerca de Villa Barberán, por lo que salió dos horas antes para tener margen en caso de contratiempos. Son las 8.14 y espera en la parada de Salta y Alberdi. A las 8.38 pasa el 106 con sentido hacia Puerto Vilelas que debe tomar pero el conductor no se detiene. A puerta cerrada, con un gesto les indicó a las cuatro personas que extendieron brazo en señal de parada que deben ir hasta la siguiente esquina. Mientras caminan los 100 metros ‘legales’ comparten su enojo porque además de no estar señalizada la esquina no suelen tomar esa línea. Equis avisa por whatsapp lo que sucedió y que además desconoce a qué hora llegará a destino. Tuvo suerte porque del otro lado le responden con comprensión, sí, así es viajar en colectivo en Resistencia.

Las dos experiencias evidencian un tema que fue abordado en varias audiencias locales y que esta semana volvió a instalarla en agenda el 10º Foro Mundial de la Bicicleta.

El valor de la experiencia en otras ciudades del mundo

Un activista de la bicicleta advirtió cómo un espacio ganado para peatones y ciclistas en Barcelona (España) lo ganaron los automóviles y una brasileña presentó formas amigables de usar casco en nuestras latitudes y respetando rasgos culturales.

Las dos experiencias formaron parte del encuentro internacional sobre uso de la bicicleta, que finalizó este domingo en Rosario.

En cinco días de conferencias y muestras se expusieron propuestas de universitarios y de la ciudadanía organizada para que moverse por la ciudad sea más económico, práctico y eficiente.

Notas Relacionadas